Querella de JUPOL contra el jefe de Policía por “poner en riesgo la seguridad de policías”

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 18.10.2019. Vista de las fotografías de los hechos y un combo de fotografía del agente del Cuerpo Nacional de Policía, de las Unidades de Intervención Policial (UIP), destinado a Cataluña a vísperas del tercero aniversario del 1-O y de la publicación de la sentencia del Procés, cayó inconsciente después de recibir una pedrada contundente, lanzada por los terroristas callejeros del separatismo anoche en la Vía Layetana de Barcelona. Ñ Pueblo Lasvocesdelpueblo

Redacción – La querella se ha presentado en los juzgados de instrucción de Barcelona y en ella se acusa a los mandos policiales por un delito de lesiones por imprudencia y otro contra los derechos de los trabajadores. JUPOL recuerda que, durante los disturbios producidos en Cataluña por la sentencia del proceso independentista, cerca de 300 agentes de la Policía Nacional resultaron heridos, al menos cuatro de ellos de gravedad. Madrid (España), viernes 17 de enero de 2020.

 El sindicato JUPOL, mayoritario en el Consejo de la Policía, ha presentado una querella en los juzgados de instrucción de Barcelona contra el Director General de la Policía, Francisco Pardo y contra el Director Adjunto Operativo, José Ángel González, por la “nefasta” organización de la Operación Ícaro en la que casi 300 agentes de la Policía Nacional resultaron heridos.

Para JUPOL, la mala organización del operativo que se puso en marcha en Cataluña con motivo de los disturbios protagonizados por los independentistas radicales tras la sentencia del proceso independentista. Un operativo en el que José María García, secretario general de JUPOL, ha asegurado que “existía una falta de efectivos, una mala organización de los mismos y una importante falta de medios materiales y técnicos que permitieran frenar los graves disturbios de una forma segura y efectiva para los agentes de la Policía Nacional”.

Por este motivo, JUPOL ha presentado esta demanda ante los principales responsables de la Operación Ícaro, en el que se les acusa de un delito de lesiones por imprudencia y otro contra los derechos de los trabajadores.

García ha recordado que “por culpa de la mala organización de la operación, la falta de medios materiales y humanos se produjeron lesiones en al menos 283 agentes de la Policía Nacional”.

Falta de medios humanos y materiales

En la querella presentada por este sindicato se relatan las escenas vividas por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía durante los disturbios. Un relato que muestra el “caos” que se vivió durante los enfrentamientos de los radicales con los policías. JUPOL ha destacado que durante los disturbios los agentes tenían que “reciclar” el material antidisturbios ya utilizado y que incluso las ambulancias no podían acceder a las zonas de disturbios para poder atender a los heridos.

José María García asegura que “a pesar de haber desplazado a cerca de 3.000 policías a Cataluña, la dirección del dispositivo decidido, de una manera irresponsable, no efectuar los relevos necesarios de personal, quedando muchos agentes inoperativos durante los disturbios y no dotar a los policías del material antidisturbios necesario para afrontar el clima de guerra que se vivía en las calles de Cataluña”.

Otra parte de la querella denuncia la decisión de no activar los vehículos antidisturbios propiedad de la Policía Nacional, como el camión de agua o los vehículos blindados de la UIP, los BMR 6×6 y los Uro Vamtac. “Vehículos con los que se hubiera podido frenar la violencia de los radicales independentistas de una manera eficiente, y lo más importante, evitando múltiples heridos dentro de las filas de la Policía Nacional”, ha añadido García.

Falta de asistencia sanitaria

La mala organización del operativo por parte del Director General de la Policía y del DAO llego incluso, según ha relatado JUPOL, a limites que atentaron contra la salud y la integridad física de los agentes.

JUPOL ve inadmisible que la mala organización “impidiera el acceso de los servicios sanitarios a las zonas donde se producían los disturbios supone un delito grave y podía haber agravado las lesiones sufridas por los agentes”.

Una serie de fallos organizativos y de malas decisiones que, para este sindicato, “suponen graves delitos”. José María García asegura que, “las malas decisiones, la inexistente evaluación de riesgos y la falta de medios humanos y materiales son las principales causas del gran número de heridos en las filas del CNP”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies