La española Maria Branyas es la persona más anciana del mundo con 115 años

.La mujer considerada actualmente como la más longeva del mundo, la monja francesa Lucile Randon (conocida también como hermana André), murió a sus 118 años en una residencia de ancianos en Toulon (Francia)
.La hermana André -que ya había vivido la epidemia de gripe española en 1918- se contagió de covid-19 en enero de 2021, lo que la convirtió también en la superviviente del virus con mayor edad

FOTOGRAFÍA. OLOT (GERONA) ESPAÑA, 18.01.2023. La española Maria Branyas, que se ha convertido en la persona más longeva del mundo a sus 115 años, se encuentra bien de salud y sorprendida por la expectación que ha generado la noticia, según confirman desde el geriátrico en el que reside en Olot (Girona). El Instituto de Investigación Gerontológica elabora una clasificación de ancianos de más edad que, hasta ahora, lideraba la francesa Lucile Randon. Efe/Residencia Santa Maria del Tura de Olot. Efe

Efe.- Olot (Gerona (España), lunes 18 de enero de 2023. La española Maria Branyas, de 115 años, se ha convertido en la persona más anciana del mundo después del fallecimiento de quien la precedía en la clasificación del Grupo de Investigación Gerontológica, la francesa Lucile Randon.

Branyas pasa sus días en la Residencia de mayores Santa Maria del Tura de la localidad de Olot (Gerona, noreste), donde superó la covid en 2020 con 113 años, y cuenta con un perfil en twitter, denominado Super Àvia Catalana (Súper Abuela Catalana en español), que le gestiona la familia y desde el que publica sus reflexiones.

El perfil de Twitter se ha hecho eco de la actualización en la lista sin más comentarios por el momento y la última intervención en primera persona se remonta pasado 1 de enero, cuando felicitó el año.

«Que se cumplan todos vuestros sueños y deseos. Que tengáis un 2023 lleno de buenos momentos. Yo no puedo hablar de días, horas o minutos, porque mi vida son momentos», señalaba aquel texto.

También añadía: «La vida no es eterna para nadie… A mi edad, un nuevo año es un regalo, una humilde celebración, una nueva aventura, un bello viaje, un instante de felicidad. Disfrutemos la vida juntos».

El día anterior, incluso mostraba la expectativa habitual ante el futuro en esas fechas con una imagen de una máquina de escribir en la que el folio mostraba la frase: «¿Y cómo será el año 2023?».

El día de Navidad, recordaba su infancia y juventud a través de una fotografía familiar, una historia que su hija, Rosa Moret, relataba a Efe hace un tiempo y que arranca el 4 de marzo de 1907 en San Francisco (Estados Unidos), en donde nació.

El padre de Maria Branyas, de profesión periodista, se había desplazado allí tras una temporada en México y llegó a convertirse en responsable de la revista «Mercurio».

La ahora persona más longeva del mundo vivió durante su primera infancia en Estados Unidos y, siendo aún niña, regresó con su familia a España para, tras residir en diversas localidades catalanas, recalar desde hace más de veinte años en la residencia de Olot, donde ha sabido de su primer puesto en esa particular clasificación.

A Branyas le sucede la japonesa Fusa Tatsumi, que nació casi dos meses más tarde, también en 1907, mientras que un año menos tiene la estadounidense Edie Ceccarelli.

Maria Branyas cumplirá 116 años el próximo marzo y se acercará un poco más al récord absoluto de longevidad que ostenta la francesa Jeanne Calment, que falleció en 1997 con 122 años y 164 días.

La mujer más longeva del mundo muere en Francia a los 118 años

La mujer considerada actualmente como la más longeva del mundo, la monja francesa Lucile Randon (conocida también como hermana André), murió a sus 118 años en una residencia de ancianos en Toulon (Francia), a menos de cuatro años de superar la edad de fallecimiento más elevada jamás registrada (122 años).

Nacida el 11 de febrero de 1904 en Alès (sudeste de Francia), Randon se había convertido en la segunda persona francesa y europea más longeva de la historia, así como la monja más anciana que jamás había vivido, según un comunicado de Guinness World Records publicado tras su muerte, ocurrida en la madrugada del martes.

La mujer trabajó como institutriz para familias adineradas en París antes de bautizarse cristiana a los 26 años, y se dedicó al cuidado de los niños durante la Segunda Guerra Mundial, tarea que continuaría durante 28 años después del conflicto, en el hospital de la ciudad de Vichy.

A los 41 años, entró en la orden de las Hijas de la Caridad, donde adoptó el nombre de hermana André, en honor a uno de sus tres hermanos.

La hermana André -que ya había vivido la epidemia de gripe española en 1918- se contagió de covid-19 en enero de 2021, lo que la convirtió también en la superviviente del virus con mayor edad.

La mujer habitaba desde 2009 en Toulon, en la que estaba reconocida como ciudadana de honor desde 2019.

«Nuetra ciudad de Toulon pierde a una toulonesa de corazón», escribió en su cuenta de Twitter el alcalde de la ciudad, Hubert Falco, al conocer la noticia de su fallecimiento.

«Francia ha perdido a una religiosa de gran corazón, que compartía con generosidad su experiencia vital (…). Por mi parte, pierdo a una mujer a la que estimaba profundamente», añadió Falco.

Lucile Randon muere a menos de un mes de celebrar sus 119 años y tan solo a cuatro años de convertirse en la mujer más anciana de la historia, un título que ostenta la francesa Jeanne Louise Calment, que vivió hasta los 122 años y falleció en 1997.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot