El separatista Josep Costa Rosselló tacha de «detención ilegal» su arresto por plantar a la juez y amenaza con querellarse contra la juez

0
399
FOTOGRAFÍA. NEUMÜNSTER (ALEMANIA), 04.04.2018. El vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa Rosselló, llega a la prisión de Neumünster (Alemania) donde permanece el golpista expresidente catalán Carles Puigdemont Casamajó. Efe.

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), miércoles 27 de octubre de 2021. El golpista exvicepresidente del Parlamento de Cataluña, Josep Costa Rosselló (JxCat), ha quedado en libertad tras negarse a declarar ante la juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ha ordenado su arresto después de que la plantara en septiembre, y contra la que se querellará por «detención ilegal».

Los Mozos de Escuadra han detenido la mañana de este miércoles al puchista separatista Josep Costa Rosselló por orden de la magistrada del TSJC Maria Eugenia Alegret, que lo investiga por desobediencia, y lo han trasladado a los calabozos del alto tribunal catalán, donde ha permanecido unas tres horas hasta que hacia las 14.30 horas ha comparecido ante la juez y ha quedado en libertad unos quince minutos después, tras acogerse a su derecho a no declarar.

A su salida del TSJC, hacia las 14.45 horas, Costa, investigado por desobediencia por permitir que el Parlamento de Cataluña tramitara en 2019 resoluciones a favor de la autodeterminación y de reprobación de la Monarquía democrática española, ha sido recibido por una veintena de separatistas, entre ellos la imputada por corrupción y presidente del Parlamento de Cataluña, Laura Borràs Castanyer, y ha anunciado a los periodistas que se querellará contra la magistrada Alegret «por ordenar su detención ilegal».

El supremacista Josep Costa Rosselló ha explicado que cuando ha sido trasladado ante la juez, lo primero que ha hecho ha sido denunciar su «detención ilegal» y pedir que el secretario de la sala le diese poderes para recusar a la magistrada, porque, según ha argumentado, tener abierto un pleito en su contra -a raíz de la querella que interpondrá por su arresto- es motivo para apartarla del caso.

De hecho, cuando los Mozos han detenido hacia las 10.30 horas de la mañana a Costa, el exvicepresidente del Parlamento de Cataluña ha pedido su liberación mediante un «habeas corpus» por «detención ilegal» interpuesto ante el juzgado 15 de Barcelona.

El supremacista Costa ha indicado que, una vez ya ha comparecido por la fuerza ante la juez Alegret, interpondrá una querella en su contra por «detención ilegal», ya que su arresto ha sido «innecesario, desproporcionado y sin ningún tipo de base legal».

La juez ordenó la detención de Costa, para que compareciera en el TSJC, en un auto del pasado 25 de octubre, después de que el exvicepresidente del Parlamento de Cataluña la plantara el 15 de septiembre «sin haber alegado causa que justificase su incomparecencia, de lo que se deduce la no disposición de comparecer ante la autoridad judicial en forma voluntaria», pese a que ello supone una «obligación».

En concreto, la juez argumentó en la resolución en que ordenaba su detención que la comparecencia del investigado en una instrucción judicial supone una «obligación» según el artículo 772 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) y un «deber jurídico» según la doctrina del Tribunal Constitucional.

Costa ha subrayado, por contra, que un juicio por desobediencia se puede celebrar sin el acusado, por lo que no entiende por qué si la vista se puede llevar a cabo sin su presencia se puede ordenar su detención para conducirlo ante el tribunal en fase de instrucción.

No obstante, pese a la insistencia de los periodistas, Costa ha evitado detallar si en su opinión está obligado a comparecer en fase de instrucción ante la juez y se ha limitado a insistir en que es un derecho fundamental reconocido por la ley no declarar en una investigación penal: «he ejercido mi derecho a no declarar porque no reconozco al tribunal, estaba ejerciendo mi derecho», ha dicho.

Costa plantó a la juez Alegret el pasado 15 de septiembre, día en que estaba citado a declarar como investigado por desobediencia junto al consejero de Empresa y expresidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent Ramió, y los miembros separatistas de la Mesa del Parlamento de Cataluña, que alegaron ante la magistrada que permitieron debatir sobre un referéndum de independencia de Cataluña (autodeterminación) -no autorizado por el Tribunal Constitucional- para preservar la libertad de expresión, y se escudaron en que el Tribunal Constitucional fue ambiguo en sus advertencias.

Costa, Torrent y los exmiembros separatistas de la Mesa del Parlamento de Cataluña: Eusebi Campdepadrós (JxCat) y Adriana Delgado (ERC) fueron citados por el TSJC como investigados a raíz de una querella de la Fiscalía por desobediencia al Constitucional por tramitar dos resoluciones separatistas a favor del derecho a la autodeterminación y de reprobación de la Monarquía democrática española, que el Parlamento de Cataluña, con mayoría secesionista antiespañola, aprobó en noviembre de 2019.

Poco antes de la hora fijada para su comparecencia el 15 de septiembre, el supremacista Josep Costa Rosselló anunció por Twitter que no se presentaría al juzgado porque no reconocía la «autoridad» del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para «juzgar los acuerdos y debates» de la cámara catalana.

«No reconozco la autoridad del TSJC para juzgar ningún acuerdo del Parlamento de Cataluña». «No estoy dispuesto a establecer una Mesa de Diálogo (del Procés) con jueces y fiscales represores que no tienen nociones básicas de lo que es la Separación de Poderes», señaló.