El derechista Puigdemont exhibe el puño en alto comunista en el bastión del separatismo italiano de Sassari (Cerdaña)

.Ante el abandono de las instituciones de la llamada Unión Europea y de las instituciones españolas, al pueblo español solo le queda el factor «tiempo»; a Puigdemont le quedan dos años de suspendida inmunidad parlamentaria europea, correspondiente al tiempo de sesión del 26 de mayo de 2019 al 26 de mayo de 2024. Siendo procesado y huido de la Justicia, este individuo nunca podrá presentarse en unas elecciones en España.

Redacción.- Barcelona (España), sábado 25 de septiembre de 2021. El antiespañol golpista huido de la Justicia española, expresidente de la Generalidad de Cataluña y presidente de la formación de la derecha separatista gubernamental, Carles Puigdemont Casamajó (JxCat), fue detenido este jueves en Cerdeña (Italia) cuando iba a participar en un mitin con separatistas italianos, vecinos de la isla italiana de Sassari (Cerdaña) —quienes reclaman la “independencia” de la Isla italiana de Cerdaña y son integrantes del grupo separatista «Independencia República de Cerdaña» (Independenzia República de Sardinia), con sus siglas en italiano (IRS)—.

El juez de Sassari (Italia) que estudia la Orden Europea de Detención y Entrega del secesionista Puigdemont decretó su puesta en libertad, sin medidas cautelares y con libertad de movimiento no solo Sassari (Italia) sino en toda la unión Europea fijando una audiencia presencial o telemática para el 4 de octubre de 2021 —por lo que Puigdemont puede salir de Italia y la Justicia archiva el caso por “no lugar a proceder”—, a espera de la decisión sobre su extradición a España, después de reconocer que la detención por parte de los policías italianos era legal en cumplimiento de una euroorden contra el encausado separatista

Esta ha sido, de hecho, la estrategia utilizada por la golpista procesada y huida del a Justicia española, Clara Ponsatí Obiols; quien, ante una inminente decisión del Tribunal de Edimburgo (Escocia) Reino Unido sobre su entrega a España, huyó de Escocia para instalarse en Bélgica con Puigdemont. Por lo que a la Justicia de Edimburgo solo le quedó la opción de archivar el caso.

En el mitin donde los separatistas sardos (de Cerdaña, Italia) y separatistas catalanes pretendían proliferar insultos, descalificaciones y ataques a las democracias de Italia y del Reino de España, participaban también los diputados de la derecha separatista JxCat en el Parlamento de Cataluña, principalmente la presidente del Parlamento de Cataluña, la imputada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por corrupción, Laura Borrás Castanyer; y la consejera de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia del Gobierno de coalición separatista de Pere Aragonés García y exdelegada (embajadora) de la nacida muerta República Catalana en los Estados Unidos, Victòria Alsina Burgués. Además, estaba previsto que la entidad separatista Ómnium Cultural, implantada en esta isla italiana de Cerdaña, organice el viaje de “800 independentistas desde Cataluña hasta Cerdaña (Italia)”, según confirmaron los independentistas sardos este viernes durante su concentración frente al Tribunal de Sassari donde reclamaban la libertad de Puigdemont insultando al Reino de España, para llenar el mitin con símbolos separatistas del procés junto a los símbolos separatistas de Cerdaña: un baño de masas para el golpista Puigdemont que la Policía patriota sarda y las autoridades sardas evitaron con la detención del huido de la justicia al pisar el suelo italiano desde el aeropuerto de Aeropuerto de Alghero-Fertilia(Alguer) Sassari (Cerdaña).

Según recoge Efe, este sábado Puigdemont ha participado en un encuentro internacional organizado por la asociación Adifolk, al que tenía previsto asistir y que fue la causa por la que se había trasladado a la isla desde Bruselas (Bélgica).

El golpista Puigdemont permaneció algo menos de un día en la cárcel de Bancali en la ciudad de Sassari, hasta que pudo salir el viernes después de las 17.00 horas, cuando el Tribunal de Apelación de Sassari decidió que no le iba a imponer medidas cautelares de ningún tipo ni restricciones de movimiento.

La vista del viernes, en la que Puigdemont participó de forma telemática, sirvió para decidir si convalidar la detención y la aplicación o no de medidas cautelares, pero la Corte tiene todavía que determinar si existen razones para su entrega a España.

Ante el abandono de las instituciones de la llamada Unión Europea y de las instituciones españolas, al pueblo español solo le queda el factor «tiempo»; a Puigdemont le quedan dos años de suspendida inmunidad parlamentaria europea, correspondiente al tiempo de sesión del 26 de mayo de 2019 al 26 de mayo de 2024. Siendo procesado y huido de la Justicia, este individuo nunca podrá presentarse en unas elecciones en España.

Pasado ese tiempo, Puigdemont pasará a ser ex-eurodiputado y quizás aún presidente de JxCat, que no significa absolutamente nada en la política internacional.

El puño en alto de Puigdemont, que es una exhibición de fuerza, ya tiene fecha de caducidad.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot