Prisión provisional para el experto en comilonas sin pagar: el «gastrojeta»

Esto es así porque, desde noviembre de 2022, este hombre de 50 años cuenta con un largo historial de comidas sin pagar fingiendo infartos que se refleja en las veinte detenciones, aunque se cree que puede haber otros muchos casos con simpa o sin denuncia por parte de los dueños.

0
120
FOTOGRAFÍA. ALICANTE (ESPAÑA), 21 DE SEPTIEMBRE DE 2023. El 'gastrojeta', durante el juicio celebrado hoy tras su vigésimo arresto por no querer pagar en un restaurante del centro de Alicante. Efe

Alicante (Comunidad Valenciana), jueves 21 de septiembre de 2023 (Efe).- Un juzgado de Alicante ha decretado la prisión provisional para el hombre de 50 años experto en comilonas en restaurantes antes de fingir infartos para no pagar, conocido por la Policía Nacional como el ‘gastrojeta’, quien en el juicio de este jueves por su último ‘golpe’ ha sonreído al juez cuando le ha preguntado si es reincidente en este tipo de estafa leve.

Con veinte arrestos en menos de un año en Alicante por este tipo de estafa en restaurantes de las calles más turísticas, este individuo lituano con apariencia del «típico turista ruso» con dinero se ha sentado hoy en el banquillo en un juicio rápido en el Juzgado de Instrucción número 9 de Alicante por la última estafa cometida el pasado martes en «El buen comer» de la calle Mayor de la localidad.

Tras esta vista oral, también ha pasado a disposición judicial en otros dos juzgados (el 4 y el 5) durante la mañana por requisitorias similares que tenía pendientes, y en éste último, el Instrucción 5, su titular ha ordenado su ingreso en prisión por reiteración en un delito leve de hurto, según fuentes jurídicas consultadas por Efe.

En la vista por lo ocurrido el martes, el «gastrojeta» ha prestado declaración con la ayuda de un intérprete jurado lituano y ha asegurado que no recuerda lo ocurrido en el restaurante-tapería «El buen comer», pero, preguntado por si había hecho antes ese tipo de estafa, se ha limitado a sonreír y a afirmar que sí.

Restaurante afectado: No creemos que deje de hacerlo

La Fiscalía ha pedido para el «gastrojeta» tres meses de multa a razón de 10 euros diarios, pagar la cuenta pendiente con El buen comer, de 34,85 euros, y seis meses de alejamiento con este local, aunque el administrador del restaurante, Juan Carlos Gracia, lo ve poco por «el escándalo» que montó el individuo durante casi dos horas, interrumpiendo el paso por la puerta al arrojarse al suelo junto a la puerta de entrada cuando fingía estar indispuesto.

«Entre que pagaba y no pagaba, que se tiró al suelo, y estaba bien o no y que llegó la Policía y lo levantó… estuvimos entre una hora y media y dos sin poder facturar, con el restaurante totalmente parado por el escándalo. Y eso nadie lo paga», ha lamentado Gracia.

El responsable de El buen comer ha opinado que, «visto cómo actúa esta persona, no creo que deje de hacerlo» ya que su actitud da «la sensación de que le da igual».

«Cuando entró en el restaurante se comportó normal, no había nada que destacar» porque, pese a que aparentaba desconocer el idioma, sabía comunicarse sin problemas e, incluso, “la palabra whisky sí que sabía decirla».

Paella de marisco y un whisky: su último intento
El pasado martes se le detuvo después de entrar al comedor del establecimiento, pedir «paella de marisco para uno» y un whisky, «que se bebió de un trago», antes de pedir otros dos con refrescos de cola, e intentar marcharse sin pagar.

Le detuvo un camarero antes de que pudiera hacer el «simpa» y en ese momento adujo que iba al hotel para coger dinero y regresar, pero al exigirle el pago en ese instante, se arrojó al suelo en medio de la puerta y fingió ostensiblemente una indisposición. En el restaurante no le creyeron y llamaron a la Policía, que reconoció al gastrojeta en el acto.

Esto es así porque, desde noviembre de 2022, este hombre de 50 años cuenta con un largo historial de comidas sin pagar fingiendo infartos que se refleja en las veinte detenciones, aunque se cree que puede haber otros muchos casos con simpa o sin denuncia por parte de los dueños.

Entre las características que acompañan al gastrojeta, según ha explicado a Efe un policía Nacional que lo ha detenido cuatro veces, está que siempre pide varias copas de whisky de la marca White Label y que suele pedir ensaladilla rusa, «que parece que le gusta bastante».

No es la primera vez que este hombre entra en prisión ya que hace unos meses otra juez de Alicante ordenó su ingreso por reiteración, aunque salió 22 días después y siguió con estos episodios, que han puesto sobre aviso al sector hostelero alicantino.