El nuevo Fiscal del Estado crítica las justicias belga y alemana y apoya al juez Llarena

Lasvocesdelpueblo
MADRID (ESPAAÑ), 24.06.2018. recién cesado fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, durante una entrevista con Efe.

Efe – El recién cesado fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, defiende en una entrevista con Efe el buen trabajo del juez del Supremo Pablo Llarena en el “procés” catalán aunque se muestra crítico con la postura de las justicias belga y alemana, que hacen peligrar las euroórdenes de entrega. Madrid (España), domingo 24 de junio de 2018. Fotografía: MADRID (ESPAAÑ), 24.06.2018. recién cesado fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, durante una entrevista con Efe.

Dos días antes de que se publicara su cese en el Boletín Oficial del Estado, Sánchez Melgar concedió en la sede de la Fiscalía General una entrevista a Efe como “colofón” de su mandato y para dejar claro el “honor” que ha supuesto estar seis meses al frente de esta institución.

En ella, también quiere defender sus decisiones a lo largo de este tiempo, en el que, insiste, ha tratado de exponerlas bajo el lema de “todo lo que hagamos lo vamos a explicar, y lo que no podamos explicar, no lo vamos a hacer”.

El reto catalán ha centrado gran parte de sus esfuerzos y Sánchez Melgar defiende a capa y espada la actuación de la Fiscalía en estos meses, como también la de Llarena, que ha procesado por rebelión a los políticos independentistas.

“El juez Llarena lo ha realizado extraordinariamente bien, no tengo nada que reprochar desde el punto de vista procesal”, afirma sobre el que será su compañero cuando se incorpore de nuevo al Supremo, y extiende esta opinión a la “impecable” actuación de la justicia española.

El fiscal general saliente cree que, de acuerdo a los primeros indicios, lo ocurrido en el “procés” se enmarca en un delito de rebelión, pero admite que, aunque ese es su criterio inicial, durante el juicio pueden aparecer elementos que lleven a calificar los hechos de otro modo.

En cualquier caso, defiende que la postura de la Fiscalía siempre ha ido “de la mano de la ley” porque es una institución que “nunca va a mantener posiciones por razones de oportunidad, sino por razones de la ley”. “Siempre se hará lo procedente”, enfatiza.

No tiene la misma impresión del papel de otros países europeos como Bélgica, cuyos jueces están poniendo trabas a las euroórdenes cursadas por Llarena contra los políticos catalanes fugados allí.

De este país, que desestimó la entrega por motivos formales, Sánchez Melgar opina que pecó de “riguroso” y se muestra crítico también en el caso de la justicia alemana, pendiente de pronunciarse sobre la entrega de Carles Puigdemont y que ha pedido varias veces información a España poniendo en entredicho que lo ocurrido fuese rebelión.

“Entendemos que se ha descendido excesivamente a un juicio de hecho que no se corresponde propiamente con la ejecución de la euroorden”, señala Sánchez Melgar, y va más allá para afirmar que “si la euroorden va a llegar a este grado de cuestionamiento de los hechos, no va por buen camino, debe estar basada en la confianza mutua de los estados”.

A su juicio, “la cooperación europea debiera ser como una cooperación interna, como un exhorto en España: el juez de Badajoz no cuestiona la calificación jurídica que realiza otro juez de Tarragona, por ejemplo”

“Si reclamas colaboración, debes prestar colaboración, en eso está basada la euroorden”, resume el magistrado, que aplaude en cambio la cooperación de la Fiscalía germana, con la que “han sido muy buenas las relaciones”.

“Tenemos que agradecer cómo han desarrollado su trabajo y el apoyo que hemos tenido de la Fiscalía alemana en todo momento”, agrega.

Sánchez Melgar también recuerda un episodio del “procés” en el que impuso a los fiscales del Supremo pedir libertad bajo fianza para el exconseller Joaquim Forn.

Explica que fue porque se daban “circunstancias individuales que no concurrían en el resto de los encausados”, ya que no había riesgo de que volviera a delinquir porque había abandonado la política y renunciado a su escaño, además de “un elemento de carácter humanitario” como es una enfermedad.

Otro asunto controvertido de su mandato fue la acusación de terrorismo contra los agresores de dos guardias civiles en Alsasua (Navarra), que ha rechazado la Audiencia Nacional, y la imputación de este delito a los Comités de Defensa de la República (CDR) catalanes.

El ya ex fiscal general defiende que ambos entran en la definición de terrorismo del Código Penal: “Así lo entendíamos nosotros y actuamos en consecuencia, esa es la línea que he seguido, la que se siga a partir de este momento no me corresponde decirlo”.

Sí marcará esa línea su sucesora en el cargo, María José Segarra, de quien Sánchez Melgar tiene una “magnífica impresión”. “Creo que es una persona muy responsable, seria y trabajadora, dije ya públicamente que me parecía una buena elección y lo sigo diciendo”.

Preguntado por la nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, coincide en que “puede desempeñar un magnífico trabajo”.

A él no le tocó el enjuiciamiento del caso Nóos pero sí lo ha vivido como jurista y cree que también en esta causa “la justicia ha funcionado igual para todos” porque los encausados “han tenido las instancias que legalmente marca el ordenamiento jurídico y se ha resuelto con la ley”.

De lo hecho en la Fiscalía estos meses, pide que se tomen los aciertos como fruto del trabajo en común y los errores como suyos. “Será la sociedad la que me pueda juzgar por mi gestión”, indica.

Destaca que se está elaborando una circular para delimitar hasta dónde se pueden aplicar el recién introducido delito de odio, en la línea de que se requiera un acto que entrañe, además, un “riesgo físico y psíquico para las personas, que evidencie una situación de peligro concreto” porque “el odio, como sentimiento, no puede ser penalizado”.

También resalta la faceta social del fiscal en su defensa de los más desfavorecidos, como menores, extranjeros o discapacitados, que lo convierte en una “magistratura de amparo”.

En cualquier caso, Sánchez Melgar deja su cargo con la sensación del “deber cumplido” y se muestra convencido de que su sucesora “continuará actuando de forma serena, rigurosa y proporcionada, guiada solamente por la ley”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies