La documentación inédita del «telegrama que salvó a Franco» a finales de 1942

Lasvocesdelpueblo
El general Francisco Franco en los años 1936 en unas imágenes archivo de skepticism.org. lasvocesdelpueblo

Efe – Así, destaca el “informe del jefe del servicio de inteligencia estadounidense (OSS), William Donovan, que urgía que se emprendiera una operación encubierta para desbancar a Franco y establecer un gobierno bajo el liderazgo del dirigente nacionalista vasco, José Antonio Aguirre”. El historiador Carlos Collado Seidel desentraña en su libro “El telegrama que salvó a Franco” las intrigas y conspiraciones que propiciaron la supervivencia del régimen de Franco después del desembarco aliado en el norte de África a finales de 1942. Barcelona, 27 marzo de 2016. Fotografía: El general Francisco Franco en los años 1936 en unas imágenes archivo de skepticism.org. lasvocesdelpueblo.

Churchill fue el principal culpable de que la República no recibiera la ayuda del occidente

En una entrevista concedida a Efe, Carlos Collado Seidel, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad alemana de Marburgo, ha dicho que en la historiografía sobre el período “faltaba una visión de conjunto y sobre todo el planteamiento de las razones que explican la asombrosa supervivencia de un régimen que era considerado como fascista y hechura de Hitler y Mussolini”.

La documentación inédita consultada por Collado constata que Churchill fue el principal culpable de que la República no recibiera la ayuda de las democracias occidentales y que su “opción preferida era la restauración de la monarquía en la persona de don Juan”. Sin embargo, a los monárquicos españoles se les veía igual de fragmentados que a los republicanos e “incapaces de llegar a una postura unánime para reemplazar a Franco”.

Ante esta situación, continúa el autor, el ejecutivo londinense, contrariamente a las maquinaciones del embajador británico en Madrid, Samuel Hoare, “tampoco se planteó la opción de tomar partido de manera abierta por la causa monárquica”. El profundo conservadurismo y anticomunismo de Churchill no explican, a su juicio, por sí solos que apostará por mantener a Franco, pues aquel “se movía por los intereses del Imperio británico, y el paso por el estrecho de Gibraltar seguía teniendo una relevancia vital para su abastecimiento y sus comunicaciones marítimas”.

Piensa Collado que “Churchill seguía actuando según los parámetros de la diplomacia británica decimonónica, y su ministro de Exteriores, Anthony Eden, discrepaba de este planteamiento, pues estaba convencido de que los factores ideológicos serían relevantes en la posguerra, y la pervivencia del régimen de Franco sí afectaría a los intereses británicos”.

“El informe urgía que se emprendiera una operación encubierta para desbancar a Franco”

En sus consultas a archivos públicos y privados, el historiador español ha descubierto “aquel borrador de telegrama que hubiera dado un giro fundamental a la política hacia España”. Así, destaca el “informe del jefe del servicio de inteligencia estadounidense (OSS), William Donovan, que urgía que se emprendiera una operación encubierta para desbancar a Franco y establecer un gobierno bajo el liderazgo del dirigente nacionalista vasco, José Antonio Aguirre”.

Desde su llegada a EE.UU., Aguirre mantuvo estrechos contactos con las autoridades estadounidenses y sobre todo con Donovan, a quien puso a su disposición su red de agentes, y además “Aguirre había logrado un grado importante de aceptación por parte los diversos grupos de oposición que se encontraban en el exilio americano”.

Donovan partía del convencimiento de que los intereses nacionales estadounidenses se verían “seriamente perjudicados ante la pervivencia de un régimen considerado netamente como fascista”. Si la propuesta también contó con apoyos en el Departamento de Estado, finalmente no prosperó por las dudas de que un nacionalista vasco fuera capaz de liderar un movimiento a nivel nacional, agrega.

“Culminó, en abril de 1944, en un durísimo enfrentamiento personal entre Roosevelt y Churchill”

En el período comprendido desde la defenestración de Mussolini en el verano de 1943 y del desembarco de Normandía un año más tarde, fueron determinantes las diferencias diplomáticas aliadas. “Mientras Washington apostaba por una política dura de exigencias planteadas sin paliativos, en Londres se mantuvo el convencimiento de lo acertado de una política de presión mesurada, que debía desembocar en una restauración pacífica de la monarquía”, señala Collado.

Recuerda que ese desentendimiento sobre el método para destituir a Franco “culminó, en abril de 1944, en un durísimo enfrentamiento personal entre Roosevelt y Churchill”. El borrador de telegrama que Churchill escribió para enviar a Roosevelt aceptando las condiciones norteamericanas se escribió en el momento culminante de ese enfrentamiento, relata Collado.

“La presión estadounidense resultó ser tan grande que el gobierno británico finalmente estuvo dispuesto a plegarse y a pasar el bastón de mando a los estadounidenses, pero finalmente no fue necesario enviar dicho cable, pues llegó otro desde ultramar que anunciaba que Washington desistía de su pretensión maximalista; ante la tenacidad mostrada por Churchill y por su embajador en Madrid”.

Aquel 25 de abril de 1944 -asegura Collado- se jugó el destino del régimen y a su juicio, “se trató de una cuestión de horas”. Este documento era accesible al público desde hacía mucho tiempo, junto con copiosa documentación al respecto que se conserva en los National Archives londinenses, pero “al tratarse de un borrador ha pasado desapercibido en medio de la gran cantidad de material de archivo”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies