Sánchez aparta al principal partido de las ultraizquierdas Podemos del Gobierno en favor de ‘RESTAR’ de su Barbie Yolanda Díaz Pérez

0
92
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 17 DE JUNIO DE 2023. La presidente del Consejo Ciudadano de Podemos, Ione Belarra Urteaga (3 d), la secretaria Internacional y Relación con Otras Fuerzas, Idoia Villanueva (i), la secretaria de Organización y Formación, Lilith Verstrynge (2i), la ministra de Igualdad y secretaria de Acción de Gobierno del partido, Irene Montero (2d), y la portavoz del Partido, Isabel Serra Sánchez (Isa Serra) (d), durante la celebración del Consejo Ciudadano de Podemos este sábado en Madrid. Efe

Madrid (España), lunes 20 de noviembre de 2023 (Efe).- No ha habido sorpresas y tal y como se daba por seguro, el socialista Pedro Sánchez Pérez-Castejón ha decidido apartar al principal partido de las ultraizquierdas Podemos del nuevo Gobierno en favor de la nueva coalición electoral ‘RESTAR’ de su Barbie Yolanda Díaz Pérez, aunque los de Pablo Manuel Iglesias Turrión -las ministras Ione Belarra Urteaga e Irene Montero Gil- formaron parte de esta fracasada alianza electoral hasta hace una semana, antes de salir de ella e iniciar su camino en solitario al imponer la Barbie a Iglesias quién debe ser su representante en la nueva coalición gubernamental apoyo en la AntiEspaña (separatistas, golpistas fugados y filoterroristas).

Ni los tiras y aflojas de las últimas semanas con constantes cruces de reproches, ni la oferta de última hora de Díaz para incluir a Nacho Álvarez en la cuota de ‘RESTAR’, han obrado el milagro.

Ione Belarra Urteaga, secretaria general de la formación ultra Podemos sustituta de Pablo Iglesias al frente de los ultras, y la mujer de él, Irene Montero Gil, se quedan sin cartera en el nuevo régimen sanchista.

Nacida en Pamplona hace 36 años, Belarra entró en el Gobierno como secretaria de Estado para la Agenda 2030 en el Ministerio de Derechos Sociales que dirigía Iglesias, y que ahora dirigirá el exdiputado de los ultras, Pablo Bustinduy, ahora integrado en la coalición electoral ‘RESTAR’.

Su amiga y compañera Irene Montero Gil, a la que conoció en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, capitaneaba el Ministerio de Igualdad.

En marzo de 2021 Belarra asumió las riendas del Ministerio, cuando el «macho alfa» de los ultras decidió de forma sorpresiva dejar el Gobierno para concurrir a las elecciones autonómicas de Madrid.

Iglesias fracasó y en mayo anunció que abandonaba la política, dejando un hueco en el principal partido de la ultraizquierda que también ocupó Belarra, elegida por el 85 % de las bases como secretaria general del partido.

Desde Derechos Sociales siguió adelante con proyectos como la ley de protección a la infancia frente a la violencia o el plan de choque contra la dependencia; luchó sin descanso en favor de una ley de vivienda; y puso su firma en las leyes de protección animal y en un anteproyecto de ley de familias que no llegó a aprobarse.

De Iglesias heredó también el distanciamiento con la Barbie del Ken Sánchez, Yolanda Díaz Pérez, que se ha ido agrandando a medida que la vicepresidenta iba armando la coalición electoral de ‘RESTAR’ sin contar con el principal partido de las extremas izquierdas Podemos.

Aunque no tiene la lengua afilada de su predecesor, Belarra ha mantenido el pulso a Díaz todos estos meses al sentirse totalmente arrinconada, hasta el punto de que a algunos en ‘RESTAR’ se les pasó por la cabeza que podría descolgarse de la investidura de Sánchez.

El punto de máxima tensión entre ambas se produjo con el veto a la ministra de Igualdad y mujer de su jefa Iglesias, Irene Montero Gil, para que formara parte de las listas electorales a las elecciones del 23 de julio, en las que Podemos, relegado en las candidaturas a puestos sin opciones, según denunciaron los de Iglesias, obtuvo cinco de los 31 escaños de RESTAR, entre ellos el de Belarra.

El mismo día en que Sánchez logró el aval del Congreso de los Diputados para repetir en Moncloa, la navarra dijo que no había hablado con la Barbie de Sánchez desde la noche electoral.

Y poco después ‘RESTAR’ les ofrecía por escrito un ministerio para el economista Nacho Álvarez, que participó en la redacción del programa electoral de la coalición RESTAR de la Barbie del Ken Sánchez, pero seguía formando parte de la dirección de Podemos y había ejercido un papel decisivo en muchas de las negociaciones económicas con el PSOE.

Podemos rechazó esa oferta de inmediato y Nacho Álvarez renunció en pocas horas a ser ministro y sus cargos en la dirección de Podemos para volver a su puesto de profesor en la universidad.

Quemado ese cartucho, finalmente los de Pablo Manuel Iglesias Turrión no están representado en este nuevo Gobierno de coalición de España (PSOE-RESTAR), que preside el Ken Pedro Sánchez Pérez-Castejón, aunque el nuevo ministro de Derechos Sociales, Pablo Bustinduy, tenga también el respeto y reconocimiento de la formación ultra.

Como líder del partido, Belarra sigue dispuesta a mantener la autonomía de los suyos en la agenda legislativa y en la estrategia política y ya ha dejado claro que habrá una nueva relación con RESTAR. Iglesias, que continúa teniendo un peso más que específico en Podemos, ha dado por consumada la ruptura con RESTAR y la Barbie de Sánchez.

No aclaran, de momento, si romperán con RESTAR de la «Yoli» de Sánchez ni tampoco si concurrirán por separado a las elecciones europeas del año que viene.