Crisis coronavirus. Observo con estupor que se nos miente descaradamente una vez más

Xurde Hevia Rocamundi
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 13.03.2020. Dos personas, con mascarillas, este viernes en las calles del centro de Madrid, para evitar el riesgo de contagio de COVID-19.La Comunidad de Madrid cerrará a partir de este sábado todos los establecimientos menos los comercios de alimentación y farmacias para evitar la propagación del coronavirus en la región, donde hay 64 fallecidos y más de 2.000 contagiados. Efe

Redacción – Crisis coronavirus. Observo con estupor, pese al despliegue informativo, que se nos miente descaradamente una vez más, sobre la gravedad de la situación actual. Tratan de minimizar el verdadero riesgo, cuando desde hace más de un mes, ya les avisaba el Consejo Europeo de lo contraproducente de permitir concentraciones masivas, dado lo que se nos venía encima. 

Sin embargo, primó más la ideología y la demostración de fuerza, que preservar la salud pública de todos los ciudadanos, dando como resultado, por ahora, el contagio de la titular y promotora de las movilizaciones. A partir del día 22, pasadas las 14 jornadas de rigor, empezaremos a notar el verdadero alcance de tal despropósito.

Me pregunto si cuando las cifras de contagios y las muertes se disparen exponencialmente por miles, serán capaces de asumir sus culpas y se producirán las dimisiones y ceses de los responsables del caos sanitario de lo que se avecina entre finales de marzo y la primera quincena de abril o buscarán excusas por su ineptitud.

Soy consciente que para nuestros dirigentes no somos más que masa manipulable, sin embrago en este caso se les va a ir de las manos el número de afectados, y lo saben.

Y no me vengan con cuentos sobre que la gripe común es más virulenta y produce más mortalidad al año que el COVID-19. Ninguna gripe ha paralizado jamás una potencia mundial como China (todos vimos las imágenes de la policía sacando a la fuerza infectados de sus hogares), un país entero como Italia, una capital como Madrid, o tener que postergar la Liga de Fútbol, la Champions, el Mundial de Motociclismo o la F1.

De acuerdo, no hay que crear alarma social, pero las medidas de cierre de colegios institutos, universidades, eventos y Residencias han llegado tarde. El virus ya está pululando a sus anchas por todo el país, por el capricho de una adolescente treintañera sin experiencia alguna, y por los nulos conocimientos del Ministro de Sanidad. No dudo de este último de su sapiencia en Filosofía, aunque me hubiese gustado verlo en las reuniones con sus homólogos europeos cuando estos hablaran en términos técnicos.

Desde aquí mi agradecimiento y reconocimiento a todos nuestros sanitarios públicos, por su entrega y profesionalidad, y desearles toda la suerte en esta lucha desigual. Gracias.

Cataluña, viernes 13 de marzo de 2020.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias relevantes

Videos Hot