«Fase 1» Desescalada del COVID 19 de Sánchez en Cataluña con encuentros y reuniones en las terrazas

FOTOGRAFÍA. CATALUÑA (ESPAÑA), 11.05.2020. En las regiones sanitarias Camp de Tarragona y Terres del Ebre, es donde más se ha notado el aligeramiento del confinamiento que supone la fase 1 porque muchos bares, restaurantes y cafeterías han abierto sus terrazas, que pueden ser ocupadas sólo al 50%, y han recibido un 20 % de la afluencia habitual, según la Asociación de Hostelería de Tarragona. Efe

Efe – Unos 800.000 catalanes, los que viven en las regiones sanitarias del Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu i Aran, ha estrenado hoy con timidez, ilusión y prudencia, la fase 1 de la desescalada, ante la mirada escrutadora de los profesionales sanitarios que temen un rebrote. Barcelona (España), lunes 11 de mayo de 2020.

En las regiones sanitarias Camp de Tarragona y Terres del Ebre, es donde más se ha notado el aligeramiento del confinamiento que supone la fase 1 porque muchos bares, restaurantes y cafeterías han abierto sus terrazas, que pueden ser ocupadas sólo al 50%, y han recibido un 20 % de la afluencia habitual, según la Asociación de Hostelería de Tarragona.

Todos han respetado las normas de seguridad e incluso alguno en Tarragona ha innovado con una carta en forma de código QR que se lee con el móvil para no usar las cartas físicas y evitar así riesgos de contagio.

Los hoteles han optado mayoritariamente por no abrir porque no les sale rentable sin la presencia de turistas extranjeros y porque los nacionales no pueden ir a otra provincia, según la Asociación de Empresarios de Hostelería de Tarragona.

Solo tres campings de los 56 de la provincia de Tarragona han reabierto, pero si lo han hecho muchos pequeños comercios, peluquerías y librerías.

También la vida ha vuelto parcialmente a las localidades de las Terres de l’Ebre, donde viven unas 180.000 personas y donde apenas ha habido 11 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes.

Todos los alcaldes se han mostrado satisfechos de dar un paso adelante en la desescalada, aunque han llamado a hacerlo con prudencia para evitar rebrotes.

En el Alt Pirineo i Arán, se ha notado menos la desescalada porque el mal tiempo ha hecho que bares, restaurantes y cafeterías no han reabierto sus terrazas, y porque a muchos no les sale a cuenta si no reciben turistas, que son sus principales clientes.

El jefe de Epidemiología del Clínic, Antoni Trilla, ha dicho que confía en que el próximo lunes, 18 de mayo, el resto de Cataluña y la ciudad de Barcelona pase a fase 1 de desconfinamiento.

«Confío en que las cifras sean buenas, que todo el sistema sanitario esté en buenas condiciones y que podamos pasar», ha declarado.

Sin embargo, la jefa de Epidemiología del Hospital Vall d’Hebron, Magda Campins, ha avisado que «es posible que haya un rebrote si la gente quiere volver demasiado rápido a la normalidad» y ha advertido que ve a muchas personas por la calle sin guardar las distancias aconsejadas.

Según la epidemióloga, partidaria de que los niños no vuelvan a la escuela hasta septiembre, el posible rebrote se podría empezar a detectar esta semana porque sería cuando los casos graves comenzarían a llegar a los hospitales tras desconfinar a los menores.

«Estos días he visto cosas que me han preocupado, sobre todo no mantener las distancias en la calle. La gente sale a caminar y hacer deporte con más gente y van juntas. Gente que se encuentran por la calle y se detienen a hablar sin mantener la distancia o ponerse mascarilla. También he visto gente en supermercados sin mascarilla», ha denunciado.

Mientras tanto, la epidemia de COVID-19 retrocede poco a poco en Cataluña, donde ayer se registró el menor número de contagios confirmados por PCR en un día, 123, desde el 11 de marzo, y el menor número de fallecidos en hospitales en 24 horas, 15, desde el 18 de marzo.

Aunque Cataluña suma un total de 11.160 muertos por coronavirus, 51 más que ayer, lleva tres días consecutivos por debajo del centenar diario.

Por su parte, el ICS ha comenzado a enviar a los ambulatorios 4.000 kits para hacer pruebas de coronavirus a las pacientes con síntomas, una de las condiciones para poder pasar de fase, mientras las 3.227 farmacias catalanas facilitan desde hoy a 76 céntimos cada una nueva remesa de mascarillas compradas por la Generalitat para distribuir entre la población.

Según el Ayuntamiento de Barcelona, que instalará dispensadores de mascarillas y guantes en el metro, el 96 % de los barceloneses que utilizan este transporte usan mascarilla, como es obligatorio.

El director del ISGlobal, el epidemiólogo Antoni Plasencia, ha afirmado que aún queda mucha población que no ha estado en contacto con el coronavirus y que este seguirá circulando hasta que el 60-70 % de la población esté inmunizada.

Un estudio del Instituto Catalán de la Salud (ICS) con 120.000 casos de personas con sintomatología COVID-19 diagnosticados en Cataluña revela que la mortalidad de este virus alcanza el 4 %.

La noticia positiva de la jornada es que dos ancianas, una de 113 años, la más longeva de España, que vive en Olot (Girona), y otra de 102 años, que vive en Barcelona, han superado la COVID-19.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot