Monjas: La Iglesia no nos puede imponer «farsa de excomunión»

0
35
FOTOGRAFÍA. BURGOS (CASTILLA Y LEÓN) REINO DE ESPAÑA, 31 DE MAYO DE 2024. Monjas: La Iglesia no nos puede imponer "farsa de excomunión".- Tres monjas del convento de Belorado salen del juzgado de Burgos el pasado 31 de mayo. Las 10 monjas del Convento cristiano se han levantado contra la Iglesia Católica cuyas autoridades regionales han activado el proceso de su excomunión y expulsión de la Comunidad cristiana ipso facto de la vida consagrada. Efe
FOTOGRAFÍA. BURGOS (CASTILLA Y LEÓN) REINO DE ESPAÑA, 31 DE MAYO DE 2024. Tres monjas del convento de Belorado salen del juzgado de Burgos el pasado 31 de mayo. Las 10 monjas del Convento cristiano se han levantado contra la Iglesia Católica cuyas autoridades regionales han activado el proceso de su excomunión y expulsión de la Comunidad cristiana ipso facto de la vida consagrada. Efe

Burgos (Castilla y León) Reino de España,viernes 21 de junio de 2024 (Efe).- Las diez monjas de la comunidad de clarisas de Belorado (Burgos) y Orduña (Vizcaya) han comunicado vía burofax al Arzobispado de Burgos su «unánime e irreversible posición» de abandonar de la Iglesia católica. Monjas: La Iglesia no nos puede imponer «farsa de excomunión». Y han asegurado las clarisas de Belorado que cualquier pena o sanción canónica, como la excomunión, son «nulas» para ellas.

En un comunicado fechado en Belorado este viernes y divulgado a través de las redes sociales, las clarisas han insistido en que su decisión de salir de la Iglesia es fruto de una «madura, meditada y consciente reflexión».

Han sostenido que el Manifiesto Católico del 13 de mayo, firmado por la abadesa, fue refrentado por todas.

No se han presentado ante el Tribunal Eclesiástico

Las religiosas de Belorado tenían hasta las 14:00 de este viernes para presentarse ante el Tribunal Eclesiástico, para declarar por un delito de cisma [El cisma es el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos. El que incurre en cisma no niega ninguna verdad de fe, pero rompe el vínculo que le une al Romano Pontífice y a los demás miembros de la Iglesia].

Pero no se han presentado, lo que da vía libre al Arzobispado de Burgos para conforme al Derecho Canónico declarar su excomunión, un decreto que tendrá que firmar el arzobispo, Mario Iceta.

Una pena que no preocupa a las clarisas de Belorado, que han insistido en que el Tribunal Eclesiástico no tiene capacidad de jurisdicción sobre ellas, ya que no lo reconocen.

Po ello, sostienen que no les puede imponer ninguna pena espiritual «como lo es la farsa de la excomunión».

En el comunicado, hecho público simultáneamente en las redes sociales de las religiosas (Te Hago Luz) y de la Pía Unión Sancti Pauli Apóstoli -fundada por Pablo de Rojas, excomulgado en 2009 y bajo cuya tutela se han puesto las monjas-, se han reafirmado en su decisión de separarse «libre, voluntaria y decididamente» de lo que ellas llaman la «iglesia conciliar».

«Unanimidad y alegría de espíritu»

Una decisión tomada «con unanimidad y alegría de espíritu» a través del Manifiesto Católico, firmado el 8 de mayo.

Pero hecho público el 13 de mayo, por parte de la exabadesa, Isabel de la Trinidad, «legítima representante» de las comunidades religiosas de Belorado y Orduña, y firmado «en nombre de todas».

Han insistido en que a través del manifiesto se adhieren a la verdadera fe católica.

Y rechazan cualquier pena o sanción canónica impuesta por «quienes no son obispos, ni válidos ni legítimos, ni tienen poder sobre las almas», pues consideran que las mismas «carecen de efectividad».

Arzobispado, pendiente del plazo

A pesar de que este comunicado que han enviado por burofax las Clarisas de Belorado y Orduña conduce a su irremediable excomunión, fuentes del Arzobispado de Burgos han asegurado que si se produce algún movimiento de las religiosas antes de esta medianoche será atendido.

A partir de ahí, tomarán la decisión que corresponda conforme a Derecho Canónico, si bien su no comparecencia se tomará como síntoma de refrendo de su decisión y, por tanto, tendrá como consecuencia su excomunión, como ya alertaba el requerimiento firmado por Iceta y que fue entregado vía notarial a las religiosas el pasado 6 de junio.

Como comisario pontificio, Iceta ha requerido por un delito de cisma a diez de las quince religiosas que conforman la comunidad de Belorado y Orduña, dejando fue a cinco de ellas, las más mayores y que no han participado de ninguna de las exposiciones públicas que han protagonizado las clarisas.

La exabadesa, sor Sión y sor Paz, las tres monjas que firmaron la denuncia contra Iceta por abuso de poder, usurpación de representación legal y vulneración del derecho de libre asociación, tenían un plazo de diez días para presentarse ante el tribunal, que concluía el pasado 16 de junio.

Posición «unánime e irreversible»

Sin embargo, el Arzobispado les concedió una prórroga de cinco días, a petición de las propias religiosas, que acaba este 21 de junio, el mismo día que finaliza el plazo para otras cinco religiosas, mientras que las dos restantes tendrían hasta el lunes 24 pues el requerimiento se le entregó unos días después del 6 de junio.

Con el comunicado publicado este viernes, una respuesta al requerimiento de comparecencia, las diez religiosas se han reafirmado en su posición «unánime e irreversible», que le han hecho también llegar al arzobispo mediante un burofax que, han insistido, han firmado todas ellas| Monjas: La Iglesia no nos puede imponer «farsa de excomunión».