PSOE, Podemos y separatistas negocian con PP para excluir a VOX de Mesa del Congreso

FOTOGRAFÍA. PRESIDENCIA DE GOBIERNO DE ESPAÑA (MADRID), 06.05.2019. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, a su llegada a La Moncloa. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (PSOE), saluda al presidente del Partido Popular, Pablo Casado (PP). El encuentro sirve para negociar la gobernabilidad del España. Casado dice que no quiere ver a Podemos y PNV en el gobierno. Lasvocesdelpueblo

Lasvocesdelpueblo y Agencias – Si el PP de Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo acepta la oferta del PSOE, de los separatistas, de los proetarras de Bildu y neocomunistas de Podemos de excluir a VOX de la Mesa del Congreso de los Diputados, el PP se aseguraría hasta dos puestos en la Mesa del Congreso, gracias a sus 89 diputados: una vicepresidencia y una secretaría; pero, el PP de Casado y Cayetana se quedará solo en una Mesa de parlamentarios del PSOE; de comunistas de Izquierda Unida (IU) y de chavistas neocomunistas de Podemos y sus alianzas separatistas en Cataluña (En Común Podemos de Ada Colau y el separatista Jaume Asens Llodrà); y de otras formaciones secesionistas (ERC, PNV o JxCAT), siempre y cuando estas últimas formaciones (PSOE, Podemos, proetarras y separatistas) actúen coordinadas contra la alternativa constitucionalista contra el Procés separatista en Cataluña, la llamada «Tres Derechas»: Ciudadanos, VOX y PP. Madrid (España), sábado 16 de noviembre d e2019. 

De todo modo, costará mucho al PSOE, Podemos y PP justificar la ausencia de la tercera fuerza política de España en la Mesa del Congreso de los Diputados mientras apoyan la presencia de partidos separatistas y de la cuarta formación política (Podemos) con tan solo 31 diputados de los 57 escaños de la tercera fuerza política (VOX), excluida con sus maniobras totalitarias.

LA OFERTA ENVENENADA

Se trata de una oferta envenenada de los enemigos de España a un PP que ni ha podido levantar cabeza ante el hundimiento de Ciudadanos, al quedar muy lejos de los 100 diputados. “Es tiempo de guerra” y la hambre puede acabar siendo el principal adversario tanto del PP como de Ciudadanos para mantener en pie sus sedes y personal. Si el PP ha aceptado sentarse a negociar, tal como ha avanzado Efe éste sábado, no es para intercambiar nada bueno con VOX porque con los de Abascal no se negocia ni España ni su gente, tampoco la formación de Abascal firma acuerdos políticos; es más, es un lema de VOX. De momento, parece que Podemos cumpla con su veto a Ciudadanos y no quiera oír nada de Cs ni siquiera que Cs aparezca por error en la Mesa del Congreso a cambio de VOX.

Si el PP de Pablo Casado y Cayetana Álvaro de Toledo comparte la idea de dejar a Vox fuera de la Mesa, la opción es factible. En un escenario así, el PSOE y Unidas Podemos intentarían atraer a Más País y a las demás formaciones: ERC, JxCat, PNV, Bildu, Coalición Canaria, Nueva Canarias, BNG, PRC y Teruel Existe. Para apartar a Vox de la Mesa, por tanto, los partidos que secunden la idea tienen que superar dos números: o el de papeletas que esta formación se ha asegurado al obtener 52 escaños, o el que salga de las distintas combinaciones con el PP y quizá con Cs y con Navarra Suma. 

La exclusión de Vox de la Mesa del Congreso es una posibilidad que están meditando sectores del PSOE y de Unidas Podemos, pero para llevarse a cabo es necesaria una negociación muy compleja con el PP como elemento central.

Si el PP de Pablo Casado y Cayetana Álvaro de Toledo comparte la idea de dejar a Vox fuera de la Mesa, la opción es factible. Si no es el caso, como fuentes del PP consultadas por Efe creen que sucederá, pues recuerdan que es la tercera fuerza de la Cámara, todo dependerá de un hipotético pacto entre PP y el partido de Santiago Abascal. Vox, entonces, podría garantizarse al menos un puesto en la Mesa del Congreso de los Diputados de la XV Legislatura del Reino de España.

Pase lo que pase en la suma (PP, VOX y Ciudadanos), la alternativa al ‘mal gobierno liderado por el candidato del PSOE Pedro Sánchez y candidato de Podemos Pablo Iglesias, el PSOE y Unidas Podemos necesitarán el concurso de prácticamente todas las demás formaciones de golpistas en Cataluña: ERC, JxCAT; los partidos proetarras y separatistas de las Vascongadas y Galicia: BNG, Bildu, PNV; y el resto de los llamados separatista moderados -quienes aún no hayan adoctrinado suficientemente a los ciudadanos en sus regiones- lo considerados “regionalistas”: Coalición Canaria, PRC y Teruel Existe para conseguir excluir a VOX de la Mesa del Congreso.

Las explicaciones a tan alambicadas combinaciones tienen que ver con la particular forma de designación de los nueve integrantes de la Mesa: en urna y con papeleta sin identificar.

La composición se conocerá el 3 de diciembre, el día en que se constituyen las Cortes, por lo que hasta entonces los partidos disponen de margen para negociar.

El reglamento del Congreso define el procedimiento, que consta de tres o cuatro votaciones:

La primera es para elegir por mayoría absoluta al diputado que ejercerá la Presidencia del Congreso; si nadie logra esa mayoría, 176 papeletas, se enfrentarán en segunda votación los dos aspirantes más respaldados, y entonces bastará una mayoría simple.

Lo más probable es que el puesto sea del PSOE.

Las dos votaciones restantes determinarán el orden de las cuatro vicepresidencias y el de otras tantas secretarías. Las ocuparán los parlamentarios que reciban los cuatro resultados más altos.

Para apartar a Vox de la Mesa, por tanto, los partidos que secunden la idea tienen que superar dos números: o el de papeletas que esta formación se ha asegurado al obtener 52 escaños, o el que salga de las distintas combinaciones con el PP y quizá con Cs y con Navarra Suma.

Éste es un escenario probable, reconocen fuentes parlamentarias consultadas: PP, Vox, Cs y Navarra Suma se ponen de acuerdo para repartirse cargos de la Mesa, descontada la Presidencia.

De cómo se intercambien los votos de sus 153 diputados en total dependerán los puestos que logren, partiendo de la base de que es imposible que acaparen las cuatro vicepresidencias y las cuatro secretarías.

En un escenario así, el PSOE y Unidas Podemos intentarían atraer a Más País y a las demás formaciones: ERC, JxCat, PNV, Bildu, Coalición Canaria, Nueva Canarias, BNG, PRC y Teruel Existe.

Dejando fuera del tablero a la CUP, con la que los socialistas, a priori, no pretenden dialogar ni para la investidura de Pedro Sánchez, la suma de diputados por este lado ascendería a 195.

También aquí se hace imposible retener las cuatro vicepresidencias y las cuatro secretarías, por lo que los partidos de este bloque deberán hilar muy fino para optar a las vicepresidencias y a las secretarías más importantes.

Otro escenario: PP y Vox no se ponen de acuerdo para negociar la Mesa y van por libre.

Si ocurre, el PP de Casado y Cayetana se aseguraría una vicepresidencia y una secretaría gracias a sus 89 diputados, pero corren el riesgo de quedarse solos en una Mesa de parlamentarios socialistas, de Unidas Podemos y de otras formaciones, siempre y cuando estos últimos actúen coordinados.

Coordinación que buscaría quedar por encima de los 52 votos de Vox, así que los de Abascal, en un escenario como éste, sí podrían quedar fuera.

Por tanto, si Vox quiere estar en la Mesa necesita al PP, y si el PP quiere equilibrar la correlación de fuerzas en la Mesa, necesita a Vox. Y a Cs.

De todo modo, costará mucho al PSOE, Podemos y PP justificar la ausencia de la tercera fuerza política de España en la Mesa del Congreso de los Diputados mientras apoyan la presencia de partidos separatistas y de la cuarta formación política (Podemos) con tan solo 31 diputados de los 57 escaños de la tercera fuerza política (VOX) excluida con sus maniobras totalitarias.

El desenlace, en próximas fechas.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot