España destruye 244.044 empleos en el peor mes de enero desde 2013

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 22.01.2020. El primer ministro, Pedro Sánchez (C), camina junto a la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes, Carmen Calvo (i), y el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias (d). Efe

Lasvocesdelpueblo y rtve – El mercado laboral español ha intensificado su declive durante el mes de enero, al registrar la mayor destrucción de empleo desde 2013, con 244.044 afiliados menos de media en la Seguridad Social, lo que devuelve a España a las cifras a las que se registraron durante la última crisis.

El paro, lastrado también por el final de la campaña navideña, aumentó en 90.248 personas, el peor dato en este mes desde 2014, lo que deja el número de demandantes de empleo en 3.253.853.

Aunque tradicionalmente el arranque del año suele ser negativo para el empleo, los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social indican un parón más acusado que en campañas anteriores, que refleja la desaceleración de la economía española a lo largo del último ejercicio.

Así, España creó en los últimos doce meses 345.194 empleos, un 1,83 % más, su registro más bajo en estas fechas desde 2014 y después de cuatro años seguidos superando ampliamente el medio millón, con tasas que rondaban el 3 %.

De la misma forma, la subida del paro se acelera, con un 2,85 % más de demandantes de empleo, una tasa que no se registraba en el primer mes desde los peores años de la crisis. Y en términos interanuales, el número de parados ha disminuido apenas en 31.908 en comparación con enero de 2019, cuando la reducción del desempleo en los seis años anteriores había sido muy superior: más de 190.000 personas en 2019 y hasta 390.000 en 2017, en lo más álgido de la recuperación económica.

Unos resultados que el Gobierno achaca directamente a la estacionalidad: “Es un clásico que en el mes de enero caiga la afiliación; si quitamos el efecto estacional, hay un aumento de 5.324 personas afiliadas”, ha defendido la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha mencionado el final de la campaña de navidad y el impacto de las tormentas en las campañas agrícolas de invierno como causas de la destrucción de empleo. Además, ha destacado que los 19.164.494 inscritos de la Seguridad Social constituyen “la cifra más alta en un mes de enero de la serie histórica”.

Sus argumentos no convencen a la oposición: “En cuanto el PSOE llega al gobierno vuelve la crisis y el paro”, dejaba caer en Twitter el líder del PP, Pablo Casado, tras conocerse los datos. Ni a los sindicatos: UGT ha pedido que se establezcan de manera urgente políticas públicas para proteger a las personas desempleadas, con prestaciones y medidas activas de empleo, mientras el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, reconocía en RNE que “el dato es malo” y reclamaba mejorar los salarios para apuntalar la demanda interna.

La destrucción de puestos de trabajo se ha concentrado en los sectores más afectados por el final de la campaña navideña, que se demostró especialmente buena en los datos de la Encuesta de Población Activa, con la mayor creación de empleo en seis años: cuando la temporada ha tocado a su fin, el comercio ha perdido 43.057 afiliados, mientras que la hostelería ha destruido 42.987 empleos. Pero no han sido los únicos sectores que ha retrocedido: las actividades administrativas y servicios auxiliares se dejan otros 39.752 afiliados en enero.

En cualquier caso, el sector servicios ha sido el que más ha sufrido, hasta el punto que explica prácticamente todo el incremento del paro en el mes de enero: hay 90.957 demandantes más respecto al mes de diciembre. La agricultura, por su parte, se anota 9.085 parados más -que el Gobierno achaca a las tormentas que han entorpecido la campaña de la aceituna- y la industria, otros 2.719 más.

La construcción reduce el número de desempleados en 9.638 y también bajan los parados que buscaban su primer empleo, con 3.145 menos. Sin embargo, estas caídas parecen obedecer a personas que han abandonado la búsqueda de trabajo, puesto que no se reflejan en creación de empleos: todos los sectores pierden afiliados, salvo las actividades inmobiliarias y el suministro de energía, que tienen subidas testimoniales, de apenas 23 y 65 puestos de trabajo más.

Por sexos, la destrucción de empleo se ceba con las mujeres, hasta el punto que se pierde el histórico umbral de nueve millones de trabajadoras afiliadas a la Seguridad Social: en enero bajaron hasta 8.938.219 de media, al perderse 121.826 empleos femeninos.

Y las mujeres que se apuntaron al paro en enero fueron 61.664, el doble que los 28.584 hombres registrados en las listas al cerrar el mes.

Por edad, el desempleo sube tanto entre los menores de 25 años, con 7.534 demandantes más (un 3,05 %) hasta un total de 254.240, como entre los mayores de esa edad, con 82.714 parados más (un 2,84 %). La gran mayoría de los contratos firmados vuelven a ser temporales, con 1.577.363, a los que se unen 8.496 contratos formativos, mientras que 178.978 fueron indefinidos, lo que en porcentaje supone un leve repunte hasta alcanzar el 10,1 % del total.

Por comunidades autónomas, aumenta sobre todo en Andalucía, con 28.156 parados más (un 3,52 %) y en Madrid, con 11.417 (un 3,36 %), aunque en términos relativos la región más castigada es Cantabria, con un repunte del 5,77 %, con 2.121 desempleados más. Por el contrario, el paro baja solo en Melilla, con 295 parados menos, y en Baleares, que saca de las listas a 266 personas.

Más cobertura por desempleo y más gasto en prestaciones

El Ministerio de Trabajo y Economía Social también ha difundido este martes los datos sobre prestaciones de desempleo al cierre de 2019, que indican que cada vez más personas solicitan el subsidio de paro y que, en consecuencia, el gasto está incrementándose: en 2019, el Servicio de Empleo Público Estatal abonó 19.022 millones de euros, un 8,9 % más que los 17.469 millones de 2018 y el montante más alto desde 2015.

Al cierre del año pasado, casi dos millones de personas percibían una prestación por desempleo, en concreto, 1.964.182 parados, un 7 % más que al acabar el año anterior. De esta forma, la tasa de cobertura se eleva hasta el 65,4 % de los demandantes, lo que supone cinco puntos más que al cierre de 2018.

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, se sitúa en 901,4 euros, lo que supone 46,6 euros más que un año antes, es decir, un 5,4 % más. Sin embargo, la cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario en diciembre fue de 856,9 euros, solo un 2,6 % de incremento, es decir, 21,9 euros.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies