FC Barsa gana la Copa del Rey al Sevilla pero la señera gana por goleada al trapo separatista

Lasvocesdelpueblo
Venta ambulante de trapos separatistas en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, donde esta noche se juega la final de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Barcelona. Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Un chino poco inculto y confundido tiene el trapo separatista. Claro triunfo de la patriota delegada del Gobierno de la patria en Madrid, pese al abandono de su partido en Cataluña. El coraje solitario de la delegada de Gobierno español en Madrid ha generado muchísimas dudas acerca del comportamiento que los seguidores separatistas catalanistas llevarían a cabo una vez en la capital del país, que hasta la media tarde ha dado como resultado que la bandera oficial autonómica de Cataluña, la señera de 4 barras, ha ganado por goleada a los trapos separatistas. La final de los trapos separatistas excluyentes catalanistas, como posiblemente pase a la historia, no dejó un fútbol de bandera un día en el que apenas existió protagonismo para el trapo antiespañol en una Copa de Su Majestad el Rey Felipe VI del Reino de la patria española. Todo lo contrario, pasó prácticamente inadvertida y sólo importó todo lo que pasó sobre el césped del estadio Vicente Calderón. Madrid, 22 de mayo 2016. Fotografía: Venta ambulante de trapos separatistas en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, donde esta noche se juega la final de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Barcelona. Efe.

La mayoría de seguidores del Barcelona se han presentado en Madrid con camisetas azulgrana, y bastantes con otras versiones de segundas y terceras zamarras reservas, entre las que destacaba la de la señera cuatribarrada, que ha ganado de largo a aquellos que han optado por pasearse con los trapos separatistas excluyentes contra el resto de catalanes y contra toda España por la ciudad de Madrid.

El equipo catalanista de la Ciudad Condal española de Cataluña ganó la Copa del Rey al Sevilla (2-0) en un partido agónico, con la expulsión de Javier Mascherano en la primera parte, la de Éver Banega en el minuto 90 y con un gol en la prórroga de Jordi Alba que, junto a otro de Neymar, sellaron un partido inmenso de Iniesta y Gerard Piqué Bernabéu, protagonistas absolutos del título que dio un doblete al cuadro azulgrana.

Los dos escribieron su nombre en la final con letras de oro. Ambos aguantaron a su equipo, que vivió en el alambre casi todo el partido por la desaparición de Mascherano que no pudo aprovechar el Sevilla. La culpa la tuvieron los dos jugadores azulgrana. Entre ambos, dieron la Copa al equipo de Luis Enrique.

Esa ausencia de buen fútbol se compensó con el buen nivel de ambos equipos. Aunque el dato de los primeros 45 minutos es relevante, con sólo dos tiros a puerta en toda el acto inicial, sí que hubo nivel. Y es que Sevilla y Barcelona no son cualquier cosa. Son los campeones de la Liga Europa y de la Liga, respectivamente. Eso no lo consigue un don nadie. Ya sobre el tapete, Unai Emery se llevó a los puntos la primera parte. Aunque el Barcelona intentó y casi siempre lo consiguió mantener la posesión de la pelota, fue el Sevilla el que dio siempre sensación de peligro.

El árbitro Del Cerro Grande (4i) muestra tarjeta roja al argentino Javier Mascherano (d), del FC Barcelona, durante la final de la Copa del Rey que Sevilla FC y FC Barcelona disputaron en el estadio Vicente Calderón, en Madrid. EFE
El árbitro Del Cerro Grande (4i) muestra tarjeta roja al argentino Javier Mascherano (d), del FC Barcelona, durante la final de la Copa del Rey que Sevilla FC y FC Barcelona disputaron en el estadio Vicente Calderón, en Madrid. EFE

Emery, ante la baja por sanción del francés Steven N’Zonzi, acertó retrasando al argentino Éver Banega. A un paso de marcharse al Inter de Milán, el centrocampista sevillista dio un recital durante un gran tramo del partido. Es mucho mejor con más visión de campo. Manejando los tiempos, con pases casi siempre acertados, aporta más que actuando como una especie de mediapunta.

Con Banega intratable, el Barcelona sólo encontró la inspiración en Andrés Iniesta, que está en un estado de forma salvaje a menos de un mes del inicio de la Eurocopa. Los únicos momentos brillantes del equipo de Luis Enrique al principio los protagonizó él. Suyo fue un pase a Luis Suárez magnífico, pero el uruguayo no aprovechó un resbalón de Rami para batir a Sergio Rico.

Su disparo, que se marchó fuera, junto a un cabezazo al final de Gerard Piqué, fue el único bagaje ofensivo del Barcelona en el primer periodo. Mientras, el Sevilla, muy bien colocado salió al contragolpe en muchas ocasiones con la velocidad de Kevin Gameiro, el tercer jugador que hay que nombrar por su estado de forma.

El francés protagonizó la jugada que marcó el partido. Ya en los primeros minutos anticipó lo que iba a pasar en una jugada sin trascendencia en la que se marchó por velocidad de Javier Mascherano, que a falta de diez minutos fue expulsado por agarrar al delantero sevillista cuando, de nuevo, se vio superado otra vez a la carrera.

Marc-André Ter Stegen evitó el gol de falta de Banega y el Barcelona, curiosamente, jugó sus mejores minutos con uno menos. Messi, Neymar y Luis Suárez, desaparecidos, ofrecieron pequeños brotes verdes a su afición. Pero era tarde. El daño estaba hecho. El Barcelona iba a sufrir en la segunda parte. Ésta comenzó con un disparo al palo de Banega, que no bajó el nivel. Tenía la llave del choque, quería despedirse a lo grande y casi lo consiguió. La historia de la final depararía para él una despedida más triste en forma de expulsión. Pero, en ese momento, argentino estaba fino y el Barcelona no tenía la suerte de su lado.

Y es que tras la expulsión de Mascherano, llegó la lesión de Luis Suarez. El artífice del título de Liga desapareció del choque por un tirón muscular cuando quedaban 33 minutos. Rafinha salió al campo y, ahora sí, comenzó el acoso final sevillista. El equipo de Luis Enrique se encomendó a Gerard Piqué, inmenso toda la noche. El central despejó todo lo que llegó al área de Ter Stegen. Fue un muro de hormigón infranqueable. Él solo se bastó para sostener al Barcelona.

La solidez de Piqué desesperó al Sevilla, que pese a su superioridad, no consiguió rematar a portería desde el disparo al palo de Banega. Los minutos fueron pasando e Iniesta, que estaba escribiendo su propia crónica estratosférica, provocó la expulsión de Banega en el minuto 90 y el partido volvió al principio, pero esta vez con una prórroga por delante.

El Sevilla perdió su oportunidad. Perdonó casi todo un periodo con un jugador más y lo pagó. Tardo en venirse abajo lo que tardó Messi en aparecer casi por primera vez con un pase de ensueño a Jordi Alba, que entró por la izquierda como una moto para batir a Sergio Rico a los seis minutos de la prórroga.

El golpe fue durísimo para los hombres de Emery. Ya no se levantaron. Pudieron hasta recibir más goles, pero Sergio Rico lo evitó con varios paradones. El segundo llegó por medio de Neymar, pero fue testimonial. La Copa es de Piqué y de Iniesta. La inmensidad de ambos en un choque lleno de incidentes (hasta se lesionó el árbitro), encumbró al Barcelona.

Ficha técnica:

2.- Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Sergi Roberto, min. 120); Rakitic, Sergio Busquets, Iniesta (Rakitic, min. 46); Messi, Luis Suárez (Rafinha, min. 57) y Neymar Jr.

0.- Sevilla: Rico; Mariano (Konoplyanka, min. 78), Ramí, Carriço, Escudero; Krychowiak, Banega; Coke, Iborra (Llorente, min. 105) Vitolo; y Gameiro. Goles: 1-0, min. 96: Jordi Alba; 2-0, min. 120+2; Neymar.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó con roja directa a Mascherano (min. 36) por parte del Barcelona y por parte del Sevilla a Banega (min. 90). Y a Carriço, por doble amarilla en el 121. Mostró cartulina amarilla a Rami (min. 73), Vitolo (min. 75), Iborra (min. 91), Konoplyanka (min. 101), Escudero (min. 103) y Gameiro (min.114) por parte del Sevilla y a Jordi Alba (min. 87), Neymar (min. 88), Dani Alves (min.88) e Iniesta (min. 88) por parte del Barcelona.

Incidencias: final de la Copa del Rey disputado en el estadio Vicente Calderón del Atlético de Madrid ante cerca de 54.000 espectadores. Presenciaron el partido desde el palco el rey Felipe VI y la reina Letizia, ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, el presidente de la Federación Española de Fútbol Ángel María Villar, el presidente separatista de la Generalidad de Cataluña Carles Puigdemont Casamajó, la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, la alcaldesa extremista podemita de Barcelona Ada Colau, la alcaldesa extremista podemita de Madrid Manuela Carmena, el alcalde de Sevilla Juan Espadas y el seleccionador nacional Vicente del Bosque.

Pocos trapos separatistas en el Vicente Calderon

Las calles de Madrid se han inundado hoy de seguidores sevillistas y barcelonistas, con los trapos separatistas catalanista, estrelladas, en un segundo plano, después de estar por unos días prohibido su acceso al estadio Vicente Calderón, donde hoy se juega la final de la Copa del Rey. La prohibición por parte de la Delegación del Gobierno en Madrid de que los aficionados exhibiesen trapos separatistas antiespañoles, que posteriormente anuló un juez, había generado dudas acerca del comportamiento que llevarían a cabo los aficionados azulgrana en Madrid, que hasta la media tarde ha dado como resultado que la bandera catalana (señera) ha ganado por goleada a los trapos separatistas.

La mayoría de seguidores del Barcelona se han presentado en Madrid con camisetas azulgrana, y bastantes con otras versiones de segundas y terceras zamarras reservas, entre las que destacaba la de la señera cuatribarrada, que ha ganado de largo a aquellos que han optado por pasearse con los trapos separatistas excluyentes contra el resto de catalanes y contra toda España por la ciudad de Madrid.

Donde ha tenido más presencia el trapo separatista ha sido en el Parque del Matadero, donde los seguidores barcelonistas tenían el punto de encuentro, que ha contado con una gran afluencia. Todos los accesos al parque han estado controlados por la Policía, que ha registrado todas las mochilas y bolsas que han entrado. Además, el recinto contaba también con una presencia importante de seguridad privada, aunque los accesos al parque han quedado sólo en manos de la Policía.

 “Y nos la pondremos en el estadio, para evitar cualquier problema por la calle y en los controles de la policía en el estadio”

Dentro del recinto, muchos barcelonistas han optado por sacar su trapo separatista y se han colocado en forma de capa. Los aficionados consultados por la agencias de noticias española Efe tenían un punto en común, al haber evitado “el enfrentamiento” por las calles de Madrid con los trapos separatistas antiespañolas, y por ello la han llevado escondidas en la bolsa, para poder exhibirla en la zona de seguidores «fan zone».

Así lo han asegurado dos parejas de seguidores, que han comentado en declaraciones a Efe que cuando abandonen el recinto la volverán a guardar. “Y nos la pondremos en el estadio, para evitar cualquier problema por la calle y en los controles de la policía en el estadio”. Otra familia ha señalado que han recibido algún insulto por la calle, especialmente de conductores de coches, cuando se dirigían al Parque del Matadero vistiendo la camiseta con la señera oficial de la comunidad autónoma de Cataluña, que el Barcelona ha tenido como segunda zamarra en estas últimas temporadas.

Algunos de los aficionados con los que ha podido hablar en el centro de Madrid y que iban ataviados con trapos separatistas excluyentes, han asegurado que no habían tenido ningún tipo de problema con nadie, desde que se habían apeado del autocar o en la estación de Atocha. De hecho, el centro histórico de Madrid ha sido hoy una fiesta de urbanidad entre las dos aficionados, que han hecho suyos ámbitos tan destacados como la Plaza Mayor y Sol, y todas las calles que rodean a esta área, con los restaurantes y terrazas abarrotadas de seguidores en un tono festivo, que se arrancaban en cánticos a sus equipos.

 Los barcelonistas han disfrutado de una jornada festiva, con muchas zonas de diversión y ocio

En la parte sur de Madrid, donde los aficionados del Barcelona han vuelto a tener su base en el parque del Matadero, en un día soleado, aunque con temperaturas más suaves que el sábado, los barcelonistas han disfrutado de una jornada festiva, con muchas zonas de diversión y ocio, además de asistir a conciertos. Las puertas del Vicente Calderón se abrirán a las 18:00 horas, tres horas y media antes de que arranque la final entre el Barcelona y el Sevilla.

Para los aficionados que se hayan acercado a sus puntos de encuentro en las «fan zone», el recorrido hasta el estadio no será un problema andando, cosa diferente para los que opten por tomar el metro, debido a que hoy en Madrid se cumple la segunda jornada de paros, que van desde las 18:30 a las 21:00 horas y de las 23:30 a las 2:00 horas de la madrugada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies