Guerra Sánchez y Puigdemont por el poder en Cataluña

0
40
FOTOGRAFÍA. COLLIURE FRANCIA, 07 DE JUNIO DE 2024. El prófugo de la Justicia española, golpista separatista candidato de Junts per Catalunya (JxCat) para las elecciones catalanas del 12 de mayo de 2024, y expresidente del Govern de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, durante el acto de campaña de esta derechista cobarde secesionista para las elecciones europeas celebrado este viernes en Colliure (Francia). Efe
FOTOGRAFÍA. COLLIURE FRANCIA, 07 DE JUNIO DE 2024. El prófugo de la Justicia española, golpista separatista candidato de Junts per Catalunya (JxCat) para las elecciones catalanas del 12 de mayo de 2024, y expresidente del Govern de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, durante el acto de campaña de esta derechista cobarde secesionista para las elecciones europeas celebrado este viernes en Colliure (Francia). Efe

Barcelona (Reino de España), lunes 17 de junio de 2024 (Efe).- Empieza la Guerra Sánchez y Puigdemont por el poder en Cataluña. El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha denunciado este lunes el «chantaje» del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a ERC, al ligar una financiación singular para Cataluña a la investidura de Salvador Illa como president, y ha puesto condiciones a un apoyo de Junts a los próximos presupuestos.

En un mensaje en la red social X, Puigdemont se ha hecho eco de la entrevista de Sánchez con La Vanguardia, en la que afirmó que «es compatible mejorar el sistema de financiación autonómica desde el plano multilateral y al mismo tiempo articular una financiación singular para un territorio tan importante como Cataluña».

«Un escándalo en todos los sentidos»

Este guiño de Sánchez a ERC, que plantea precisamente una financiación singular para Cataluña como condición para investir al socialista Salvador Illa como próximo presidente catalán, representa, según Puigdemont, «un escándalo en todos los sentidos».

Sánchez tendría que «responder a diversas preguntas si pretende contar con los apoyos que le han permitido dirigir el Gobierno español pese a su derrota en las urnas», ha advertido.

«¿Cree que la financiación que los catalanes merecemos depende de si el candidato de su partido es investido presidente? ¿Toda la injusticia que sufrimos, todo el dinero que se va, toda la falta de ejecución presupuestaria que tenemos hasta ahora se debe al hecho de que su partido no preside la Generalitat? ¿Cómo explica, si no, el bajísimo nivel de ejecución de los Presupuestos Generales del Estado en Cataluña?», le pregunta al presidente del Gobierno.

Y añade: «¿No cree que con su chantaje está dando argumentos a los españoles que piensan que los catalanes reclamamos un trato que no nos merecemos? Es decir, que solo se nos concederá aquello que reclamamos no porque sea justo -de otra forma, se nos habría atendido mucho antes- sino porque el partido que ahora mismo gobierna España necesita hacerse con el gobierno en Cataluña al precio que sea».

Cataluña necesita «un concierto económico propio»

Según Puigdemont, Cataluña necesita «un concierto económico propio no como concesión para que gobiernen unos u otros, sino porque lo ha reclamado el pueblo de Cataluña a través de su Parlamento y lo ha ratificado en diferentes elecciones».

Por ello, ha tachado de «inmoral» jugar «con el bienestar y el futuro de los catalanes como moneda de cambio de beneficios para un partido y ha acusado a los socialistas de pactar con el PP para tener la alcaldía de Barcelona y, al mismo tiempo, «ofrecer acabar con una injusticia solo si se hace president» a Illa.

Puigdemont termina su mensaje con una advertencia a Sánchez: «Los próximos Presupuestos Generales del Estado han de hablar muy claro si quieren contar con nuestro apoyo». «Sobre todo hay que mirar con lupa el grado de ejecución presupuestaria». «Porque normalmente lo que te dan por un lado -nuevo modelo de financiación- te lo quitan por otro -no ejecución de las inversiones presupuestadas-. Y ha avisamos de cuáles eran las condiciones».

Más de 300 militantes de ERC piden abrir un proceso de «renovación general de la cúpula»

Por otro lado, más de 300 militantes de ERC, entre ellos seis miembros del Consell Executiu en funciones, han suscrito un manifiesto que, en pleno debate sobre el futuro del partido, aboga por abrir un proceso de «renovación general de la cúpula dirigente” que culmine en el congreso del 30 de noviembre.

El texto, difundido en internet bajo el nombre «Reactivemos a la izquierda nacional», supone el primer paso público del sector del partido que considera que es hora de cerrar definitivamente una etapa y que se opone así -pese a que no lo explicita- a que el golpista insultado por el Proces, Oriol Junqueras Vies, vuelva a asumir el liderazgo de la formación, como él pretende.

Tras el batacazo electoral de las pasadas elecciones catalanas, Aragonès y la secretaria general, investigada por terrorismo y prófuga de de la Justicia española, Marta Rovira Vergés, ya anticiparon que se apartarán de la dirección del partido tras ese congreso.

Los firmantes del manifiesto llaman a «diseñar desde ahora y hasta el congreso nacional del 30 de noviembre un proceso de renovación sobre los principios de la generosidad y la inclusividad».

Ello se enmarca en la necesidad de «una renovación general de la cúpula dirigente» con el objetivo de «conducir a la organización hacia un modelo más coral y colectivo, más transparente y con mayor participación de la base militante, de la estructura territorial y de los activos del municipalismo republicano».

Quiénes suscriben el manifiesto

Suscriben el manifiesto la vicepresidente del Govern de la Generalitat de Catalunya en funciones, Laura Vilagrà, los consellers Roger Torrent, Ester Capella, Meritxell Serret y Manel Balcells y el viceconselller Sergi Sabrià.

También la diputada en el Congreso de la Diputados, Teresa Jordà; la senadora Sara Bailac; la portavoz en el Parlament en la pasada legislatura -con opciones de repetir en esta-, Marta Vilalta y la portavoz del partido, Raquel Sans.

Igualmente se adhieren al texto el alcalde de Manresa (Barcelona), Marc Aloy; el concejal en Barcelona Jordi Castellana; la hasta ahora vicepresidente primera del Parlament de Catalunya, Alba Vergés; el expresidente del Parlament Ernest Benach; el expresidente de ERC Joan Puigcercós; o el exalcalde de Tarragona Pau Ricomà| Guerra Sánchez y Puigdemont por el poder en Cataluña.