Soledad acrecienta el sufrimiento de los ancianos españoles enfermos de coronavirus

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 04.04.2020. La soledad que viven los ancianos, enfermos o no de COVID-19, en los hospitales, geriátricos y centros sociosanitarios acrecienta el sufrimiento de los mayores y sus familiares, una situación que es difícil de revertir dada la alta tasa de contagio del coronavirus. Efe

Efe – La soledad que viven los ancianos, enfermos o no de COVID-19, en los hospitales, geriátricos y centros sociosanitarios acrecienta el sufrimiento de los mayores y sus familiares, una situación que es difícil de revertir dada la alta tasa de contagio del coronavirus. Barcelona (España), lunes 6 de abril de 2020. 

En una entrevista con EFE, el doctor Josep Maria Via, de la Fundación Edad y Vida, ha reflexionado sobre el sufrimiento de las personas mayores a causa del aislamiento y ha incidido en cómo muchas de ellas han fallecido en completa soledad, lejos de sus hijos y nietos.

“Esta situación es difícil en todas partes pero especialmente para las personas mayores por la soledad que impone el confinamiento de toda la sociedad, es una animalada, pero la verdad es que no se cómo se podría solucionar”, ha reconocido el experto.

Los sanitarios han empezado a notar que algunos ancianos ingresados en geriátricos y sociosanitarios ‘se dejan ir’ hacia la muerte y dejan de comer por el sufrimiento emocional que les supone no contar con la presencia de sus familiares, que se añade al impacto físico que supone la enfermedad.

En el mismo sentido se han expresado fuentes del sector de los centros sociosanitarios, en los que están ingresadas personas, generalmente mayores, que han sufrido intervenciones quirúrgicas graves o están intentando superar ictus u otras patologías que pueden ser irreversibles.

Fuentes de Hestia Alliance, uno de los grupos sociosanitarios más grandes de España, han indicado a EFE que también han observado que el sufrimiento psicológico de las personas ingresadas en sus centros se agranda por la prohibición de la presencia familiar.

Estas fuentes piden que las autoridades sanitarias intenten pensar y abordar “de otra manera” el aislamiento, especialmente en las situaciones próximas al final de la vida de un anciano o un enfermo terminal, aunque comprenden que “es difícil y complicado” debido al alto índice de contagio del virus.

Las residencias de ancianos y los centros sociosanitarios son espacios en los que se ha cebado el coronavirus, con muchos afectados y fallecidos.

Hasta el día de ayer, y desde el día 15 de marzo en Cataluña han fallecido 571 personas en residencias geriátricas de un total de 2.508 fallecidos en la comunidad por la COVID-19, según datos facilitados por el Govern.

Ningún médico había vivido hasta ahora, con la expansión mundial de la COVID-19, una situación epidemiológica de este alcance, ha indicado el doctor Via.

“Es absolutamente nuevo y hemos ido muy lentos en todo, siempre unos días por detrás de la realidad”, ha reconocido el facultativo.

Via ha explicado que no comprendió la gravedad de esta enfermedad hasta que el doctor Bonaventura Clotet, referente mundial en la lucha contra el sida, le indicó que el coronavirus era diez veces más letal que la gripe estacional y el doble de contagioso.

“Cada día descubrimos aspectos más terroríficos de este coronavirus, por ejemplo, hay enfermos que sólo presentan al principio un eccema en la piel o una diarrea que pueden desembocar en una neumonía”, ha indicado.

Ha lamentado que las autoridades sanitarias españolas y catalanas no hayan establecido un canal directo de comunicación con los médicos chinos que han tratado la enfermedad y la epidemia en el país asiático porque eso, a su juicio, quizás habría facilitado la toma de decisiones más rápidas, a nivel general.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot