En Cataluña ya se está catalanizando también a cabras: nace «La Cabra Catalana» de Artur Mas

Lasvocesdelpueblo

Lasvocesdelpueblo y Agencias – El colectivo catalanista impulsor del proyecto de recuperación de la «cabra catalana» conocido como ‘Culturas Encontradas’, en legua regional «Cultures Trobades», quieren empezar a desprenderse de diferentes ejemplares de las «cabras» catalanizadas del presidente en funciones de Cataluña, Artur Mas Gavarró y compañías: Oriol Junqueras Vies y colectivos separatistas con la batasuna catalana (CUP) para que otros ganaderos los acojan y colaboren así con la consolidación de esta nueva especie en toda Cataluña. Los promotores y padrinos del colectivo Culturas Encontradas catalanas no han dicho como se llama el macho de la cabra catalana, hasta ahora. Barcelona, 18 de octubre 2015. <Fotografía de un ganado catalanizado de ‘Cabras Catalanas’. Foto/Culturas Encontradas>.

Hace 5 años, concretamente el pasado mes de febrero de 201, que unos catalanistas del colectivoCulturas Encuentros’ compraron el único rebaño -según señalaban- de lo que se consideraban una raza extinguida catalana. Lo trasladaron de San Salvador de Toló -una villa española situada en el municipio Gabet de la Conca que pertenece a la comarca española del Pallars Jussá (Lérida)-, hasta Vilanova de Meyá -un municipio español de la comarca de la Noguera- luego el rebaño de «cabras» catalanizadas ha pasado de tener una veintena de cabezas de ganado a unos 120 cabras catalanizadas. Según el colectivo, la «Cabra Catalana» tiene unas características que la hacen única por su robustez y capacidad de limpiar bosques -por comer hierbas- y zonas sucias de vegetación.

Tal como explica Artur Bòria, el actual responsable del rebaño miembro del colectivo catalanista ‘Culturas y Encuentro’, fue entonces, cuando se abrió la posibilidad de recuperar una especies que hasta la primera mitad del siglo XX había contado con miles de cabezas de ganado repartidos por la Cataluña. El rebaño estaba compuesto por una veintena de cabras, la mayoría hembras menos dos machos. A partir de aquí y mediante un trabajo de investigación del colectivo, señala, se logró ampliarlo con algún ejemplar o «vestigio» más que había quedado escondido entre algún rebaño de las comarcas españolas del Pallars Jussá y la Noguera. Esta cabra de raza catalana se caracteriza por ser autóctona de los territorios de media montaña, como el Prepirineo, donde el terreno es áspero, seco y pedregoso.

En este sentido, explica el colonizador de cabras, Artur Bòria, esto hace que sean animales «rústicos, resistentes y adaptables», con las ubres muy recogidos para poder saltar por las rocas, una circunstancia que hace que no produzcan demasiado leche. Además, se adaptan tanto al fuerte calor como al frio. Según Bòria, dejar perder unos animales así no se lo podía permitir ni la agricultura «ni la humanidad», subrayó. «Ahora», ha añadido, «el rebaño se ha incrementado hasta 120 cabras y tras unos primeros años donde se ha reservado la cría para los impulsores del proyecto, el objetivo para el próximo año es el de comenzar a difundir el ganado para que otros rebaños de cabra catalana se puedan ir constituyendo todo el territorio».

Bòria destaca que hay muchos particulares y pastores que están esperando cabras catalanas para hacer un rebaño. Además, considera este paso como fundamental para mantener la especie, ya que un solo rebaño en Vilanova de Meià es muy «frágil para su evolución». es fácil mantener las Cabras Catalanas. Dice Bòria que las Cabras Catalanizadas pastan -comen hierbas- y el efecto que esto genera repercute positivamente ya que dejan los bosques más limpios y libres del riesgo de incendios. Por este motivo, se considera una especie fácil de mantener ya que el 80 o 90% de su alimentación proviene del pasto de matorral y bosque, un recurso disponible y al alcance, explicó Bòria.

De la cabra catalana se puede aprovechar, como con todas las cabras de toda la vida, principalmente la carne en forma de cabrito o de crestó un cabrito castrado correspondiente a la especie de cabra blanca-, que es un cabrito capado que se ha dejado crecer hasta los 3 o 4 años.

La carne de esta especie, según ‘Culturas Encontradas’, es muy apreciada y antiguamente se equiparaba a la ternera. En cuanto a la leche de la Cabra catalanizada, como que producen poca no se hace queso y de momento si que se ha empezado a hacer una pequeña producción de yogurts.

Con la Jornada de este domingo con el título los «Padrinos» de las cabras catalanes con motivo de los cinco años del proyecto de recuperación de la cabra catalanase lleva a cabo en Vilanova de Meyá (Lérida) la jornada anual de esta especie. Asisten principalmente la veintena de padrinos de la Cabra Catalana que desde el principio del proyecto están colaborando económicamente para que sea viable. A lo largo de la jornada se hacen conferencias, una excursión de pasto con el rebaño hasta la ermita de Santa María de Meyá y una comida con un menú a base de cabra catalanizada: «Cabra Catalana».

Está, aun, pendiente el nombre del macho de ésta nueva especie catalanizada ‘Cabra Catalana’.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias relevantes

Videos Hot