Francia dice que el cierre de fronteras es una solución de último recurso

FOTOGRAFÍA. PUENTE DE BEHOBIA (LAPURDI) FRANCIA-IRÚN (ESPAÑA), ABRIL DE 2020. Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en la frontera con la localidad francesa de Lapurdi por el puente de Behobia, en Irún, cerrada durante el estado de alarma. Efe 

Efe – El secretario de Estado francés de Exteriores, Clément Beaune, indicó este miércoles que el cierre de fronteras en Europa para evitar la propagación del coronavirus es una solución de último recurso que no se puede excluir, pero que hay que evitar en la medida de lo posible. París (Francia), miércoles 29 de julio de 2020. 

“Son soluciones de último recurso, no se pueden excluir nunca en función de la situación sanitaria”, señaló Clément en una entrevista a la emisora “France Inter”.

Pero insistió en que medidas “duras” como el cierre de fronteras “hay que evitarlas tanto como sea posible en Europa y en el espacio Schengen porque es nuestro espacio de vida, nuestro espacio de circulación”.

A ese respecto, recordó que el primer ministro francés, Jean Castex, había decidido el viernes pasado lanzar la recomendación a los franceses de no viajar a Cataluña, no al conjunto de España, porque “tratamos de ser selectivos” con los lugares que hay que evitar ir sin llegar al cierre de fronteras.

También se refirió a las consecuencias que eso tendría para los 350.000 trabajadores transfronterizos franceses que cada día atraviesan una frontera por motivos laborales.

El responsable de Exteriores hizo notar que Francia, incluso en lo más fuerte de la crisis, había defendido “medidas cooperativas, coordinadas”. Y cuando otros países, como Alemania, Italia y España, impusieron medidas restrictivas en las fronteras hablaron con ellos para que los cierres causen las menores molestias posibles.

Por otro lado, el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, consideró este miércoles que su país no vive “una segunda ola” de coronavirus, sino que “estamos en la continuación de la epidemia, con más o menos ruido en función de los países y de las ciudades”.

En otra entrevista al canal “LCI”, Véran contó que se está aumentando el número de test, que han pasado de 450.000 a 500.000 semanales y que la tasa de positivos a las personas que se someten a esas pruebas ha subido del 1,1 al 1,3 %.

Preguntado sobre la posibilidad de generalizar la obligación de llevar mascarilla también en la calle, el ministro hizo notar que eso ya se aplica “en ciertos territorios”, pero mostró sus dudas sobre la eficacia de ir más lejos.

“Cuando una regla se considera excesiva, no se respeta en todas partes”, dijo.

A comienzos de la semana pasada se amplió la obligación de llevar mascarilla a todos los espacios cerrados a los que tenga acceso el público, principalmente las tiendas.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot