Las Vascongadas| El separatista Iñigo Urkullu Renteria pierde los nervios en un cuerpo a cuerpo con la heroína vasca Amaia Martínez Grisaleña: tacha de «mentira» el proyecto VOX cuya «manipulación supera todos los límites de la decencia»

.Este individuo secesionista ha justificado el voto en contra no por el contenido de la proposición no de ley sino por la «actitud filibustera de plantear una cuestión obvia» y por tratarse de una formación política que «aboga por la supresión de la autonomía e incluso por la ilegalización de formaciones políticas» separatistas enemigos del Reino de España como es la formación bilduetarra del asesino terrorista Arnaldo Otegi Mondragón y el partido neofascista y separatista Partido Nacionalista Vasco (PNV) de este sujeto que ocupa la Presidencia de la comunidad autónoma de Las Vascongadas. 

VITORIA (ESPAÑA), 22.10.2018. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d) saluda al Lehendakari Iñigo Urkullu (i) durante el encuentro mantenido esta tarde en la Lehenedakaritza, Presidencia del Gobierno Vasco. Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Vitoria (España), viernes 20 de mayo de 2022. El presidente del Gobierno separatista de la Comunidad autónoma del País Vasco, Iñigo Urkullu Renteria, ha arremetido en el pleno de control contra la parlamentaria de Vox, Amaia Martínez Grisaleña, a la que ha acusado de ir «demasiado lejos» con sus afirmaciones en la Cámara, de mantener una actitud «filibustera», y de llevar a cabo un ejercicio de «maniqueísmo», «mentira» y «manipulación» que «supera todos los límites de la decencia».

«Todo tiene un límite», ha respondido Urkullu cuando la heroína diputada de VOX en el Parlamento del País Vasco le ha preguntado si apoya el uso de la violencia contra el adversario político como herramienta para limitar el derecho de toda formación al libre ejercicio de la acción política, en referencia a que el pasado mes de abril el PNV, EH Bildu, PSOE y Podemos-Izquierda Unida votaron en contra de una proposición no de ley de Vox en la que se reclamaba ese rechazo.

Martínez ha reprochado a Urkullu y a los «cuatro del cordón», en referencia a esos cuatro partidos socialseparatistas-bilduetarras, que votaran en contra de una iniciativa a favor de la defensa de la pluralidad política y que se enfaden cuando ella «interprete» que ese voto en contra de lo que plantea Vox «es una muestra de apoyo al uso de la violencia como arma para asfixiar al adversario político».

«No votar a favor de una proposición no de ley de su partido no puede presentarse como un apoyo al uso de la violencia contra el adversario político». «Afirma abiertamente que PNV, EH Bildu, PSOE y Podemos-Izquierda Unida apoyan el ejercicio de la violencia contra el adversario político». «Eso no es verdad, es una falacia, una mentira perversa que la arrincona a usted en el hoyo de la falsedad», una «indignidad», ha respondido el separatista Urkullu.

«Semejante infamia» resulta «intolerable en esta Cámara», ha añadido Urkullu, quien ha asegurado que la dialéctica parlamentaria tiene «amplios márgenes para la crítica, e incluso la demagogia», pero ha opinado que este «ejercicio de maniqueísmo, de mentira y manipulación supera todos los límites de la decencia».

Este individuo secesionista ha justificado el voto en contra no por el contenido de la proposición no de ley sino por la «actitud filibustera de plantear una cuestión obvia» y por tratarse de una formación política que «aboga por la supresión de la autonomía e incluso por la ilegalización de formaciones políticas» separatistas enemigos del Reino de España como es la formación bilduetarra del asesino terrorista Arnaldo Otegi Mondragón y el partido neofascista y separatista Partido Nacionalista Vasco (PNV) de este sujeto que ocupa la Presidencia de la comunidad autónoma de Las Vascongadas.

Martínez ha asegurado que es un «hecho objetivo» que hay muchos actos de Vox que terminan con incidentes que provocan otros y le ha reprochado a Urkullu que no «considere necesario acabar con este tipo de prácticas».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot