Convivo de maravilla con el cáncer

0
63
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (REINO DE ESPAÑA), 13 DE NOVIEMBRE DE 2019. Convivo de maravilla con el cáncer. Trabajo de investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS de Barcelona sobre un método de cribado no invasivo que mejora la detección precoz del cáncer de colon. Efe
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (REINO DE ESPAÑA), 13 DE NOVIEMBRE DE 2019. Convivo de maravilla con el cáncer. Trabajo de investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS de Barcelona sobre un método de cribado no invasivo que mejora la detección precoz del cáncer de colon. Efe

Madrid (Reino de España), miércoles 27 de marzo de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias).- «Convivo de maravilla con el cáncer». […]; 44.300 nuevos casos de cáncer colorrectal en España […] «una sesión de quimio duraba 21 días con sesiones en vena de hasta cuatro horas».

  • Octavio admite que su situación es delicada, pero es consciente de «la cantidad de gente que sobrevive». «Me tomo las pastillas como si fuese a comulgar. Convivo de maravilla con el cáncer. La enfermedad no me evoca la muerte sino una etapa de la vida que sé que voy a ganar», precisa.

Joaquín, tiene 65 años, le detectaron cáncer de colon hace cinco, pertenece a esa población diana (50 a 69 años) que puede acceder a los programas de cribado, aunque solo lo hace un 35 %. No es su caso, sin síntomas se hizo una prueba, dio positivo y hoy está en remisión: «Me tocó la lotería».

En una entrevista con Efe, en la semana del día mundial contra el cáncer de colon (31 de marzo), Joaquín considera que lo ha superado, pero acude cada año a revisión. Este mallorquín no puede estar más agradecido a aquella campaña piloto que hizo la consejería de Sanidad de Baleares en 2018 en Artá (Mallorca)y que permitió coger a tiempo un cáncer en fase 3, operable y sin metástasis.

Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se espera que en 2024 se diagnostiquen en España unos 44.300 nuevos casos de cáncer colorrectal, 2.000 más que en 2023 con la novedad de que hay pacientes cada vez más jóvenes, con tumores más agresivos y en fases avanzadas.

Una tendencia al alza en menores de 50 que se prevé continúe en los próximos años, por lo que los programas para la detección precoz de uno de los tumores con mejor diagnóstico hace que los expertos demanden bajar la horquilla de edad para los programas de cribado a los 45 años.

En una entrevista con Efe, la jefa de la sección de Oncología del hospital universitario Gregorio Marañón, Pilar García Alfonso, corrobora que cada vez hay más casos en adultos jóvenes, incluso veintiañeros, con cáncer de colon metastásico por lo que insta a cambiar el concepto de la población y sensibilizar a pacientes y médicos para que no se infravaloren los síntomas en menores de 50.

Actualmente en España, el cribado para el cáncer de colon es de 50 a 69 años si bien Sanidad ha anunciado que ensanchará la horquilla hasta los 74, tras aprobarse esta ampliación en la ponencia de cribados y próximamente en la Comisión de Salud Pública.

«Empieza a haber un clamor que justifica abrir la horquilla para que entre población más joven», señala esta oncóloga que también valora la ampliación a los 74 años, ya que el 40 % de los casos se diagnostican con 75 de media.

Esta experta en tumor colorrectal informa de que, a fecha de hoy, no hay datos consistentes para explicar por qué se da este tipo de cáncer en edad temprana.

No obstante, reconoce que el tabaco, el alcohol, el estrés, las comidas procesadas o la carne roja contribuyen, y otras como el abuso de antibióticos se manejan como meras hipótesis. Esta oncóloga subraya que los pacientes metastásicos no tienen posibilidad de curación salvo con la cirugía de las metástasis y ha señalado que tratamientos sistémicos y nuevos fármacos permiten controlar el tumor y prolongar la mediana de supervivencia.

Un ejemplo, dice, es el análisis del ADN tumoral circulante (ctDNA) un avance reciente que se basa en el ciclo de vida natural del tumor o la inmunoterapia en estadios muy localizados «con regresión total sin necesidad de hacer quimioterapia, radioterapia o cirugía».

«El mejor conocimiento genómico del cáncer colorrectal está permitiendo conocer subgrupos muy importantes, con biomarcadores predictivos que posibilitan tratamientos dirigidos para que el paciente viva más años y en mejores condiciones» señala esta experta, que confía que estas innovaciones sean financiadas por el Sistema Nacional de Salud.

El caso de Joaquín no requirió tratamientos innovadores. El seguimiento fue en el hospital de Manacor y lo peor, dice, fue la quimioterapia. «Una sesión de quimio duraba 21 días con sesiones en vena de hasta cuatro horas. Los 14 días siguientes tomaba diez pastillas diarias y la última semana nada, y así durante seis meses» recuerda Joaquín que se refiere a los efectos secundarios.

Una neuropatía en la planta del pie que se lo deja «acartonado, como dormido» y que también percibe, aunque con menos intensidad, en los dedos de las manos.

Pese a estos incidentes, Joaquín solo tiene palabras de agradecimiento para la prueba que le salvó la vida y cree que no hay suficientes campañas que visibilicen «lo bueno de la prevención», aunque en Artá, reconoce, sus vecinos y los clientes que acudían a su taller mecánico, vistos los resultados ya toman ejemplo.

Escucha a tu cuerpo, #EscuchaATuColon es la campaña que ha puesto en marcha la compañía especializada en ciencia y tecnología Merck España para trasladar que el cáncer de colon que se visibiliza a tiempo logra tasas de supervivencia del 90 %.

Entre las historias que cuentan en su campaña para visibilizar los beneficios de los cribados está la de Octavio, 55 años, adiestrador canino, colaborador de la radio y televisión gallega y con cáncer colorrectal diagnosticado a los 44. Uno ejemplo de cáncer temprano.

Tras las intervención y varios ciclos de tratamiento, Octavio se consideraba curado, pero en 2016 le detectaron metástasis en el hígado y hoy acude a revisión cada seis meses.

Octavio admite que su situación es delicada, pero es consciente de «la cantidad de gente que sobrevive». «Me tomo las pastillas como si fuese a comulgar. Convivo de maravilla con el cáncer. La enfermedad no me evoca la muerte sino una etapa de la vida que sé que voy a ganar», precisa.