Etiqueta: cuando Andreas Lubitz había tomado ya la determinación de estrellar el avión y había tocado el botón de descenso atrincherándose en el interior. “¡Abre la maldita puerta!”. Ésta es una de las frases q