OMS: «Es momento para prepararse para una pandemia de coronavirus»

Lasvocesdelpueblo y Agencias – El número de contagios por el coronavirus continúa creciendo en Corea del Sur, Irán e Italia, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este lunes, 24 de febrero de 2020, que aunque en este momento no se pueda hablar de pandemia, sí «es momento para prepararse para ella». Pekín (China), martes 24 de febrero de 2020.

Corea del Sur, con 800 contagiados y ocho muertos, es el segundo lugar más afectado después de China, mientras que en Irán ya hay 12 muertos y 64 afectados; en Italia hay contabilizados más de 224 contagios y el número de muertos asciende a seis.

La expansión del coronavirus fuera de China y la intensidad de la epidemia en Italia, una de las grandes economías europeas, ha castigado este lunes a las bolsas de todo el mundo, en especial a la de Milán, ha hundido el precio del petróleo, y ha desplazado la inversión hacia activos refugio como el oro o la deuda soberana de países saneados.

UN RETO HISTÓRICO

Las cifras de contagios fuera de China, que cuenta ya 77.150 afectados y 2.592 muertos de China, son aún bajas en otros países pero preocupan a la OMS, que ha anunciado este lunes que va a enviar misiones científicas a Italia e Irán con la intención de ayudar a sus autoridades a poner en marcha las medidas de contención necesarias.

Hace dos semanas que una misión de la OMS llegó a China para estudiar la epidemia y evaluar las medidas tomadas por el gigante asiático.

Este lunes, 24 de febrero de 2020, el jefe de la misión, el epidemiólogo canadiense Bruce Aylward dió una valoración positiva de la actuación: «No hay dudas de que la actitud de China ante la rápida propagación de este nuevo patógeno respiratorio ha cambiado el rumbo de lo que era, y sigue siendo, una epidemia que se expandía rápidamente y que era mortal».

«Son probablemente las medidas de contención de enfermedad más ambiciosas, ágiles y agresivas de la historia», agregó.

Aylward intentó disipar las dudas sobre la fiabilidad de los datos oficiales ofrecidos por China: «Sobre el terreno hay muchas estadísticas y datos que apoyan la bajada (de nuevos casos). Están cayendo, y están cayendo por las acciones que se han llevado a cabo».

Un día antes, el presidente chino, Xi Jinping,  había declarado que la epidemia de coronavirus es la crisis de salud más grave que ha vivido el país desde la fundación de la República Popular en 1949.

Aylward ha pedido poner fin a las restricciones de transporte y comercio que algunos países han establecido con China: «China es el país con más experiencia del mundo contra esta enfermedad (…). Si los países ponen barreras ante China, solamente van a poner en riesgo la capacidad de todos de solucionar esto».

EL MIEDO DE LOS VECINOS

Ante la falta de vacuna, el aislamiento ha sido hasta ahora el medio más recurrente y expeditivo de frenar el contagio.

En Italia, desde el domingo hay en cuarentena once  comunidades, diez en Lombardía y una en Véneto, lo que afecta a cerca de 50.000 personas.

Es la llamada «zona roja» de Italia, donde se han producido los dos brotes de contagio y a la que han llegado centenares de agentes de las fuerzas del orden para vigilar las vías de acceso; la violación de este decreto supondría multas y hasta tres meses de cárcel.

El miedo al contagio provoca también reacciones de los países vecinos. Austria suspendió varias horas el tráfico ferroviario con Italia por el aviso de que unos viajeros se encontraban mal.

La Comisión Europea (CE) ha salido al paso: no recomendamos a los estados miembros el cierre de sus fronteras para evitar la propagación del coronavirus, dijo este lunes el portavoz comunitario de Interior, Adalbert Jahnz.

«Cuando hablamos de medidas, incluyendo controles fronterizos, estas deberían basarse en una evaluación del riesgo creíble y pruebas científicas, deberían ser proporcionadas y ser tomadas en coordinación con otros», dijo en una rueda de prensa esta añana, el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

Mientras,  Irán quedó este lunes aislado al decidir sus vecinos cerrar las fronteras por el miedo a la propagación del coronavirus.

Turquía, Pakistán, Afganistán, Irak y Armenia han cerrado sus fronteras terrestres con Irán, mientras que otros países de la región como Kuwait, Omán, Jordania y Arabia Saudí han tomado medidas para impedir la llegada de personas procedentes de la República Islámica.

LOS EVENTOS MULTITUDINARIOS SE SUSPENDEN

En Italia, debido al coronavirus han suspendido todas las ferias, eventos, manifestaciones culturales y deportivas y cerrado museos, escuelas y universidades en las regiones de Piamonte, Lombardía, Véneto y Emilia Romaña.

Se ha suspendido incluso el carnaval de Venecia y algunos desfiles de la semana de la moda de Milán se han celebrado a puerta cerrada.

LA INCERTIDUMBRE QUE DAÑA LA ECONOMÍA

El daño para la economía se mide cada día en la bajada del petróleo y la subida del oro, valor refugio.La Bolsa de Valores de Londres cerró hoy con pérdidas generalizadas, con un retroceso del 3,34 %, influida por los miedos entre los inversores a una pandemia global del coronavirus chino (COVID-19).

La incertidumbre por el alcance que puede tener el coronavirus en Italia penaliza también la economía de las regiones de Lombardía y Véneto, que representan un tercio del producto interior bruto (PIB) del país, y el bloqueo de la productividad en estas zonas puede llevar al país a una recesión, según ha explicado a Efe el economista Andrea Giuricin, que ha sido consultor para el Banco Mundial.

«Las dos regiones valen por sí mismas 550.000 millones de euros, el equivalente al 31 % del PIB de Italia, y representan el 40 % de las exportaciones. Si dividimos esos 550.000 millones entre doce meses y hablamos de que se bloquee la actividad productiva durante solo un mes, estamos refiriéndonos a pérdidas de miles de millones de euros», ha dicho.

La Federación italiana que representa a empresas turísticas y agencias de viaje (Fiavet) ha pedido al Gobierno italiano que desarrolle un plan que alivie a los operadores turísticos de la carga que van a sufrir, porque esta situación golpea enormemente al turismo en un momento tradicionalmente fructífero para el país, con viajes escolares por Carnaval, Semana Blanca,

Mientras , la empresa francesa Novacyt, creadora del test para detectar el COVID-19, el coronavirus causante de la epidemia originada en China, prosigue su explosión en la Bolsa de París, donde las ganancias en lo que va de año rozan el 1.000 %. A la espera de que los vendedores de mascarillas hagan el agosto.

OMS: la reacción de China «evitó cientos de miles de casos» de COVID-19

Las medidas tomadas por China para tratar de contener la epidemia de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, «probablemente evitaron cientos de miles de casos» en el país, afirmó hoy el emisario de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Bruce Aylward.

«La reducción en los casos que estamos viendo es real. Podemos decir, con confianza, que están bajando de verdad», indicó el médico canadiense en una rueda de prensa celebrada en Pekín, en la que presentó las conclusiones de la misión sobre el terreno de la OMS que lideró.

La citada misión comenzó hace dos semanas, cuando una veintena de expertos internacionales, encabezados por Aylward, llegaron a China para unirse a sus colegas chinos para estudiar la epidemia y evaluar las medidas tomadas por el gigante asiático.

«Son probablemente las medidas de contención de enfermedades más ambiciosas, ágiles y agresivas de la historia», indicó el médico, quien agregó: «No hay dudas de que la actitud de China ante la rápida propagación de este nuevo patógeno respiratorio ha cambiado el rumbo de lo que era, y sigue siendo, una epidemia que se expandía rápidamente y que era mortal».

Aylward intentó disipar las dudas sobre la fiabilidad de los datos oficiales ofrecidos por China: «Sobre el terreno hay muchas estadísticas y datos que apoyan la bajada (de nuevos casos). Están cayendo, y están cayendo por las acciones que se han llevado a cabo».

El líder del equipo de la OMS recordó que hasta la tercera semana de enero el crecimiento de los casos era «exponencial»: «Podríamos esperar que una curva así siguiese creciendo y que luego fuese cayendo poco a poco al no encontrar más personas susceptibles de infección. Pero fue bloqueada de forma abrupta y acabó bajando».

Este «tremendo esfuerzo», agregó, es «extremadamente importante para China y para el resto del mundo», aunque advirtió a la comunidad internacional que «hemos ganado algo de tiempo pero tenemos que usar ese tiempo mejor de lo que lo hemos hecho hasta ahora».

«Tenemos que trabajar rápido. La comunidad internacional todavía no está mentalizada», exhortó el experto.

Aylward también citó algunos defectos en la reacción china como los retrasos iniciales en las alertas sanitarias y la falta de camas en hospitales, especialmente en la provincia de Hubei, epicentro del brote, aunque la mayoría de sus declaraciones fueron favorables a las autoridades del país asiático.

«No solo es alabar a China sino abrir las puertas y ver qué se puede hacer» en otros países ante la expansión internacional del COVID-19, matizó.

Una de las medidas que reclamó Aylward fue poner fin a las restricciones de transporte y comercio que algunos países han establecido con China: «China es el país con más experiencia del mundo contra esta enfermedad (…). Si los países ponen barreras ante China, solamente van a poner en riesgo la capacidad de todos de solucionar esto».

El doctor canadiense sugirió a China tratar de recobrar la normalidad económica y social y advirtió de que la recuperación «llevará tiempo» porque la epidemia «podría estar activa durante meses».

A este respecto, Aylward reclamó a las autoridades chinas que no caigan en la complacencia ante la caída de los nuevos casos: «La gente no está inmunizada ante este nuevo patógeno. El número de casos podría volver a subir si la gente vuelve a la normalidad, al trabajo, a abrir las tiendas… creer que has vencido al virus es el mayor riesgo».

Preguntado acerca de la ciudad de Wuhan -capital de Hubei, epicentro del brote y en cuarentena desde hace más de un mes-, el técnico aseguró que están «yendo en la dirección correcta»: «El riesgo de Wuhan ha bajado mucho, ha cambiado completamente. Los nuevos casos (en el resto de China) ya no tienen relación con Wuhan».

En la rueda de prensa también intervino Liang Wannian, líder de la parte china de la misión, quien presentó algunos nuevos datos del virus, como que no se ha descubierto hasta el momento ninguna mutación relevante o que la tasa de mortalidad es entre el 3 y el 4 por ciento en China o del 0,7 % si se excluyen los casos de Wuhan.

Asimismo, la capacidad de contagio del coronavirus es de entre 2 y 2,5 personas por cada infectado, y, aunque la mayoría de pacientes son de entre 30 y 69 años, Liang indicó que el virus afecta a personas de todas las edades.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot