El Sevilla con máster en finales se enfrenta hoy a un rival herido, FC Barcelona

Lasvocesdelpueblo
MADRID (ESPAÑA), 21.04.2018. Varios aficionados se fotografía ante el instalado en el Wanda Metropolitano con la información del partido de la Final de la Copa del Rey que Sevilla y FC Barcelona, disputan esta tarde en el estadio madrileño

Efe – La última final que había disputado el Sevilla era en ‘blanco y negro’, la de la Copa de 1962 ante el Real Madrid y que además la perdió en la capital de España. Los azulgrana vuelven a ser el rival, en esta ocasión en otro estadio madrileño, el nuevo el Metropolitano, donde el Sevilla dio un gran paso para regresar este sábado al ganarle en los cuartos del torneo al Atlético de Madrid. En cualquier caso, sea el que sea el resultado, es una fiesta para unos seguidores que ya ven como necesario reservar en la agenda unos días cuando llega la primavera y el verano por si su equipo le ‘obliga’ a viajar. madrid (España), sábado 21 de abril de 2018. fotografía: MADRID (ESPAÑA), 21.04.2018. Varios aficionados se fotografía ante el instalado en el Wanda Metropolitano con la información del partido de la Final de la Copa del Rey que Sevilla y FC Barcelona, disputan esta tarde en el estadio madrileño

Los sevillistas, ante su dichosa rutina de vivir finales

El Sevilla entró en el siglo XXI con ganas de hacerse notar y lo que pareció en 2006 un éxito nunca más alcanzable, la disputa de una final europea, se ha vuelto en una dichosa rutina para una fiel afición especialista en vivir finales y organizar viajes para asistir a ellas.

Llevaba el centenario club hispalense una larga travesía por el desierto de la mediocridad, con solo puntuales logros de ganar ‘la liga particular’ a su eterno rival, el Betis, o superar en algún partido a los dos colosos del fútbol español y europeo, el Real Madrid o el FC Barcelona.

La última final que había disputado el Sevilla era en ‘blanco y negro’, la de la Copa de 1962 ante el Real Madrid y que además la perdió en la capital de España.

El currículum de los de Nervión se mantuvo inmóvil con el pasar de los años con el único título de campeón de liga y con tres de Copa, por lo que los sevillistas cuarentones sólo se imaginaban el día en el que llegaría la felicidad de que el equipo jugara su primera una final en ese tiempo, ni tan siguiera ganarla.

El viajar en masa a la sede de un tan señalado partido, ocupar un estadio que no fuera el Sánchez Pizjuán y tener unas horas de convivencia sevillista era una ilusión que envidiaban a otras aficiones.

En la Feria de Abril de 2006, un gol del malogrado Antonio Puerta en la prórroga de un partido ante el Schalke 04 en el abarrotado feudo sevillista obró el ‘milagro’, el Sevilla 44 años después jugaría una final, y además europea, la primera.

La cita fue en Eindhoved, el rival el Middlesbrough inglés y el título en juego el de la entonces denominada Copa de la UEFA, ahora Liga Europa.

La ciudad holandesa se quedó pequeña y el estadio del PSV igual para unos enfervorizados hinchas que, con todas las combinaciones posibles, se desplazaron, miles de ellos sin entradas y solo con la idea de vivir una experiencia que había tardado cerca de medio siglo en llegar y que nadie sabía cuando se podría repetir.

El partido, además, se ganó por 4-0, y la final se convirtió en un trofeo que llegó a Sevilla para venerarlo como algo único, pero lo que nadie se podía imaginar es que al año siguiente se repitió la historia en Glasgow ante el Espanyol, y también se ganó, que en esa misma temporada jugó la final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu ante el Getafe, con otro título.

En medio de todo, cita en Mónaco, la Supercopa de Europa del verano de 2006 ante el FC Barcelona, flamante campeón de la Champions y al que el Sevilla le superó por 3-0.

Desde entonces, el hecho aislado de Eindhoven y convirtió en una rutina de diecisiete finales en doce años, algo que no es baladí para un club que ha crecido en todo en este siglo pero que no tiene ni mucho menos la capacidad económica para mantenerse curso tras curso en la pelea con los poderosos del fútbol español y europeo.

El sevillismo tiene ya un ‘máster’ en finales, pues a Eindhoven, Mónaco, Madrid y Glasgow unieron otras ciudades como Turín, Varsovia, Barcelona, Basilea, Cardiff, Tiflis o Trondheim en citas de la Liga Europa, Copa del Rey, Supercopa de España o Supercopa de Europa.

Ahora otra vez en Madrid, donde el equipo viaja por tercera vez en los últimos años para una final de la Copa, después de que la ganara en 2007 en el Bernabéu al Getafe y la perdiera en el 2016 en el Calderón frente al Barcelona.

Los azulgrana vuelven a ser el rival, en esta ocasión en otro estadio madrileño, el nuevo el Metropolitano, donde el Sevilla dio un gran paso para regresar este sábado al ganarle en los cuartos del torneo al Atlético de Madrid.

En cualquier caso, sea el que sea el resultado, es una fiesta para unos seguidores que ya ven como necesario reservar en la agenda unos días cuando llega la primavera y el verano por si su equipo le ‘obliga’ a viajar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies