Gobierno de Sánchez, única incógnita por resolver del ciclo electoral

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. CONGRESO DE LOS DIPUTADOS DEL REINO DE ESPAÑA (MADRID) ESPAÑA, 23.07.2019. Vista general del Congreso de los Diputados durante la segunda jornada del debate de investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez. Lasvocesdelpueblo

Efe – España está a punto de poner fin a uno de sus períodos más extensos de incertidumbre política una vez que ya se han formado o alcanzado los acuerdos precisos para los gobiernos de todas las comunidades autónomas, excepto La Rioja, pero con la gran incógnita de resolver quién será el próximo inquilino de La Moncloa. Madrid (España), domingo 4 de agosto de 2019.

Cinco meses después de la última disolución de las Cortes y la convocatoria de las elecciones generales del 28 de abril, parece que comienza a cerrarse el círculo.

La inestabilidad de estos meses enlaza con un período de cuatro años en los que la sensación de provisionalidad y de estar en campaña permanente ha sido una constante en la política española.

Desde 2015, cuando hubo que repetir elecciones por falta de mayorías para gobernar, se han producido hasta trece convocatorias electorales entre generales, autonómicas, locales y europeas, que en otoño podrían sumar otras tres si no hay acuerdo de investidura en el Ejecutivo nacional, además de en La Rioja y en Cataluña.

Si bien los ayuntamientos salidos de las urnas el 26 de mayo se constituyeron el 15 de junio con más o menos facilidad y con el bloque izquierda-derecha difuminado en muchos casos por pactos cruzados, la formación de los gobiernos autonómicos no ha estado exenta de problemas y la separación entre ambos espacios ideológicos se ha acentuado.

Probablemente arrastradas por las conversaciones, finalmente fallidas, para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, las negociaciones a nivel autonómico han estado salpicadas de numerosos escollos.

Sobre todo en Navarra, donde la candidata socialista, María Chivite, se ha convertido este viernes en la nueva presidenta de la Comunidad Foral gracias a la abstención de EH-Bildu y por delante de la coalición Navarra Suma, formada por PP, Cs y Unión del Pueblo Navarro.

Este viernes también se ha cerrado el acuerdo para formar gobierno en la Comunidad de Madrid, en este caso a favor del bloque de derechas.

La popular Isabel Díaz Ayuso será la nueva presidenta de un gobierno que compartirá con Ciudadanos y que contará con el aval externo de Vox.

Con Navarra y Madrid ya decidido, solo falta por saber a nivel autonómico qué va a ocurrir en La Rioja, donde la negativa de la candidata socialista, Concha Andreu, a aceptar la exigencia de tres consejerías por parte de la única diputada de Podemos, Raquel Romero, impidió su investidura.

Si PSOE y Podemos mantiene las discrepancias, los riojanos deberán ir de nuevo a las urnas en noviembre.

La misma situación que habrá que afrontar a nivel nacional si Pedro Sánchez no consigue convencer al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de que se olvide de una vez por todas de entrar en el Gobierno -opción totalmente descartada ya por los socialistas- y que se limite a darles su apoyo desde fuera.

Sánchez ha comenzado esta semana una ronda de contactos con representantes de la sociedad civil con el fin de actualizar su programa de gobierno progresista e intentar que sí pueda contar con el respaldo de Iglesias.

La intención del presidente del Gobierno en funciones, que el martes continuará la ronda con colectivos del mundo educativo, ecologistas y del tercer sector y el jueves con los sindicatos, es alcanzar un acuerdo de investidura “a la portuguesa”, programático y no de coalición.

Si tras estos contactos y los que ha anunciado que volverá a mantener con los principales partidos, Sánchez sigue el 23 de septiembre sin reunir los apoyos para continuar en La Moncloa, el 10 de noviembre habrá otra vez elecciones.

Queda en manos de Podemos cerrar definitivamente el círculo. Ni el PP ni Cs están dispuestos a facilitar “ni por activa ni por pasiva” un nuevo gobierno del PSOE, menos aún después de lo ocurrido en Navarra al haber aceptado gobernar por la abstención de Bildu.

Tanto para los de Pablo Casado como para los de Albert Rivera, con Sánchez a la cabeza el PSOE se ha apartado claramente del bloque constitucional.

Esto hace inviable cualquier posibilidad de que PP y Cs faciliten la investidura del secretario general socialista, pese a su insistencia de llamarles a la abstención para recuperar la estabilidad, también en el Gobierno de España.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies