Junqueras esconde las siglas excluyentes de ERC y propone ahora «una Alianza» separatista para encarar el 27-S

Lasvocesdelpueblo

junquerra vies extremista catalán antiespañol
Oriol Junqueras quiere esconder las siglas excluyentes de ERC y proponer ahora «una Alianza» separatista catalana para encarar las próximas elecciones autonómicas catalanas del 27-S con el carácter plebiscitario para construir «la República Catalana», tal como explica Junqueras en su reflexión de este miércoles publicada en el ‘Diario Ara’; con el título «Hacia una Alianza por la República Catalana». Junqueras está «firmemente convencido de que una amplia mayoría de la sociedad catalana comparte» las ideas que divide en su reflexión en 5 puntos: «1.» separatismo, «República y proceso constituyente; 2. Tolerancia cero con la corrupción y el fraude; 3. Lucha contra el paro, la pobreza, la desigualdad, el fracaso escolar y la precariedad; 4. Desarrollo eficiente y sostenible; 5. República laica, plural y cohesionada», subraya el líder de Esquerra Republicana de Cataluña. «Así como los valores, tanto históricos como vigentes, en que se basan: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Valores que no brotan de ninguna etiqueta ideológica ni de ninguna sigla de partido, sino del amor fraternal a la gente y entre la gente. Porque estimó un país es, sobre todo, estimar su gente».

Oriol Junqueras  considera que la Cataluña actual está instalada «aún en tiempos de sufrimiento y dificultades para tanta gente, nuestro país vive sin un momento de esperanzas. Estamos en la recta final de un proceso» separatista «que marcará también el inicio de un proceso constituyente. Ambos apuntan a la misma finalidad: el cambio hacia un nuevo país». -señala Junqueras- El Separatismo, «las izquierdas y los movimientos de regeneración democrática son las tres fuerzas que mueven el país en esta dirección. La mayoría de la sociedad catalana se encuentra, de hecho, en el espacio donde las tres confluyen. Un espacio que va del liberalismo social hasta la izquierda transformadora, pasando por la socialdemocracia, y que confluye en los objetivos» del separatismo, «la justicia social y la regeneración democrática. Un espacio lleno de buena gente que sufre y que pide, a gritos, que le sea devuelto el control sobre su país, sobre sus gobiernos y, en definitiva, sobre sus vidas».

En este sentido el líder de ERC cree «que es crucial que los catalanes y las catalanas tengan la oportunidad de sumarse a una opción de cambio en los tres ámbitos, que pueda convertirse en hegemónica en el ciclo que abrirán las elecciones plebiscitarias y constituyentes que tendrán lugar el próximo 27 de septiembre. Una Alianza por la República Catalana en la que, en mi opinión, ERC deberá tener un papel central, pero que deberá rebasar siglas y etiquetas basándose únicamente en un compromiso compartido para construir un país libre, justo y plenamente democrático, y en la voluntad de afianzar grandes consensos en torno a este compromiso. Un compromiso que desde mi punto de vista reuniría los siguientes mínimos programáticos», concreta Junqueras y lo explica en 5 puntos:

«1.» Separatismo, «República y proceso constituyente. Compromiso inequívoco con la independencia de nuestro país, en el marco de la unidad de acción con el resto del independentismo, y con el objetivo de que el proceso constituyente que resulte tenga un fuerte componente participativo. Un proceso constituyente que, a su vez, desemboque en el nacimiento de una República» separatista «donde toda la ciudadanía disponga de poder participativo real que complemente, y controle, las instituciones representativas».

«2. Tolerancia cero con la corrupción y el fraude. Transparencia total del presupuesto y los recursos de la Alianza. Limpieza absoluta de todos los candidatos y compromiso a respetar un código ético exigente. Endurecimiento de la lucha contra la corrupción y el fraude, mediante: (1) la eliminación de la prescripción de los delitos de corrupción; (2) la obligación, para los corruptos, de responder con su patrimonio por sus delitos, y (3) el incremento de los recursos destinados a la lucha contra el fraude fiscal, con el fin de situarlo en los niveles medios de la UE15».

«3. Lucha contra el paro, la pobreza, la desigualdad, el fracaso escolar y la precariedad. Sólo quien tiene garantizada una existencia digna, puede vivir una vida libre y responsable. Habrá, pues, que el gobierno de la República: (1) estimule la creación de riqueza, empleo y oportunidades; (2) garantice a todos unos mínimos vitales básicos (de energía, alimentación, vivienda …); (3) ponga la inversión en sanidad pública, gradualmente, los niveles medios de la UE15; (4) establezca un nuevo modelo de relaciones laborales, inspirado en los mejores ejemplos nórdicos, combinando los principios de flexibilidad, seguridad, cogestión e igualdad de género; (4) dé prioridad a la educación de 0 a 3 años (máxima generadora de igualdad de oportunidades) garantizando gradualmente el acceso universal a la guardería pública, y (5) garantice el derecho a una formación profesional, y una universidad, públicas y de calidad».

«4. Desarrollo eficiente y sostenible. La prosperidad de la República dependerá del emprendimiento, la innovación y la sostenibilidad, así como de una planificación racional de las infraestructuras y el territorio. Para ello hay que: (1) construir un estado emprendedor, que invierta en innovación y, al mismo tiempo, garantice un retorno favorable al bien común; (2) apostar por el corredor mediterráneo; (3) facilitar el autoempleo y el emprendimiento, acabando con la asfixia fiscal a autónomos y emprendedores, y agilizando los trámites necesarios para la creación de empresas; (4) dejar de verter recursos a proyectos basados ​​en la explotación de mano de obra barata, la especulación, el mercadeo con las leyes y la destrucción del territorio, como Eurovegas o BCN World, y (5) acabar con los privilegios de que gozan grandes empresas (por ejemplo, energéticas) que han vivido del BOE durante décadas».

«5. República laica, plural y cohesionada. La República debe asegurar la libertad de conciencia y la plena igualdad de derechos entre creyentes de toda confesión y no-creyentes. Asimismo, será necesario que destierre la xenofobia y promueva la integración de la inmigración. En este sentido, el papel del catalán como lengua común de la ciudadanía debe ser uno de los fundamentos de la República, sin menoscabo del reconocimiento de otras lenguas plenamente arraigadas en nuestro país, como el castellano».

Para acabar, el líder de Esquerra Republicana de Cataluña asegura que está «firmemente convencido de que una amplia mayoría de la sociedad catalana comparte estas ideas, así como los valores, tanto históricos como vigentes, en que se basan: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Valores que no brotan de ninguna etiqueta ideológica ni de ninguna sigla de partido, sino del amor fraternal a la gente y entre la gente. Porque estimó un país es, sobre todo, estimar su gente».

Junqueras considera imprescindible «que esta mayoría se organice y haga piña durante estos años cruciales que nos esperan, porque los retos son inmensos y nunca sobrarán manos fraternales que ayuden a empujar. La Alianza que defiendo debe convertirse en su eje: una vertebradora de grandes consensos entre todas las fuerzas de cambio del país. Por ello, destinaré todos mis esfuerzos, desde ahora hasta el 27-S (y más allá), a construir esta Alianza y trabajar por su triunfo: el nacimiento de un nuevo país libre, justo y plenamente democrático. La República Catalana por la que tantos compatriotas, hermanos nuestros, han luchado durante tantas generaciones y que nosotros, finalmente, tenemos a tocar», concluye.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies