El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña inhabilita a los exmiembros de Mesa del Parlamento catalán

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 19.10.2020. Los miembros de la Mesa del Parlament de la pasada legislatura: Lluis Corominas (d), Anna Simó (2d), Ramona Barrufet (c), y Lluís Guinó (2i), junto a la exdiputada de la CUP Mireia Boya (i), durante el juicio. Efe

Redacción – La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) impone a Lluís M. Corominas Díaz, Anna Simó Castelló, Ramona M. Barrufet Santacana y Lluís Guinó Subirós penas de un año y ocho meses de inhabilitación especial para cargo público electo y multas de 30.000 euros. Mireia Boya queda exonerada al entenderse que no fue nominalmente advertida por el Tribunal Constitucional y no ostentaba condición representativa de acuerdo con las exigencias del tipo penal. Barcelona (España), lunes 19 de octubre de 2020.

El tribunal de la Sala Civil y Penal ha dictado sentencia y condena a Lluís M. Corominas Díaz, Anna Simó Castelló, Ramona M. Barrufet Santacana y Lluís Guinó Subirós, como autores responsables del delito de desobediencia en relación con el 1 de octubre de 2017 (1-O) a las penas de multa de 10 meses con una cuota diaria de 100 euros euros e inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos electivos y de funciones de gobierno o administración, sean en el ámbito local, provincial, autonómico, estatal o supranacional por tiempo de un año y ocho meses.

Además, el TSJC absuelve a la Mireia Boya e Busquet del delito de desobediencia, con todos los pronunciamientos favorables, por entender que su condición de diputada y presidente de la CUP  no le otorgaba las capacidades de intervención sobre la iniciativa que exige el tipo penal de la desobediencia.

Además, el tribunal condena a los acusados Lluís M. Corominas i Díaz, Anna Simó i Castelló, Ramona M. Barrufet Santacana y Lluís Guinó Subirós al pago, cada uno de ellos, de una décima parte (1/10) de las costas del proceso, incluyendo las de la Acusación particular ejercida por la Abogacía del Estado, pero no las de Acusación popular. Declarando de oficio las restantes 6/10 partes de las costas.

El delito de desobediencia previsto y penado en el art. 410.1 Código Penal es un delito especial impropio, que solo pueden cometer quienes ostenten la condición de autoridad o funcionario público (art. 24 CP).

Según recoge la sentencia, “será preciso, además, que la autoridad o funcionario público tenga un dominio funcional del hecho, que ostente una posición de control sobre los riesgos de lesión del bien jurídico tutelado”.

“Ese dominio” –el tribunal- “exige que se encuentre en disposición de cumplir o, por lo menos, de impedir u obstaculizar el cumplimiento de lo que se ordena en la resolución judicial, bien porque sea el destinatario de la misma bien porque, aun no siéndolo, sea el competente para llevarlo a cabo por razón de la materia u objeto de que se trate”.

Los acusados Lluís M. Corominas Díaz, Anna Simó Castelló, Ramona M. Barrufet Santacana y Lluís Guinó Subiros, como diputados electos y miembros de la Mesa del Parlamento autonómico de Cataluña de en la XIª legislatura, pertenecientes todos ellos a la misma formación política, “son conjuntamente autores conforme al art. 28.1 Código Penal, en relación con el art. 24.1 Código Penal, del delito de desobediencia”.

El juicio se celebró en audiencia pública los días 21, 22 y 24 de julio de 2020.

El tribunal estaba integrado por los magistrados: Jesús María Barrientos, Jordi Seguí y Carlos Ramos, que ha actuado como ponente de la sentencia.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot