La ley marcial en España

.Si las cosas siguen por el camino trazado, la dictadura vírica que se ha implantado ya en nuestro país sin que nadie de los muchos (demasiados para tan poco fruto) que cobran de nuestros impuestos para defender la Constitución haya cumplido con su deber. Los derechos establecidos en el art. 19 de la Carta magna SÓLO pueden suspenderse previa declaración del estado de excepción o sitio. Punto y final.

FOTOGRAFÍA. MADRID (ESPAÑA), AÑO 2018. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (i), durante un encuentro en el Palacio de la Moncloa, en Madrid. Efe.

En Suecia no han tomado absolutamente ninguna medida que no sea la que la ciencia médica preconiza para el caso de pandemias con la letalidad de la COVID-19, que aproximadamente la de la gripe. El confinamiento es una medida que se desechó hace 200 años. Por eso Suecia, donde nunca han dejado de ser libres y no han destruido su economía, tiene tres veces menos muertes/habitantes que España.

Si las cosas siguen por el camino trazado, la dictadura vírica que se ha implantado ya en nuestro país sin que nadie de los muchos (demasiados para tan poco fruto) que cobran de nuestros impuestos para defender la Constitución haya cumplido con su deber. Los derechos establecidos en el art. 19 de la Carta magna sólo pueden suspenderse previa declaración del estado de excepción o sitio. Punto y final.

Ley marcial encubierta, golpe de estado democrático, con toque de queda, confinamiento en guetos con controles en carreteras y demás medios de comunicación, único país de Europa en obligar al uso de mascarilla, convertida así en mordaza, en espacios abiertos, cierres de sectores económicos según capricho de la autoridad central, autonómica o municipal, porque, como en cualquier dictadura, cualquiera es bastante para imponer su voluntad al pueblo, antiguos ciudadanos ya ni siquiera súbditos pagadores de impuestos (esto sí que no se ha suspendido), sino cautivos de unas fuerzas totalitarias que nos roban la libertad para llevarnos a la miseria donde crece la sumisión en forma de colas del hambre.

La dictadura no nos va a devolver nuestra libertad ni la esperanza de regresar a la senda de la prosperidad.

No hay atención sanitaria primaria, ni funcionan los servicios públicos si no es en la forma online o telefónica que nos deja abandonados en la más completa desatención e indefensión. Y no pasa nada. Parece que la oposición no se ha enterado de que estamos, además de en el mayor desastre sanitario del mundo (primer país de la Tierra en muertos/habitantes), la mayor caída del PIB de toda la OCDE, y la mayor eliminación de derechos y libertades fundamentales de Europa, ante el mayor recorte de servicios públicos de la Historia contemporánea de España.

No van a dejar a devolvernos la libertad y no podremos viajas para ver a nuestras familias en Navidad. Mientras el Ministerio del Interior entrega salvoconductos a los inmigrantes ilegales que invaden España y la Cruz Roja se encarga de llevarlos a su destino sin que nadie los moleste, los españoles tenemos que buscar, entre amigos, de forma clandestina, como si de una Resistencia contra la ocupación o la dictadura se tratara, algún papel que nos permita ir a visitar a nuestros hijos, padres, hermanos o amigos sin que nos detenga algún control de la nueva Gestapo de la Nueva Normalidad, nos haga regresar y nos multe.

Esto es ya España. Un lugar en el que los españoles tienen que vivir clandestinamente, mientras los que entran ilegalmente en nuestro país pueden viajar a donde quiera “como personas libres que son” dijo el ministro. Porque ellos sí son libres, pero los españoles no y, además, sufrimos más que nadie en el Mundo el azote de la pandemia bajo cuya coartada nos han robado la libertad y la prosperidad. Esta es la España del Frente Popular y sus mariachis de oposición, de discursitos y acatamiento, de la justicia completamente politizada, de los medios de comunicación y propaganda del nuevo régimen y de una sociedad civil inerte ante una catástrofe colectiva de la envergadura que ya estamos atisbando.

Esta es la España de Sánchez, de Iglesias. Pero también la de todos los demás que, investidos de responsabilidad pública, en el ámbito político, cultural, profesional, empresarial, religioso, judicial… son cooperadores necesarios del primer golpe de estado que se da en España sin absolutamente ninguna clase de oposición. Un golpe de estado y, en trastienda, una invasión que ha comenzado por Canarias y que, con salvoconducto gubernamental y logística de la cruz Roja, ha comenzado el traslado de tropas desde África hasta la Península. Tal vez, desconocedoras de que el golpe inverso y siniestro ya ha triunfado. O quizá por eso mismo, porque ya ha triunfado el golpe sin que se oiga un solo disparo ni una sola voz de protesta.

La dictadura perfecta. La Nueva Normalidad.

Presidente Nacional de Nosotros

Partido de la Regeneración Social

Óscar Bermán Boldú

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot