El alcalde de CDC dice que vuelve a colgar la bandera de España por miedo a la inhabilitación

Lasvocesdelpueblo
Fachada del Ayuntamiento de Villafranca de Panadés (Barcelona) con la bandera de España y la bandera oficial regional de Cataluña. Así ha quedado las cosa de bonito, en la imagen. Allí está la bandera que representa a toda Cataluña, los que se sienten solo catalanes pero, también a los que se sienten al mismo tiempo catalanes y españoles. Finalmente, a los que les da igual todo. ha sido desde este lunes 20 de febrero de 2017, 2 años después. El alcalde de Vilafranca, Pere Regull, ha justificado este lunes por la tarde el haber decidido izar de nuevo la bandera española en el ayuntamiento asegurando que corría el riesgo de ser inhabilitado. ACN.

Agencias – “Me duele el ataque personal desmesurado que he recibido”. “No me voy a jugar dejar de ser alcalde por algo banal, que no tiene ninguna repercusión positiva por el proceso ni para el país”. El alcalde separatista de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) —PDECAT—, quien gobierno con el PSOE en el municipio español de Villafranca del Panadés (Barcelona) asegura que “ha “apurado” todas las opciones posibles para no colgar la bandera de España pero, ha dicho que ya no puede seguir incumpliendo la Ley en Villafranca de Panadés; lo hace desde 2012, y el pasado mes de enero de 2015, aún lo hacía pese a la sentencia de la Justicia que le obligaba colgar la bandera de España. Además, acusa a la Nación de “crear confrontación” en el municipio. Villafranca de Panadés (España), martes 21 de febrero de 2017. Fotografía: Fachada del Ayuntamiento de Villafranca de Panadés (Barcelona) con la bandera de España y la bandera oficial regional de Cataluña. Así ha quedado las cosa de bonito, en la imagen. Allí está la bandera que representa a toda Cataluña, los que se sienten solo catalanes pero, también a los que se sienten al mismo tiempo catalanes y españoles. Finalmente, a los que les da igual todo. ha sido desde este lunes 20 de febrero de 2017, 2 años después. El alcalde de Vilafranca, Pere Regull, ha justificado este lunes por la tarde el haber decidido izar de nuevo la bandera española en el ayuntamiento asegurando que corría el riesgo de ser inhabilitado. ACN.

La decisión de Regull para colocar de nuevo la bandera del país ha sido criticada en los últimos días desde buena parte de la oposición, especialmente desde los grupos municipales de ultraviolentos amarillos separatistas de la CUP y ERC.

El alcalde antiespañol ha recordado que hasta ahora en el ayuntamiento de Vilafranca sólo ondeaba la bandera regional -la bandera oficial de Cataluña- “porque unificaba todos los ciudadanos”, y aseguró que él mismo renunció a colgar el trapo separatista de Juntos Por El Sí y la CUP, denominado ‘Estrellada’, para evitar “discriminar” nadie.

Des del viernes 17 de febrero de 2017, en la puerta del ayuntamiento de Vilafranca de Panadés se puede leer un cartel de papel donde indica que la bandera de España ondea en el consistorio por cumplimiento de una sentencia firme y por orden de un requerimiento judicial.

Preguntado por si el gobierno adoptará alguna medida simbólica para expresar su desacuerdo con la Colocación de la bandera de España, Pere Regull ha explicado que el Ejecutivo municipal (PSOE y CDC) está pensando alguna acción, si bien no ha detallado de que se podría tratar.

La tarde de este lunes 20 de febrero de 2017, Pere Regull, alcalde de Villafranca de Panadés (CDC), ha justificado por qué ha decidió volver izar la bandera de España en el ayuntamiento asegurando que corría el riesgo de ser inhabilitado.

“No me voy a jugar dejar de ser alcalde por algo banal, que no tiene ninguna repercusión positiva por el proceso ni para el país”, ha señalado ante los medios de aspecto serio.

Regull ha recordado que la sentencia que obliga al Ayuntamiento a colgar la bandera es de enero de 2015, y ha detallado que durante dos años ha esquivado el cumplimiento con diferentes estrategias.

Hace escasamente una semana, sin embargo, el alcalde recibió por cuarta vez un requerimiento donde el juez le amenazaba con inhabilitarlo si no colgaba la bandera en 24 horas, por lo que ha decidido izarla en lo alto de la Casa de la Villa.

Pere Regull ha asegurado que ha “apurado” todas las opciones y acusó España de “crear confrontación” con una cuestión que hasta ahora no generaba ningún conflicto.

Pere Regull ha comparecido acompañado de buena parte del gobierno municipal para mostrar que se siente “dolido” por el hecho de haber tenido que colgar de nuevo la bandera española en la Casa de la Villa.

El alcalde ha recordado que la raíz del litigio judicial radica en una denuncia que la Delegación del Gobierno interpuso el año 2012, de la que el Juzgado Contencioso Administrativo dictó sentencia firme con la orden de colgar la bandera en enero de 2015.

El alcalde en evitó el cumplimiento, y fue en febrero de 2016 cuando recibió un primer requerimiento judicial donde se le ordenaba que ejecutara la sentencia, bajo la amenaza de una multa de 1.000 euros y la inhabilitación.

con todo, Pere Regull esquivó de nuevo el cumplimiento de la sentencia. Durante este tiempo, el juez le ha enviado hasta cuatro requerimientos judiciales, y ha sido este último, recibido la semana pasada, lo que ha llevado Regull colgar de nuevo la bandera española en el ayuntamiento.

A pesar de haber obedecido la orden, el alcalde ha destacado que Vilafranca ha sido de los pocos ayuntamientos catalanes que ha llegado hasta este último escalón, asegurando que el resto de consistorios inmersos en procesos similares han acabado colgando la bandera tan pronto ha habido sentencia o, como mucho, un primer requerimiento judicial.

La decisión de Regull para colocar de nuevo la bandera del país ha sido criticada en los últimos días desde buena parte de la oposición, especialmente desde los grupos municipales de ultraviolentos amarillos separatistas la CUP y ERC.

“Me duele el ataque personal desmesurado que he recibido”, ha apuntado el alcalde, que ha justificado su decisión por el riesgo de ser inhabilitado por una cuestión que admite que “en el fondo, es una tontería”.

“Sabe mal que a veces los que tienes al lado te quieren tanto daño o más que los que tienes delante”, espetó hacia las críticas.

Al mismo tiempo, Pere Regull lamentó que la Delegación del Gobierno denunciara la falta de la bandera de España sin que previamente hubiera habido ningún conflicto en el municipio respecto.

En este sentido, el alcalde ha recordado que hasta ahora en el ayuntamiento de Vilafranca sólo ondeaba la bandera regional -la bandera oficial de Cataluña- “porque unificaba todos los ciudadanos”, y aseguró que él mismo renunció a colgar el trapo separatista de Juntos Por El Sí y la CUP, denominado ‘Estrellada’, para evitar “discriminar” nadie.

“Estas decisiones de perseguir y obligar a poner la bandera de España están generando confrontación donde no había”, ha resumido el dirigente de CDC, ahora bautizado Partido Demócrata Europeo Catalán (PDECAT).

Des del viernes 17 de febrero de 2017, en la puerta del ayuntamiento de Vilafranca de Panadés se puede leer un cartel de papel donde indica que la bandera de España ondea en el consistorio por cumplimiento de una sentencia firme y por orden de un requerimiento judicial.

Preguntado por si el gobierno adoptará alguna medida simbólica para expresar su desacuerdo con la Colocación de la bandera de España, Pere Regull ha explicado que el Ejecutivo municipal (PSOE y CDC) está pensando alguna acción, si bien no ha detallado de que se podría tratar.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias relevantes

Videos Hot