Mariano Rajoy al banquillo del Juicio del Gürtel, como testigo, el próximo miércoles 26 de julio

Lasvocesdelpueblo
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante la cena de Navidad del PP de Madrid. Archivo Efe.

Agencias – El presidente del PP ha intentado por tierra, mar y aire evitar la fotografía de un débil presidente de Gobierno de España y del Partido Popular (PP) sentado en el mismo banquillo de los corruptos como Luís Bárcenas o Francisco Correa el cabecilla del Gürtel, por la corrupción de su partido, en un Tribunal. Rajoy está citado a las diez de la mañana y acudirá a la Audiencia Nacional, dicen los jueces en su citación, en un acto que “se enmarca en la normalidad democrática”. “La comparecencia de los testigos ante el tribunal siempre ha sido y es una comparecencia física”, señalaban los jueces al acceder a la petición de Adade, una comparecencia física a la que se negó Rajoy pero alegando motivos (gran despliegue de recursos públicos, falta de seguridad y su apretada agenda) que, según el tribunal, “ni son consistentes ni tampoco son razones que impidan al testigo acudir ante el tribunal (razones de fuerza mayor)”. Madrid (España), domingo 23 de julio de 2017. Fotografía: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante la cena de Navidad del PP de Madrid. Archivo Efe.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declarará este miércoles como testigo en el juicio a la primera época de la trama Gürtel y a petición de una acusación popular, una comparecencia que, según recalcó el tribunal en su citación, no hace como presidente de la nación sino como ciudadano español.

La declaración de Rajoy la pidió varias veces la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) para que responda de lo que sabe de adjudicaciones a empresas de la trama Gürtel cuando era vicesecretario general del partido y “responsable de asuntos electorales” entre 1990 y 2003.

Finalmente y después de tres intentos infructuosos, el pasado 30 de mayo el tribunal acordó, con dos votos a favor y uno en contra, que declare y que lo haga personalmente en la sede del tribunal de la localidad de San Fernando de Henares (Madrid) donde se celebra el juicio, una testifical que supondrá la primera de un presidente del Gobierno.

De hecho, decenas de periodistas se han acreditado ya para cubrir la declaración, casi todos desde la sala de prensa de la Audiencia Nacional pero también algunos en la propia sala de juicios, donde pondrán ver a Rajoy a tan solo unos metros en el mismo día en que también declarará el presidente del Senado, Pío García-Escudero, en este caso a petición del exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega.

Rajoy está citado a las diez de la mañana y acudirá a la Audiencia Nacional, dicen los jueces en su citación, en un acto que “se enmarca en la normalidad democrática”.

Los magistrados de Gürtel entienden que su presencia física asegura la “inmediación y la contradicción”, si bien acordaron en su momento “adoptar cuantas medidas sean necesarias para preservar su imagen institucional, testificando en estrados en la forma que determine el tribunal”.

“La comparecencia de los testigos ante el tribunal siempre ha sido y es una comparecencia física”, señalaban los jueces al acceder a la petición de Adade, una comparecencia física a la que se negó Rajoy pero alegando motivos (gran despliegue de recursos públicos, falta de seguridad y su apretada agenda) que, según el tribunal, “ni son consistentes ni tampoco son razones que impidan al testigo acudir ante el tribunal (razones de fuerza mayor)”.

El tribunal destacaba además “la importancia de su declaración” en el juicio en cuanto a los conocimientos que pueda tener y datos que pueda aportar a la relación del PP con Gürtel.

De hecho, la principal razón para llamarle a declarar, indicaron los jueces, fue la falta de colaboración por parte de la representación del PP en el juicio, en el que se negó a declarar en su condición de responsable civil.

Esta decisión la respaldaron dos de los tres magistrados del tribunal y contó así con un voto discrepante, el de Ángel Hurtado, quien consideró que no debía declarar pero que, de accederse, su condición institucional “no debió ser obviada, sino que era razón suficiente como para acudir al mecanismo de la videoconferencia”.

Unos días después de su citación Rajoy aseguró que irá “encantado” a testificar porque es “un acto de pura normalidad”. Recordó entonces que lleva defendiendo desde hace “mucho tiempo” que es “obligado para todos” cumplir las leyes y “hacer caso” de las resoluciones de los tribunales, “y para los gobernantes también”.

Rajoy declarará después de que lo hayan hecho ya, también como testigos, cuatro ministros de la época de José María Aznar -Javier Arenas, Rodrigo Rato, Ángel Acebes y Jaime Mayor Oreja-, quienes negaron el pasado 20 de junio ante el tribunal haber recibido los sobresueldos de los papeles de Bárcenas y haber mediado para beneficiar a empresas relacionadas con la trama.

Y es que aunque el juicio se centra sobre la actividad de la trama Gürtel de 1999 a 2005 y no sobre los conocidos como papeles de Bárcenas de la contabilidad B del PP, que se llevan en otra causa, a lo largo del juicio tanto la fiscal como las acusaciones han preguntado a los testigos por esos documentos, ante la protesta de los abogados defensores.

Por ello, es probable que a Rajoy también le pregunten por esa contabilidad paralela del partido y está por ver hasta dónde dejará hacerlo el presidente del tribunal, Hurtado, el mismo que se negó a que declarara.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies