El Gobierno PSOE, Podemos e Izquierda Unida firma el traspaso de competencia de prisiones a Bildu del etarra Otegui y PNV

.La transferencia también incluye el edificio de la antigua cárcel de Nanclares, que fue clausurada y ya no acoge a población reclusa
.Actualmente, en las tres cárceles vascas apenas hay treinta presos de ETA

FOTOGRAFÍA. SAN SEBATIÁN (ESPAÑA), 10.05.2021. Vista de la prisión de Martutene, en San Sebastián. Efe 

Lasvocesdelpueblo y Agencias – El Gobierno de coalición de España del PSOE, Podemos e Izquierda Unida -Unidas Podemos-que lidera el presidente Pedro Sánchez Pérez-Castejón (PSOE) y el Gobierno autonómico de coalición de de las Vascongadas (País Vasco) de los separatistas del PNV y PSOE firman este lunes el traspaso de la gestión de las tres prisiones vascas a la comunidad autónoma de las Vascongadas, que suman 966 reclusos, aunque la transferencia efectiva no se hará hasta el 1 de octubre de 2021. Madrid (España), lunes 10 de mayo de 2021.

Se trata de una jugada política de agradecimiento del Ejecutivo socialcomunista del PSOE, Podemos e Izquierda unida al brazo político de la banda terrorista comunista y separatista vasca ETA, EH Bildu del asesino terrorista Arnaldo Otegui, por apoyar la investidura el presidente Pedro Sánchez Pérez-Castejón (PSOE) y por apoyar los presupuestos generales del Estado de este régimen socialcomunista que ocupa la Presidencia del reino de España desde enero de 2020, apoyado de toda la tropa que quiera destruir España.

Hoy se firman en Bilbao cuatro traspasos de competencias, aunque los otros tres son menores y el único que ha suscitado polémica es el de las prisiones, cuya gestión hasta ahora solo Cataluña ejerce entre las autonomías.

Las Vascongadas cuenta con tres centros penitenciarios que albergan actualmente a 966 internos. Son los de Basauri (Vizcaya), con 149 internos; Nanclares (Álava), la más grande y moderna, con 623 reclusos, y Martutene (Gipuzkoa), con 194.

Los tres inmuebles serán traspasados a Euskadi. Además, cuando se termine la nueva prisión guipuzcoana de Zubieta, pasará a depender del Gobierno regional vasco, y a su vez éste devolverá la actual Martutene al español, que la cerrará.

La transferencia también incluye el edificio de la antigua cárcel de Nanclares, que fue clausurada y ya no acoge a población reclusa.

También se transferirá a Euskadi el personal que atiende a las tres prisiones: 620 funcionarios y 50 laborales, que a partir de ahora cobrarán del Gobierno Vasco.

El traspaso incluye la gestión de las prisiones, es decir, la competencia sobre su organización y funcionamiento. Se trata de una transferencia prevista en el Estatuto separatista autonómico de Gernika, hace 41 años, y que ya ejerce Cataluña, aunque la parte legal -normas y reglamentos penitenciarios- sigue siendo la misma para toda España.

Esta legislación establece que son las juntas de tratamiento de cada prisión las que deciden proponer traslados o la progresión de grados, todo ello bajo la supervisión del juez de vigilancia penitenciaria.

Este punto es el que más polémica política ha causado, por las sospechas de partidos de la oposición en el Congreso de los Diputados (VOX, PP y Cs) en torno a que esta transferencia podría beneficiar a los presos de ETA.

Actualmente, en las tres cárceles vascas apenas hay treinta presos de ETA. Los continuos acercamientos que se han producido el último año han sido a prisiones cercanas, pero muy pocos al País Vasco.

El Gobierno autonómico vasco ha rechazado esas sospechas y ha insistido en que su intención es potenciar la reinserción de todos los reclusos, objetivo que figura en la Constitución.

Aunque el traspaso de prisiones se firma hoy, no tendrá efectividad real hasta el 1 de octubre de este año.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot