El PP gana las elecciones Generales pero se encuentra sin socios para gobernar España

Lasvocesdelpueblo
Algunos simpatizantes, junto a la sede del Partido Popular, en la madrileña calle de Génova. Foto Efe

Lasvocesdelpueblo y Rtve – Resultados de las elecciones generales 2015 con el 99,75% del escrutinio. El PP suman 123 escaños, dejándose 63 respecto a los 186 de 2011. Solo una improbable alianza con el PSOE le serviría para tener mayoría absoluta. Es la formación más votada en 13 comunidades y 36 provincias. Fotografía: Algunos simpatizantes, junto a la sede del Partido Popular, en la madrileña calle de Génova. Foto Efe.

El Partido Popular ha ganado las elecciones generales de 2015 al obtener el 28,7% de los votos, pero puede que haya perdido la Moncloa, porque los 123 parlamentarios que suma le alejan sin remedio y salvo sorpresa mayúscula de la mayoría suficiente para mantenerse en el Gobierno. Una mayoría simple, pero, a diferencia de la “amarga victoria” de Aznar en 1996, esta podría ser, además, pírrica e inservible, que hace casi imposible la investidura de Rajoy porque no hay aliados a la vista.

Son unos 7,2 millones de votos, con diferencia la fuerza más votada, pero es insoslayable que son 3,6 millones de votos menos que los obtenidos en 2011, la pérdida del 35% de los apoyos que le auparon a la mayoría absoluta.

El PP obtiene una victoria electoral magra, insuficiente. Es “el partido más votado, el preferido por los españoles”, han repetido los líderes delAsí queda el parlamento español con el 99,75 por ciento del escrutino partido desde los primeros sondeos y ha celebrado Mariano Rajoy desde el balcón, y por lo tanto será quien abra las negociaciones para formar gobierno, pero tiene prácticamente imposible conseguirlo por sus propios medios, porque ha perdido la ‘muleta’ de Ciudadanos, con la que podía haber contado, llegado el momento, para obtener los 176 escaños de la mayoría absoluta.

“Quien gana las elecciones debe intentar formar gobierno”, ha proclamado el candidato, como ha hecho a lo largo de toda la campaña. “Iniciamos una etapa que no a va a ser fácil, pero en las dificultades se ve a los políticos de verdad”, ha afirmado. “Será necesario hablar mucho, dialogar más y llegar a entendimientos y acuerdos, yo lo voy a intentar”, ha prometido.

El partido liderado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que partía de los mejores resultados de su historia en unas elecciones generales, el 44,6% y los 186 escaños cosechados en 2011, se ha dejado la tercera parte de sus escaños en 2015, y aunque ha mantenido el primer puesto en sus feudos principales, la sangría de escaños le aparta de la posibilidad matemática de revalidarse en el poder, salvo que buscara una alianza con el PSOE que el propio Rajoy negó el viernes.

La victoria electoral más corta de la democracia

Para los ‘populares’ se han cumplido los auspicios del CIS justo antes de la campaña electoral: el PP iba a ganar las elecciones del 20D -el sondeo preelectoral le daba un 28,6% de los votos y una estimación de 120-128 escaños en el Congreso- pero Rajoy necesitaría un aliado para poder mantenerse en la Moncloa. Sin embargo, el apoyo que podría obtener de Ciudadanos entonces, cuando los de Rivera eran terceros en las encuestas, ahora estaría lejos de servir ni para una investidura ni para garantizar eventuales mayorías parlamentarias.

Las expectativas, en ese sentido, no han cambiado, pero el PP de Rajoy se encuentra con una incómoda situación, la de estar en serio peligro de ser el único presidente de una única legislatura, a expensas de que las fuerzas de izquierda hallen una combinación ganadora.

Ese ambiente poco festivo se plasmaba en la sede del PP en Madrid, donde se había desplegado su ‘balcón de la victoria’, donde los simpatizantes y militantes pasaban el rato consultando sus móviles para seguir el minuto a minuto del escrutinio. Solo se vinieron arriba cuando salió al balcón Mariano Rajoy, al que hicieron botar y que prometió que intentaría formar gobierno, porque España “necesita seguridad, estabilidad, certidumbre y confianza”.

Las cifras en escaños y votos del PP en 2015 están más cerca de las de un segundo puesto -Felipe González obtuvo 121 escaños y el 30% de los votos en 1979- que de las de un ganador. El PP pierde también en la comparación con la que era la victoria electoral más corta de la democracia, la que consiguió José María Aznar en 1996 con casi el 39% de los votos, que le dieron 156 escaños y le obligaron a pactar con CiU y PNV. Una aritmética ahora imposible por las actuales relaciones políticas y parlamentarias.

Es el resultado de una fragmentación del voto insólita en las Cortes españolas, que ha llevado a la entrada de nuevas marcas políticas que se han dividido el voto en la mitad izquierda y derecha del espectro ideológico y a debilitar la posición de los hasta ahora hegemónicos PP y PSOE.

Un mapa electoral azul, pero menos

En ese sentido, un mapa electoral con una victoria del PP en la mayoría de provincias y regiones de España muestra por debajo un debilitamiento muy notable del apoyo a los conservadores. El PP, no obstante, es la fuerza más votada en 36 provincias y 13 comunidades autónomas, todas menos Cataluña, País Vasco y Andalucía; en Extremadura ganan de nuevo en Cáceres, pero no en Badajoz.
El PP sigue siendo el partido más votado en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad Valenciana, sus principales bastiones electorales, pero en ambos ha perdido gran cantidad de votos y representación. En Madrid se deja siete escaños (suma 12) y en la levantina pierde nueve (logra 11). Entre ambas, ha cedido casi 1,1 millones de votos desde las últimas generales.

Más todavía, unos 700.000 votos, ha dejado de recibir el PP en Andalucía, donde consigue 13 escaños menos que en 2011, 20 frente a 33 de hace cuatro años. Los ‘populares’ han dejado de ser la provincia más votada en Cádiz, Huelva, Córdoba, Jaén y Granada. Debido a los 16 puntos que ha cedido en la comunidad más poblada de España, el PSOE vuelve a ser el partido más votado en Andalucía, como ya pasó en las autonómicas de marzo y en las municipales de mayo.

Y aunque no lo sea en términos absolutos, la pérdida más significativa de apoyos es la que ha sufrido el PP en Cataluña, donde ha recibido casi la mitad de los votos que hace cuatro años, al pasar de 700.000 votos a apenas 400.000, y de ser la tercera fuerza, con 11 escaños, a la última, con cinco, por detrás de Ciudadanos.

De entre las comunidades que más escaños aportan, el PP aguanta el tipo en Galicia y Castilla y León en estas elecciones generales, donde pierde cinco y cuatro escaños, respectivamente, respecto de los resultados conseguidos en 2011. En Galicia, consiguen el 37% de los votos y 10 escaños. En Castilla y León, logran el 39% de los votos y 17 diputados.

En esta comunidad, se da la circunstancia de que Pedro Gómez de la Serna, acusado del presunto cobro de comisiones y al que se le abrió expediente y pidió que renunciara a la candidatura, ha revalidado su escaño por Segovia; otro asunto con el que tendrá que lidiar el partido desde el 21D.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies