El calor perjudica seriamente su salud mental: apatía, irritabilidad, mal humor y confusión entre algunas personas

Lasvocesdelpueblo

EFE – La subida de las temperaturas puede provocar apatía, irritabilidad, mal humor y confusión entre algunas personas, que ven cómo su bienestar, armonía e incluso salud mental, se ven alterados durante estos días cuando el mercurio no da tregua. La ola de calor no cesa en estos primeros días de agosto, que culmina su primera semana con unas temperaturas que oscilarán en buena parte de España entre 38 y 40 grados y con una veintena de provincias, en su mayoría en Andalucía, el centro peninsular y Baleares, en alerta naranja o amarilla entre ayer y hoy. <Fotografía: La subida de las temperaturas puede provocar apatía, irritabilidad, mal humor y confusión entre algunas personas, que ven cómo su bienestar, armonía e incluso salud mental, se ven alterados durante estos días cuando el mercurio no da tregua. Foto/Efe>. 

 “Un calor moderado estimula a salir más y a estar de buen humor, pero al superar un cierto nivel existe una sobreadaptación del organismo que puede conducir al malestar”

Las temperaturas comenzarán a dar un pequeño respiro a partir de mañana, aunque no será hasta la próxima semana cuando realmente empiece a sentirse un agosto más fresco, que ha comenzado con la misma tendencia del pasado julio, en el que se estableció, con 26,5 grados, un nuevo récord de máxima temperatura media mensual en España.

Aunque normalmente el calor tiene un impacto estimulante sobre las personas y provoca “un humor amable o carácter euforizante”, las altas temperaturas, en casos extremos, pueden actuar de manera negativa sobre ciertos colectivos, según ha explicado a Efe el doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Valentín Martínez-Otero. “Un calor moderado estimula a salir más y a estar de buen humor, pero al superar un cierto nivel existe una sobreadaptación del organismo que puede conducir al malestar”, ha señalado.

Los individuos que padecen depresión, ansiedad, estrés o patologías de bipolaridad, son más propensos a sufrir irritabilidad, debilitamiento o aturdimiento ante estas situaciones extremas.

Síntomas como confusión, descenso del rendimiento físico y psíquico, menor capacidad de reacción y concentración, pueden desencadenar frustración entre algunas personas e incluso “reacciones agresivas”. Otros grupos vulnerables a las altas temperaturas son las personas mayores, niños, enfermos y todos aquellos que tengan una patología previa que “deben extremar los cuidados”, ha advertido.

Recomiendan tener una actitud mental “positiva”, tratar de manejar las propias emociones y evitar imágenes negativas que el calor “excesivo” produce, además de incluir descansos en nuestra actividad y tratar de mitigar el calor con la refrigeración suficiente.

Por su parte, Fernando Millares, profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, ha apuntado que casi un tercio de la población es “meteorosensible”, padeciendo cambios anímicos vinculados a las temperaturas extremas y a la duración de las horas de luz. “Al extremarse las altas temperaturas, tenemos vasodilatación provocando bajadas de tensión, mayor sudoración y pérdida de líquidos, especialmente de electrolitos a través de la piel, lo que genera cansancio”. Es entonces cuando el cansancio “puede volverse patológico”, ha advertido.

No obstante, no sólo las altas temperaturas afectan a la salud mental, sino que otros factores como el aumento del grado de humedad y los iones positivos que se encuentra en el aire caliente, repercuten en las personas “meteorosensibles”. Además del cansancio, el mal humor, la impaciencia o la impulsividad, las personas “meteorosensibles”, sufren también en el ámbito laboral ya que desciende su eficacia y productividad, mientras aumenta la falta de atención.

Miralles recomienda estar a la sombra, no hacer esfuerzos físicos, ingerir alimentos con pocas calorías, no tomar alcohol y descansar, además de consumir bebidas isotónicas y evitar las energéticas porque, “al contener taurina, puede aumentar la ansiedad” y, por tanto, el mal humor y el cansancio.

Ambos expertos coinciden en que no existen casos de violencia “extrema” ligados al calor, aunque en determinadas situaciones como las que se producen en grandes ciudades con aglomeraciones o atascos de tráfico, las altas temperaturas suscitan situaciones “fuera de lo normal” que se traducen en “insultos o empujones”.

Para evitarlo, recomiendan tener una actitud mental “positiva”, tratar de manejar las propias emociones y evitar imágenes negativas que el calor “excesivo” produce, además de incluir descansos en nuestra actividad y tratar de mitigar el calor con la refrigeración suficiente. Mar Morales

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies