España| «Declaración de Principios de la Refundación» de Cs como «Partido Liberal»: «Los liberales y la España que vine»

. «Lo que no se usa se destruye»
. «Vamos a evitar el fetichismo del 1978»
. «Solo garantizamos una cosa: trabajo»

FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 26.07.2022. La vicealcaldesa de Madrid y portavoz del Grupo Parlamentario de Cs en el Ayuntamiento, Begoña Villacís Sánchez (i), y el diputado del Grupo parlamnentorio de Cs en el Congreso de los Diputados, Guillermo Díaz Gómez (d), presentan la «Declaración de Principios de la Refundación Liberal» de un Ciutadans Partit de la Ciutadanía-Ciudadanos (Cs) que va a perder sus sus siglas «Cs» y su color «naranja», además, de su idea política fundacional. Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Redacción.- Madrid (España), martes 26 de julio de 2022. Reproducimos, a continuación, el texto íntegro de la «Declaración de Principios de la Refundación Liberal», que es el eufemismo con el que la Ejecutiva de Ciutadans Partit de la Ciutadanía-Ciudadanos (Cs), que preside la diputada en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas García, ha firmado el finiquito de lo conocido hasta ahora como «Ciudadanos» (Cs), borando nombre y apellidos y el color naranja de la formación, que han presentado los miembros de la dirección del partido, la vicealcaldesa de Madrid y portavoz del Grupo Parlamentario de Cs en el Ayuntamiento, Begoña Villacís Sánchez, y el diputado del Grupo parlamnentorio de Cs en el Congreso de los Diputados, Guillermo Díaz Gómez.

«Refundación liberal

Los liberales y la España que vine

El siglo XXI no está saliendo como lo imaginamos. Ni asistimos al auge y consolidación de los valores democráticos, ni al fin de las pulsiones autoritarias, ni vivimos cada vez mejor ni podemos asegurar que lo harán nuestros hijos, ni el mundo es cada vez más abierto, ni la economía más justa, ni crecen nuestras libertades ni las oportunidades. Ni España, ni Europa ni el mundo consolidan, hoy por hoy, una mínima senda de progreso hacia un futuro mejor.

Es justo al revés. Las clases medias, cuyo crecimiento representó un ideal común de progreso, están en riesgo en las sociedades occidentales. Amenazadas económicamente, se enfrentan a un horizonte moral no menos desalentador: las libertades individuales se han convertido en la diana perfecta de moralistas de todo signo. En España es, además, una realidad la voladura de todas las bases de convivencia vigentes desde la Transición. Por todo lo anterior, tenemos el mandato histórico de no callarnos, tomar partido y exponer una serie de principios liberales que, lejos de estar garantizados, están cuestionados y en riesgo.

El liberalismo lleva siglos luchando contra viento y marea por los derechos del individuo, por la libertad y dignidad de las personas y por la igualdad de oportunidades. Pero la realidad demuestra, tozuda, que estamos perdiendo la partida: el riesgo de que todo en lo que creemos muera por el camino es real, salvo que logremos reunir a los millones de españoles que comparten con nosotros esta manera de ver el mundo.

La España que viene ofrece un escenario único de oportunidad para el cambio. El cambio, desde los principios radicales del liberalismo, se tendrá que disputar con opciones políticas que están arruinando nuestro país: con un socialismo agotado en sus propios términos, con una izquierda desquiciada que hace mucho tiempo que perdió el norte de los problemas reales de la ciudadanía, con un Gobierno que solo sabe disparar el gasto, el déficit y la deuda pero no es capaz de reformar absolutamente nada, con una derecha conservadora sin más ambición que volver al statu quo de hace 10 años, como si tal cosa fuera posible, y con una derecha reaccionaria que solo ofrece demagogia, pasado y nostalgia de un país que nunca existió.
FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), 26.07.2022. Begoña Villacís Sánchez y Guillermo Díaz Gómez. Refundación de Cs. Ñ Pueblo (2)
Este Equipo para la Refundación se constituye con un único objetivo: rediseñar la herramienta de representación de este espacio político de centro liberal, imprescindible para garantizar un futuro mejor para nuestro país. Un proceso que tendrá que refrendar la militancia y, a continuación, los españoles con su voto. Llevamos meses, años, hablando entre nosotros y manteniendo las mismas conversaciones; resignándonos lentamente a la orfandad política y al diagnóstico eterno de los errores y de lo que pudo ser y no fue. Ya está bien. La espiral de autodestrucción simplemente no va con nosotros: nos negamos a caer en la melancolía y, por eso, nos hemos puesto manos a la obra para cambiarlo todo. El cambio empieza por nosotros mismos, pero sin olvidar que nosotros estamos en esto para cambiar España, y estamos lejísimos de lograr nuestros objetivos.

Solo garantizamos una cosa: trabajo. A cambio, también exigimos una sola cosa: el compromiso personal de todos los que creen que merece la pena luchar y que no hay por qué resignarse a un país peor, en cualquiera de los casos, en manos de quienes no te han representado nunca.

Estos son los 10 principios que guían la acción del Equipo para la Refundación Liberal para ilusionar a los millones de españoles que están esperando una herramienta política de representación, que les trate como adultos y que se atreve a señalar todo lo que no funciona bien. Esta vez, a ser posible, sin vocación sempiterna de queja y sí con ánimo de cambio desde el compromiso con los valores liberales.

1. LIBERTAD

a. Defendemos las libertades civiles cercenadas por la pandemia y puestas en cuestión por los discursos «de emergencia», sea sanitaria, climática o cualquier otra. No vamos a consentir más recortes de libertades desde la arbitrariedad.

b. Protegemos la esfera individual y la autonomía de las personas frente al constante adoctrinamiento de administraciones y empresas. Decimos no a las políticas de la identidad y a la política neurótica: «lo personal es político» es un lema totalitario.

c. Creemos que el Estado no está para legislar sobre opiniones ni sobre memoria. Eso corresponde a cada uno.

2. IGUALDAD

a. Promovemos la igualdad de todos los ciudadanos: no solo por renta o clase social, sino por territorios, edades y sexos o géneros.

b. No vamos a aceptar interpretaciones divisivas del feminismo, ni de la redistribución, ni de la brecha generacional.

3. VERDAD

a. Los hechos son independientes de las opiniones y de las ideologías. Todo el mundo tiene derecho a vivir como quiera y pensar lo que quiera; pero nadie tiene derecho a que le den la razón.

4. CLASES MEDIAS

a. Una democracia funcional precisa de clases medias amplias e igualdad de oportunidades para que puedan prosperar y elegir su propio proyecto de vida en libertad.

b. La existencia de clases medias requiere espacios al margen del Estado y del mercado: familia y sociedad civil.

c. La familia es un bien a proteger no solo por lo que aporta a la sociedad, sino porque ejerce de contrapeso a cualquier circunstancia coyuntural.

d. Tienen que existir los impuestos necesarios y justos, pero la carga de la prueba sobre la fiscalidad siempre debe corresponder al Estado antes que al ciudadano.

5. ESPAÑA

a. España es una nación que preexiste a la Constitución de 1978, la que mejor ha articulado nuestro ser nacional a lo largo de la historia. Ser liberales no implica caer en un positivismo ingenuo que olvide o niegue los elementos prepolíticos de la nación. Vamos a evitar el fetichismo del 78, sin renunciar a los avances que nos ha dado y que están hoy en cuestión.

b. España es una nación diversa, y debe defenderse el reconocimiento de esa pluralidad siempre que no lesione la igualdad entre los ciudadanos y mientras exista reciprocidad entre las regiones.

6. CRECIMIENTO

a. Las administraciones deben promover activamente el crecimiento económico y el desarrollo del país en todos los ámbitos, también el demográfico a través del apoyo a la natalidad.

b. Hay que evaluar los costes que tiene no solo explotar los recursos de España, sino ante todo los costes de no explotarlos. España no puede ser esclava de visiones cortoplacistas basadas en el interés del terruño.

c. El decrecentismo no solo es erróneo: es inmoral.

7. MEDIO AMBIENTE

a. La mejor manera de proteger el medio ambiente es fomentar el desarrollo económico y la investigación científica, y darle valor a los espacios naturales: hay que asegurar la convivencia entre proteger el patrimonio con los usos tradicionales o el turismo.

b. Lo que no se usa se destruye: la mejor manera de proteger y preservar nuestro enorme patrimonio es darle uso y no dejar que se abandone.

8. SERIEDAD

a. La política es una actividad seria que debe dedicarse a solucionar problemas de la gente y reducir las brechas sociales, no a ampliarlas.

b. Llevamos años sufriendo las consecuencias de la frivolidad, la inmediatez y el discurso vacío. Ya está bien: los votantes son mayores de edad y merecen ser tratados como tal.

c. Las administraciones no deben hacer perder el tiempo y el dinero a los ciudadanos tratando asuntos que no son de su competencia o dedicándose a debates puramente simbólicos.

9. EUROPA

a. Nuestro proyecto cree en una España integrada en la Unión Europea, pero nuestro europeísmo es siempre crítico para seguir avanzando. Debemos ser capaces de modelar los debates europeos y de defender los intereses de nuestra nación, sin renunciar a seguir avanzando en la integración con cesiones de soberanía.

10. ESPAÑA EN EL MUNDO

a. El lugar de España en el mundo está en la UE y en la Alianza Atlántica, pero debemos ser un actor con peso para gozar de una mínima autonomía estratégica como país.

b. La inestabilidad internacional nos obliga a dotarnos de los recursos suficientes tanto para hacer frente a los compromisos internacionales con nuestros socios como para asegurar la defensa efectiva de la nación incluso sin el concurso de estos.

El camino será de todo menos fácil, pero quién dijo que lo fuera. Las victorias, eso lo sabe cualquiera, se disfrutan mucho más cuando las mereces y las has peleado.

¿Contamos contigo?

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot