Guardias civiles: Interior «quiere controlar la resistencia» del pueblo con «trasnochadas purgas políticas que parecían afortunadamente superadas en la España democrática»

0
61
FOTOGRAFÍA. PAMPLONA (ESPAÑA), 12 DE OCTUBRE DE 2023. Agentes de la Guardia Civil, en el acto de celebración de su patrona, la Virgen del Pilar. Cientos de personas, entre ellas representantes de las principales instituciones de Navarra, han acompañado este jueves, festividad de la patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar, a los agentes y mandos que han participado en el tradicional acto de celebración en la Avenida de Galicia de Pamplona. En una soleada y calurosa mañana han formado ante la Comandancia de la Benemérita institución agentes de las diferentes unidades de la Guardia Civil con presencia en Navarra. Posteriormente han protagonizado el desfile del cierre del acto ante los aplausos de familiares y vecinos, así como de las autoridades.

Madrid (España), miércoles 15 de noviembre de 2023 (Lasvocesdelpueblo).- La asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL), mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil consideró hoy que la Dirección General de la Guardia Civil, a través de su nuevo titular, Leonardo Marcos González, «quiere controlar la resistencia que se ha desplegado en la sociedad, pero en nuestro caso concreto, silenciar a los guardias civiles que a diario realizan una labor callada de servicio a la sociedad». «Así lo sentimos, nos quieren callados y para ello, recurren a argumentos que recuerdan trasnochadas purgas políticas que parecían afortunadamente superadas en la España democrática». «Algunos de aquellos políticos posiblemente añoren el regreso de esos tiempos oscuros en los que, basados en trasnochadas leyes de regímenes ya superados, perseguían a quienes pretendían introducir en la Guardia Civil los valores que la Constitución proclamaba».

JUCIL afirma que en una sociedad madura es necesario mantener y respetar la libertad de expresión frente a los intentos de acallar a la asociación

JUCIL, «en representación de miles de compañeros, tras conocer la intención de la Dirección General de la Guardia Civil de sancionar a nuestro secretario nacional de Comunicación, Agustín Leal, considera que la «apertura de este expediente tiene el ánimo de unos políticos que buscan acallar la voz de los miles de guardias civiles que nos votaron para representarlos como la entidad que defiende sus intereses laborales y sociales».

En defensa de un compañero y de toda la asociación

JUCIL quiere dejar claro que «sus servicios jurídicos trabajan en la defensa de nuestro compañero Agustín Leal de las acusaciones que se han dirigido contra él».

En este sentido, esta asociación profesional quiere dejar claro que «la iniciativa muestra cómo paga esta Dirección General los muchos años de servicio de un profesional en la defensa de los derechos y libertades de los españoles, con grave riesgo de su vida en numerosas ocasiones, sobre todo durante su labor en el País Vasco».

«Es de esta forma como la Administración reconoce el trabajo realizado, ahora en su lucha de la equiparación de los derechos laborales y sociales de los guardias civiles con las fuerzas policiales autonómicas». «Una lucha en la que Agustín Leal no está solo, si no que forma parte de un movimiento que reivindica igualar las condiciones salariales y laborales de todas las policías en España».

Reivindicamos el espíritu crítico

JUCIL defiende que «en una sociedad madura y responsable es necesario el mantenimiento y el respeto a la libertad de expresión que, en nuestro caso, ejercemos como ciudadanos».

«Reivindicamos por ello el espíritu crítico necesario en una sociedad. Criticar y opinar es también discernir, exponer e intentar que aflore lo positivo de lo negativo».

La asociación muestra su «preocupación» por lo que «pueda ocurrir a corto plazo», pero al mismo tiempo tiene consciencia de que el anuncio de este expediente a «nuestro compañero Agustín Leal no es más que retórica, destinada a justificar y a intentar silenciar el esfuerzo, el trabajo y la dedicación que JUCIL ha demostrado desde su nacimiento».

«Nuestras denuncias y reivindicaciones han incomodado a cada una de las sucesivas directoras generales de la Guardia Civil y ahora también al actual responsable, Leonardo Marcos».

«No permitiremos que nos devuelvan al pasado»

JUCIL opina que, «en estos momentos y consecuencia de la elevada tensión social, algunos políticos quieren regresar a los métodos utilizados en el Ministerio en los años ochenta del siglo pasado, cuando otros compañeros impulsaron asociaciones en la Guardia Civil que fueron perseguidas y sometidas; compañeros que todavía no han sido rehabilitados en su totalidad».

«En aquellos tiempos de clandestinidad, nuestros compañeros llegaron a presentarse ante los medios de comunicación uniformados y con tricornio, pero obligados a preservar su identidad tras una capucha; una imagen que provocó la exasperación de aquel Gobierno. Afortunadamente, las asociaciones de la Guardia Civil hemos salido del anonimato, no necesitamos ocultarnos y no esquivábamos ni la transparencia ni nuestra responsabilidad por opinar, siempre desde el respeto, la neutralidad y la objetividad».

«Y siempre amparados por el artículo 20 de la Constitución, que reconoce y protege los derechos a expresar y a difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción», dicen.

Sus deseos no serán realidad

«Algunos de aquellos políticos posiblemente añoren el regreso de esos tiempos oscuros en los que, basados en trasnochadas leyes de regímenes ya superados, perseguían a quienes pretendían introducir en la Guardia Civil los valores que la Constitución proclamaba».

«Quizá deseen la pronta desaparición de JUCIL». «Haremos todo lo posible para que sus deseos no se vuelvan una realidad que arruinaría la vida de los miles de guardias civiles, quienes cada día sirven con la máxima fidelidad a los principios que han jurado defender», sentencian los guardias civiles.