Casado contra los indultos en Barcelona: Ni la Justicia no es revancha ni la Constitución es venganza y ni la sentencia del Tribunal Supremo es castigo

.”No podemos aceptar que se hable de la justicia como revancha, de la Constitución como venganza o de una sentencia de un tribunal democrático como castigo, ni que se hable de dar un golpe a la legalidad como magnanimidad o de decir que la ruptura de la igualdad entre españoles puede ser convivencia o que la ruptura de la unidad nacional puede ser concordia”

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 17.06.2021. El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención este jueves en la segunda jornada de la XXXVI Reunión del Círculo de Economía. Efe

Efe.- Barcelona (España), jueves 17 de junio de 2021. El presidente del PP, Pablo Casado, ha mantenido este jueves en Barcelona su rechazo tajante a los indultos de los líderes independentistas porque no cree que esa sea la vía para la concordia y ha advertido de que esa decisión traerá en el futuro “más frustración”.

Casado se ha ratificado en su oposición a los indultos en su intervención en la XXXVI reunión del Círculo de Economía después de que los máximos responsables de este lobby empresarial hayan defendido la aprobación de esa medida de gracia para facilitar la concordia entre Cataluña y el resto de España.

Frente a esa posición, el líder del PP ha defendido la suya y ha subrayado que, desde la sinceridad, la mantendrá tanto en Madrid como en el resto de España

Ha insistido en que Cataluña no tiene un problema de democracia, sino que existe un problema de cumplimiento de la ley, y hay que cumplir tanto con la Constitución como con el Estatuto.

“No podemos aceptar que se hable de la justicia como revancha, de la Constitución como venganza o de una sentencia de un tribunal democrático como castigo, ni que se hable de dar un golpe a la legalidad como magnanimidad o de decir que la ruptura de la igualdad entre españoles puede ser convivencia o que la ruptura de la unidad nacional puede ser concordia”, ha recalcado.

Tras hacer hincapié en que “la sublimación de la concordia fue la Constitución y la del diálogo es la ley”, ha recordado que se está hablando de indultos sin arrepentimiento, amenazando con la reincidencia y con informes de los tribunales en contra.

Casado se ha preguntado si eso no provocará más frustración en el futuro y si, citando a José Ortega y Gasset, esos “esfuerzos inútiles acaban produciendo melancolía”.

El presidente del PP se ha mostrado en contra de quienes defienden que los catalanes puedan decidir sobre el resto de la configuración de España y se ha preguntado qué es lo que se quiere decidir y para qué.

Tras afirmar que en Cataluña no existe un problema de falta de votaciones, ha asegurado que nadie está en contra de este territorio, “ni siquiera -ha precisado- los partidos que legítima y pacíficamente no estamos de acuerdo”.

Casado ha recordado experiencias como las de Quebec y Escocia, y en esta última cree que se demostró que “el nacionalismo siempre es insaciable porque si no, deja de ser nacionalismo, y el día en el que no reivindica más, se convierte en un partido de derechas o de izquierdas”.

“Jamás haré nada en contra de Cataluña porque quiero a Cataluña, y por eso quiero que recupere la prosperidad, vuelvan las empresas y no haya más confrontación en la calle, pero no haciendo cesiones que sólo van a traer frustración en el futuro”, ha añadido.

Cualquier camino ha reiterado que ha de pasar por la ley porque es la que ampara dentro de una democracia, y la convivencia ha considerado que ha de llegar de diálogo entre todos.

Para Casado, lo peor es que ni siquiera hay convicción en el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al conceder los indultos ya que años atrás defendía el cumplimiento íntegro de las penas a los dirigentes del procés.

A su juicio, lo único que hay es una estrategia para permanecer más tiempo en el poder.

Frente a ese cambio de criterio, ha recalcado que el PP mantiene su posición y su coherencia.

“Yo sigo aquí pidiendo una libertad y una legalidad sin ira, intentando construir una Cataluña para todos (…) Mi obligación para gobernar España es ser útil a Cataluña y a todos los catalanes, y eso es lo que vamos a hacer, aportando soluciones a sus problemas reales”, ha añadido.

Casado cree que lo que precisa Cataluña es un plan de futuro en muchos aspectos, “pero no cambiar la legalidad a la carta y hacerlo con quienes garantizan un beneficio parlamentario”.

Esos indultos ha dicho que no pueden aceptarse como una descompresión de la situación.

Casado ha citado al expresidente de la Generalitat Josep Tarradellas para subrayar que hay que aparcar las cuestiones en las que no es posible el acuerdo para centrarse en las que se puede trabajar en común.

“Eso es concordia. El suelo común en el que pueden apoyarse los acuerdos y los desacuerdos, en palabras de Julian Marías, y eso es lo que mi partido siempre va a defender para toda España y -ha añadido- para una parte fundamental como es Cataluña”,

Por otra parte, el presidente del PP se ha referido a la presencia del rey en las jornadas del Círculo de Economía (donde no le recibió el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès García, pero si conversó posteriormente con él), para calificar de buena noticia que asista a actos en Cataluña.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot