Clásico| Ancelotti ve en la victoria de FC Barcelona favores de árbitros: «Nos vamos a madrid con la duda del fuera de juego»

0
221
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 19.03.2023. El técnico italiano del Real Madrid Carlo Ancelotti da instrucciones a sus jugadores durante el encuentro correspondiente a la jornada 26 de primera división que disputaron en el estadio del Spotify Camp Nou, en Barcelona. Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), domingo 19 de marzo de 2023. Las paradas de Thibaut Courtois y la voluntad de Vinícius Junior, siempre referente en el ataque, no fueron suficiente para resucitar LaLiga Santander en el clásico, en un Real Madrid que acusó el desgaste físico de la Liga de Campeones en jugadores como Dani Carvajal o Fede Valverde y que añoró la imagen letal de Karim Benzema.

El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, explicó que se va a «Madrid con la duda del fuera de juego» señalado a Marco Asensio por el VAR que anuló el 1-2 del conjunto blanco en un partido que acabó ganando el Barcelona por 2-1.

«El partido ha sido completo desde el primero al último minuto. No hemos ganado por el fuera de juego que aún tenemos duda de que lo sea», insistió el técnico blanco en rueda de prensa.

A pesar de la derrota, Ancelotti dijo que «con partidos así» su equipo «algo» ganará «en lo que queda de temporada». De hecho, sentenció que sale de «este partido muy orgulloso» de su equipo. «El partido ha sido muy bueno y los cambios han sido muy buenos. Vamos a pelear hasta el final en todas las competiciones con mucha confianza», advirtió, a pesar de los 12 puntos de ventaja que ahora le saca el Barcelona en Liga.

Además, dijo que esta derrota no comportará dudas en el Real Madrid. «Las dudas las tuvimos después del partido de la Supercopa de España, pero hoy no podemos tener dudas tras hacer un partido así. Honestamente, creo que no hemos merecido la derrota», consideró.

Así jugó el Real Madrid el clásico ante el Barcelona en el Camp Nou (2-1):

Thibaut Courtois (8): sostuvo al Real Madrid en el partido hasta el final gracias a sus intervenciones. Clave en el inicio con dos paradas brillantes en una estirada a disparo de Lewandowski y con una mano al cabezazo de Raphinha. Con reflejos para sacar un taconazo tras córner de Christensen y un disparo arriba de Raphinha, nada pudo hacer en el gol al borde del descanso de Sergi Roberto ni en el de Kessié en el añadido con sus compañeros volcados buscando el gol. Solamente dejó un error en un centro lateral que no atajó pero se alió con la suerte al rebotar en Militao en vez de caer a un rival para marcar a placer. Su notable actuación no fue suficiente.

Dani Carvajal (4): rescató su imagen más competitiva, dando todo en lo que tiene en cada balón, luchando con garra, pero no fue suficiente. Exigido en defensa cometió errores con balón y acabó muy justo físicamente, sin llegar a tiempo al repliegue y señalado en el segundo tanto que costó el partido. De sus subidas continuas apenas generó peligro con sus centros salvo en la acción del gol anulado a Marco Asensio. Su mejor acción nació de un robo a Busquets que dejó a Rodrygo en disposición de marcar. Se llevó un codazo involuntario de Gavi y terminó el partido desfondado cometiendo numerosas imprecisiones.

Éder Militao (6): apostó por marcar territorio de inicio ante Lewandowski, con una entrada inicial que auguraba un bonito pulso del que no salió perdedor. Estuvo rápido y contundente, siendo el referente defensivo de la zaga de Carlo Ancelotti hasta que acabó sufriendo desprotegido cuando el Real Madrid estaba volcado en los instantes finales por la falta de repliegue del equipo.

Rüdiger (5): no brilló en labores defensivas como ante el Liverpool en la Liga de Campeones, cuando celebró cada corte y robo. Bien por alto en los centros laterales, rápido cuando fue exigido en el contragolpe. Cometió demasiados errores con balón, rifando en exceso en balones en largo.

Nacho Fernández (5): Ancelotti premió su momento de forma con la titularidad en el lateral izquierdo. El examen era duro, ante un regateador puro como Raphinha que le hizo sufrir por momentos. Después de recibir una dura entrada de Sergi Roberto sin castigo, recibió una cartulina amarilla por un pisotón claro a Araujo a los 17 minutos que le condicionó. Le faltaron ayudas de Vinícius, demasiado expuesto al uno contra uno de Raphinha que le pudo sacar la expulsión a los 40 minutos, por frenar con una mano en la cara del rival su regate. Evitó el segundo tanto en un despeje a córner clave antes de ser sustituido a los 62 minutos.

Camavinga (7): asentado en el centro del campo, hecho a una demarcación de mediocentro de la que se va haciendo especialista, fue el encargado de aumentar el físico madridista en la medular. Robó y estuvo fino con balón, encontrando a Kroos en corto y realizando buenos desplazamientos en largo. Sobrado de calidad para realizar una ruleta siendo presionado. Demostró por qué se ha convertido en un fijo de Ancelotti.

Toni Kroos (6): puso criterio a la posesión del Real Madrid siendo el jugador que apareció siempre que su equipo tuvo el balón. Le dio pausa cuando iban por delante en el marcador, sufriendo faltas y sacando la amarilla a Raphinha. Se marchó nosqueado del campo por el cambio de Ancelotti nada más superarse la hora de partido.

Luka Modric (5): recorrió demasiados metros en fase defensiva, corriendo en exceso tras el balón y detrás de rivales, lo que le restó frescura cuando tuvo que aparecer en ataque. Fue de menos a más. Intrascendente en el primer acto y apareciendo en los últimos metros en el segundo sin ser desequilibrante ni encontrar líneas de pase con su habitual calidad. Fue amonestado por una acción de impotencia ante Gavi.

Fede Valverde (5): demandó más el Real Madrid de un jugador importante en el dibujo de Ancelotti en las ayudas defensivas pero también como tercer integrante del tridente ofensivo. Apareció muy poco en ataque, estuvo impreciso en salida de balón con alguna perdida, y aportó más en ayudas ante las subidas de Balde. A un jugador que siempre impone por el físico, le faltó acusando la cantidad de partidos que acumula en sus piernas y el desgaste realizado en la ‘Champions’.

Vinícius (8): nada le achica, ni el reencuentro ante el jugador que suele frenarlo, Ronald Araujo, al que desafió en cada acción. En uno de esos pulsos se alió con la fortuna para encontrar el gol a los nueve minutos, cuando su centro golpeó en la cabeza del defensa uruguayo y se metió en su propia portería. Veloz en cada acción, intentándolo siempre pese a ser defendido en ayudas defensivas del Barcelona cuando encaró. Sus compañeros le buscaron siempre aunque le faltó acierto cuando buscó el gol con sus disparos y, por momentos, se perdió en protestas al colegiado que provocaron un toque de atención de Benzema y de Ancelotti.

Benzema (4): tardó 26 segundos en avisar a Ter Stegen con el primer disparo a puerta del partido pero no hubo más noticias suyas en remates. Aportó movilidad, descargando siempre en asociaciones con los compañeros que le buscaron, pero sin finura donde suele decidir partidos. El Real Madrid añora que sea el factor diferencial que le impulsó hacia los títulos grandes la pasada temporada. Falto de confianza en los disparos, hasta perdonó un regalo a los 79 minutos cuando pudo chutar a cualquier zona de la portería de Ter Stegen y lo hizo centrado.

Rodrygo (6): entró como segundo delantero, alejado de la banda derecha y apareciendo a espaldas de Benzema. Perdonó un error cometido por Busquets nada más salir al campo a los 63 minutos en una clara acción para marcar. Ayudó mucho en labores defensivas y le metió velocidad en ataque.

Mendy (4): reapareció tras una larga ausencia por lesión muscular y se le notó que era su primer día. Impreciso en el toque de balón, como demostró en área rival con un pase que mandó fuera con varias opciones para elegir en zona de peligro. Descolocado en la acción del tanto del triunfo del Barcelona de Kessié.

Ceballos (6): sobrado de personalidad para pedir el balón siempre e impulsar al Real Madrid en los 14 minutos que estuvo en el terreno de juego. Dejó controles, giros sobre el balón que parecían bailes y pases precisos. Luchó por todo y acabó protagonizando un pique con Ansu Fati que le costó la amarilla.

Tchouaméni (5): ha perdido la batalla con Camavinga de una forma inesperada. Entró en la recta final del partido para aumentar el físico del Real Madrid cuando necesitaba marcar y tuvo una oportunidad para hacerlo que no precisó.

Marco Asensio (6): la primera pelota que tocó la mandó dentro de la portería de Ter Stegen para convertirse en el jugador que resucitaba la Liga hasta que el VAR dijo lo contrario. Por milímetros se le anuló el tanto que buscó posteriormente con un zurdazo lejano.