Discurso de Donald Trump en el que ha proclamado su victoria y ser “el presidente de todos los estadounidenses”

Lasvocesdelpueblo
Trump celebra su victoria con sus seguidores -'Serviremos a la gente' en unas imágenes de rtve. Lasvocesdelpueblo.

Lasvocesdelpueblo y rtve – Vídeo del discurso integro (en español) del nuevo presidente de los Estados Unidos en el que ha proclamado su victoria y en el que ha prometido ser “el presidente de todos los estadounidenses”. Galería Fotográfica. “¡Qué bella e importante noche! Los hombres y mujeres olvidados no lo volverán a ser más. Estaremos unidos como nunca antes”, ha tuiteado Donald Trump antes de irse a la cama tras una larga jornada electoral. Washington (Estados Unidos), miércoles 9 de noviembre de 2016. Fotografía: Trump celebra su victoria con sus seguidores -‘Serviremos a la gente’ en unas imágenes de rtve. Lasvocesdelpueblo.

La Casa Blanca ha anunciado que Obama hará una declaración este miércoles -recordemos que en EE.UU. aún es madrugada- respecto al resultado electoral y ha garantizado que su “prioridad” es una “transición suave”. Por su parte, el jefe de campaña de Trump, Kellyanne Conway, ha asegurado que la conversación telefónica entre el 44 y el 45 presidente de los EE.UU. ha sido “muy cálida” y que habían resuelto “trabajar juntos”. 

El aún inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, ha telefoneado a Donald Trump para felicitarle por su triunfo electoral, según han confirmado tanto desde la Casa Blanca como desde el equipo de campaña del republicano. Obama ha invitado a Trump este jueves a la Casa Blanca para abordar el traspaso de poderes y ha garantizado una “transición suave”.

El Plan de Trump para sus 100 primeros días en la Casa Blanca

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, esbozó durante la campaña electoral su plan de los primeros 100 días, en los que prometió duro castigo para la inmigración ilegal, acabar con la corrupción en Washington y finalizar el financiamiento a planes contra el cambio climático.

Lucha contra la inmigración ilegal

El aspirante nuevamente cargó contra la inmigración e insistió en su idea de construir un muro en la frontera con México. Sin embargo, hizo un ligero cambio para que el levantamiento sea más rápido: será financiado por EEUU y “reembolsado” por la nación vecina.

Asimismo prometió que suspenderá la inmigración “desde regiones propensas al terrorismo”, promulgando una ley que aportaría fondos al muro y llevará a prisión a los ilegales que crucen la frontera más de una vez.

De llegar a la Casa Blanca, Trump pedirá una sentencia federal de dos años de prisión mínimo para los que reingresen ilegalmente en EE.UU., y una sentencia mínima de cinco años para las personas que ingresen con condenas anteriores por delitos graves, múltiples delitos menores o dos o más deportaciones anteriores.

Actualmente, no existe una sentencia mínima obligatoria, pero los inmigrantes indocumentados que tratan de volver a entrar a EE.UU. puede enfrentar hasta dos años de prisión y aquellos con delitos puede enfrentar hasta 10 años de prisión.

Derogación de programas contra el cambio climático

El magnate neoyorquino destacó que detendrá los “miles de millones en pagos a los programas de cambio climático de Naciones Unidas” que hace ese país para combatir con el fenómeno. El considera que ahoga la iniciativa presidencial.

Estados Unidos es uno de los máximos aportadores en cuanto a dinero se refiere, y Trump prefiere “financiar proyectos domésticos”, que gastarlos en el cuidado del planeta.

Corrupción en Washington

El aspirante republicano denunció que existe corrupción en el Gobierno federal. Por eso propuso una congelación de la contratación de todos los empleados federales (excepto los funcionarios de salud y seguridad públicas y militares).

“Serán seis medidas para limpiar la corrupción y la colusión especial interés en Washington”, anunció.

Retiro del TPP

Trump dio a conocer sus intenciones de retirar a EE.UU. del Acuerdo Transpacífico (TPP) y trabajar para “renegociar” el Tratado de Libre Comercio de Norte América (TLCAN).

El TTP es un tratado de libre comercio entre varios países de la Cuenca del Pacífico para rebajar las barreras comerciales, y está firmado por Brunéi, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Perú, y Vietnam.

Demandará a sus adversarios

El millonario amenazó con demandar a los que lo acusaron de conducta sexual inapropiada. Trump atacó de nuevo a las mujeres que lo han denunciado y aseguró que “cada una mintió cuando empezó a doler mi campaña”.

En el pasado debate, Trump acusó directamente a los asesores de campaña de Hillary Clinton de armar todo el escándalo en su contra.

Fotografías de la jornada electoral

El candidato también responsabilizó a Clinton de defender políticas continuistas y un sistema “totalmente amañado. No está compitiendo contra mí, está compitiendo contra el cambio y contra todos los ciudadanos estadounidenses”, indico.

Derogación de la reforma sanitaria de Obama

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, dijo que convocará una sesión especial del Congreso para poder “derogar” de inmediato la reforma sanitaria del presidente Barack Obama.

“Cuando ganemos el 8 de noviembre y elijamos un Congreso republicano, vamos a poder derogar y reemplazar de inmediato Obamacare”, prometió Trump. Si esa reforma no es eliminada, el sistema estadounidense de salud quedará “destruido para siempre”, advirtió el magnate.

La semana pasada se conocieron nuevos datos del Gobierno de Obama que pronostican un aumento medio del 25 % el año que viene en las primas de los seguros de salud más populares creados por la reforma sanitaria de 2010.

Según Pence, la reforma de salud que propone Trump se basa en el “poder del libre mercado” y eliminará la obligatoriedad de contratar un seguro médico de Obamacare, “porque el Gobierno no debería decirte cómo gastar tu dinero”.

Nombramiento de la vacante del Supremo

Donald Trump podría nombrar un juez conservador para cubrir la vacante de Antonin Scalia en el Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo es una parte esencial de la separación de poderes del sistema político, y a lo largo de la historia ha tomado decisiones cruciales, como la legalización del matrimonio homosexual en todo el país y el fin de la segregación racial en las escuelas.

El nombramiento de un nuevo juez, con el poder de moldear las leyes de Estados Unidos, llega en un momento crucial para el país, con un nuevo inquilino en la Casa Blanca y muchas dudas sobre sus políticas.

Donald Trump gana las elecciones en EE.UU.

Donald Trump es el ganador de las elecciones en EE.UU. Contra el pronóstico de las encuestas, que una vez más se han vuelto a equivocar, el candidato republicano ha derrotado a Hillary Clinton y su insólita victoria desencadena un terremoto político sin precedentes en Estados Unidos.

El magnate inmobiliario, que no tiene experiencia política ni ha ocupado nunca un cargo público, se convertira en el 45º presidente de EE.UU. y dirigirá los destinos de la primera potencia mundial durante los ­próximos cuatro años.

Trump ha conseguido superar los 270 votos electorales necesarios para llegar a la Casa Blanca al ganar en los cuatro estados clave en disputa: Ohio, Carolina del Norte, Florida y Pensilvania. Un éxito incontestable recibido con recelo por los líderes internacionales y pánico en los mercados.

Con 279 votos electorales frente a los 218 de su rival, a falta de que termine el escrutinio en Arizona, Wisconsin, Minnesota y New Hampshire, Trump saca cuatro décimas de ventaja a Hillary y medio millón de votos.

Un antisistema en la Casa Blanca

El millonario, que se ha definido como un outsider, un intruso metido en política para enfrentarse a las élites, ha convencido a una mayoría de estadounidenses con un discurso populista, nacionalista y xenófobo. El candidato antisistema ha sintonizado con la clase obrera blanca que se siente la gran perdedora de la crisis económica y mira al futuro con menos optimismo que las minorías.

De esta manera, el discurso emocional ha vencido al racional. Y la promesa de “hacer a América grande de nuevo” ha derrotado al mensaje de unidad de Hillary Clinton. La exsecretaria de Estado no ha conseguido movilizar a las minorías como lo hizo Barack Obama y ha acusado los errores de una vida dedicada a la política.

“Prometo ser el presidente de todos los estadounidenses” y “recuperar el sueño americano”, ha declarado Trump al proclamarse ganador de las elecciones más atípicas de la historia del país.

Los vítores y aplausos en el cuartel general del presidente electo en Manhattan han contrastado con la desilusión y las lágrimas en el Javits center, donde se han congregado los simpatizantes de la candidata demócrata. Hillary Clinton ni siquiera ha comparecido para reconocer su derrota. Se ha limitado a llamar a Trump por teléfono para felicitarle y su jefe de campaña ha pedido a sus seguidores marcharse a casa. A lo largo del día está previsto que haga una declaración ante los medios.

El voto obrero de Ohio y Carolina del Norte

Desde el principio de la noche Trump ha ido en cabeza en el recuento de votos. Tras hacerse con feudos tradicionales republicanos en el este y el Medio Oeste, como Texas o Arkansas, la victoria en Carolina del Norte, Ohio y Florida le han servido en bandeja la Presidencia.

Carolina del Norte era un estado clave con 15 votos electorales. La importante comunidad afroamericana que apoyó a Barack Obama en 2008 no se ha movilizado esta vez para votar a Clinton y ha regresado a su tradicional voto republicano.

La victoria en Ohio en torno a las 04.30 de la madrugada complicó aún más el escenario para los demócratas. Desde 1964 ningún candidato ha llegado a la Casa Blanca sin ganar en este estado. Se esperaba que Trump venciera aquí aupado por los blancos de clase obrera de las zonas rurales y la región de los Apalaches, entre los que ya arrasó en las primarias, pese a que Barack Obama se adjudicó el estado las dos últimas elecciones gracias al voto urbano y afroamericano.

Florida y Pensilvania hacen añicos el sueño demócrata

La alegría para los republicanos y el mazazo para los demócratas ha llegado con el escrutinio de Florida. La llamada ‘joya de la corona’, con 29 votos, es el estado oscilante (o ‘swing state’) más codiciado. Aquí concentraron ambos candidatos sus mítines en la etapa final de la campaña.

Los sondeos pronosticaban un batalla reñida, pero Trump ha vencido por unos 134.000 votos, el doble de los conseguidos por Obama ante Mit Romney en 2012. Los comentarios racistas del millonario no le han pasado factura en el estado que cuenta con la comunidad latina más importante de Estados Unidos y ha recuperado para los republicanos un feudo que sólo han perdido en tres ocasiones en los últimos 30 años: en 1996, con la reelección de Bill Clinton, y en las dos legislaturas de Obama. Los analistas apuntan al voto cubano -mayoritariamente contrario a la normalización de relaciones con La Habana- y, sobre todo, al de los jubilados como fundamentales para la victoria del magnate.

Y ya, en torno a las 7.00 de la mañana, Pensilvania, con 20 votos electorales, ha sido el último estado decisivo en decantarse por Trump -el primer republicano en ganar en este estado desde George H. W. Bush en 1988- haciendo añicos definitivamente los sueños demócratas de convertir a Hillary Clinton en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.

Los republicanos mantienen el control en el Congreso

Trump jurará el cargo el próximo 20 de enero y lo hace, además, reeditando la histórica victoria de Obama en 2008, que consiguió no sólo la Casa Blanca sino también el control del Congreso, el poder Legislativo. Los republicanos han mantenido en estas elecciones el control de ambas cámaras -Senado y Cámara de Representantes- por lo que tendrán las manos libres para llevar a cabo su programa político. no sólo eso, el Congreso también tiene el poder de nombrar a los del jueces del Tribunal Supremo, que deciden sobre temas tan controvertidos en EE.UU. como el derecho al aborto o a usar armas.

Basta con mirar el plan anunciado por Trump durante la campaña para sus primeros cien días de gobierno para prever el seísmo: derogar la reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama que ha dado cobertura médica a veinte millones de estadounidenses, iniciar la deportación masiva de inmigrantes en situación irregular y financiar la construcción de un muro con México, renegociar el acuerdo de libre comercio de América del Norte, retirar a Estados Unidos del acuerdo Comercial Transpacífico, y suspender el programa de lucha contra el cambio climático de la ONU.

Nacionalismo político, proteccionismo económico y aislacionismo militar. Un giro de 180 grados en política doméstica y exterior de consecuencias imprevisibles. Y esto sólo acaba de empezar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies