Feijóo insta a superar «la política de insultos y degradación institucional»

0
225
FOTOGRAFÍA. MELILLA (ESPAÑA), 25.09.2022.  El presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante la clausura del XIII Congreso del PP de Melilla este sábado. Efe

Efe.- Melilla (España), sábado 24 de septiembre de 2022. El presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha acusado a Pedro Sánchez de estar preocupado por que «haya más ricos en España», actitud que ha contrapuesto a la suya, ya que su preocupación es «que los españoles sean cada día más pobres» con las políticas que aplica el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos.

VÍDEO. MELILLA, 24.09.2022.

Feijóo, durante la clausura del XIII Congreso del PP de Melilla, ha considerado «una broma de mal gusto» que el PSOE «venga ahora» a decir que los populares quieren bajar los impuestos a los ricos, cuando esta misma semana el partido de Sánchez ha votado en contra de la propuesta de bajar el IRPF a las rentas bajas, «los que cobran menos de 40.000 euros».

«Encima aplaudieron», ha afeado el líder del PP a los socialistas, a los que ha acusado de «intentar ocultar lo que hay, que es no bajarle los impuestos a las rentas medias y bajas», lo que supone no defender los intereses de la gente, pese a que «todos los días dan lecciones sobre eso».

El presidente del PP ha garantizado que «trabajará» contra la pobreza en España y para mejorar la situación de la gente que lo está pasando mal.

Así, ha dicho que España tiene a más del 28 % de la población en riesgo de pobreza, ocupa el cuarto puesto por la cola en el índice de miseria de la UE, es líder en desempleo de la Unión, con el doble de paro que la media del resto de países; y ostenta la mayor deuda pública de la historia.

Feijóo ha advertido al Gobierno de que la deuda pública pronto llegará a 1,5 billones de euros, «la más grande de la historia de España», lo que implicará que «tendrán que pagarla nuestros hijos»: «Le va a dejar un pufo a los jóvenes y adolescentes de España, eso no es ser progresista, es vivir a cuenta de los demás».

Según el líder popular, la «única línea estratégica» que une a Sánchez y sus socios es decirle a los ciudadanos que pongan más dinero.

«Es verdad que discrepan en las formas, pero siempre están de acuerdo en lo mismo: pedirle a la gente más dinero y criticar a quienes proponemos que paguen menos por lo mismo», ha afirmado Feijóo, quien ha añadido que «poner más dinero y gastarlo lo sabe hacer hasta el PSOE, pero para gestionar con menos dinero se necesita una política distinta».

Para Feijóo, «lo más urgente» debe ser devolver el poder adquisitivo a los españoles deflactando el IRPF a las rentas medias y bajas o bajando el IVA de los productos básicos, que es lo contrario a seguir «exprimiendo» los bolsillos de los españoles.

«No pido más que nos devuelva a los españoles lo que hemos pagado de más por comprar lo mismo, si es que la inflación es la más alta de los últimos cuarenta años», ha insistido Feijóo, que defiende que esa es la medida que debe adoptar el Gobierno «si no puede controlar los precios».

Feijóo ha rechazado «la voracidad fiscal» del Gobierno, que ha recaudado 22.000 millones de euros más este año en impuestos por la espiral inflacionista; y ha considerado que, «si queda alguien en el PSOE al que le duela la situación de España, debe decirlo claramente».

«Hay muchísimos socialistas que no están de acuerdo con el rumbo de su partido, muchos que lo dicen en privado y, ahora, aparecen socialistas que lo dice también en público. Y vendrán muchos más que no estén de acuerdo con Sánchez, aunque los insulten, marginen y los tachen de traidores al sanchismo», ha asegurado.

En este sentido, ha acusado a Sánchez de haber abandonado los principios del PSOE, convirtiéndolo en un partido personalista; y ha advertido de que, aunque «al PSOE le interesa crispar», a España no, por ello asegura que el PP no insultará al Gobierno, sino que se limitará a contar lo que hace.

«España merece volver a una política de centralidad, estabilidad y mayorías amplias, porque no puede permitirse más crispación ni división», ha resaltado el presidente del PP, que a instado a superar «la política de insultos y degradación institucional», habida cuenta que «desde el Gobierno no se puede insultar a nadie».