La población de Cataluña aumenta en 17.555 habitantes gracias a la inmigración 

.Por primera vez en las últimas cuatro décadas, la población catalana de más de 85 años ha disminuido respecto del año anterior debido al impacto de la covid‑19 y se sitúa en 249.555 personas (83.292 hombres y 166.263 mujeres), cifra que representa a 1.128 personas menos que el 1 de enero de 2020
.Las defunciones superaron los nacimientos en todas las comarcas excepto en el Gironés (Gerona), debido a la pandemia de la covid-19

FOTOGRAFÍA. LAMPEDUSA (ITALIA), 28.08.2021. Vista de la llegada a Lampedusa (Italia) de 539 inmigrantes ilegales magrebíes y resto de árabes abordo de un pesquero, los «otros afganos» que ni EEUU ni Europa, con su argumento de los últimos días en Kabul (Afganistán, quiere evacuar de sus países para salvarlos de las guerras y de la pobreza. Efe

Redacción.- Barcelona (España), lunes 20 de diciembre de 201. La población residente en la Comunidad autónoma de Cataluña es de 7.739.758 personas al 1 de enero de 2021, según las Estimaciones de población del Instituto de Estadística de Cataluña (IDESCAT). Esta cifra representa un aumento de 17.555 habitantes frente a un año atrás.

La inmigración ha sido el único componente positivo del crecimiento de la población en 2020 (48.139 personas). Por el contrario, la aportación del crecimiento natural ha sido de -21.320 personas (58.464 nacimientos menos 79.784 defunciones) y la del saldo migratorio con el resto de España de -8.971 personas.

En términos relativos, en 2020 la población ha crecido un 2,3 por cada mil habitantes, como resultado de un crecimiento migratorio del 5,1% y de un crecimiento natural o vegetativo del -2,8 %.

El Barcelonés (‑5,0‰), el Pallars Yuso (Pallars Jussá) -comarca de Lérida- (‑4,4%), el Segrià (‑1,4%) y la Ribera delta de Ebro (‑0,3%) son las únicas comarcas que han perdido población.

Por otro lado, la Cerdaña (37,9%), la Alta Ribagorça (29,6%) y el Pallars Sobirá (Pallars Suso, también conocido como o Pallars Superior​) -comarca de Lérida- (28,2%) son las comarcas con mayores crecimientos en términos relativos.

Disminuye la población de 85 años y más, por primera vez en las últimas 4 décadas

Por primera vez en las últimas cuatro décadas, la población catalana de más de 85 años ha disminuido respecto del año anterior debido al impacto de la covid‑19 y se sitúa en 249.555 personas (83.292 hombres y 166.263 mujeres), cifra que representa a 1.128 personas menos que el 1 de enero de 2020.

La disminución de la población de edades avanzadas ha detenido el proceso de sobre envejecimiento de la población catalana, que ha pasado de 17,1 personas mayores de 85 años por cada 100 mayores de 65 años en 2020 a 16,9 en 2021.

El envejecimiento de la población presenta importantes diferencias en el territorio. El porcentaje de población de 65 años y más en el conjunto de Cataluña es del 19,0%, mientras que en seis comarcas, al menos una cuarta parte de la población tiene 65 años y más: la Terra Alta (29,4%), el Ripollès (25,7%), Pallars Jussá (25,5%), Garrigues (25,0%), Ribera de Ebro (25,0%) y Priorat (25,0%). En cambio, el Aran (15,2%) y las comarcas del Gironès (Gerona) (15,7%), el Vallès Occidental (17,0%), el Vallès Oriental (17,1%) y el Tarragonés (17,3 %) son las que tienen menor porcentaje de población de 65 y más años.

Por edades decenales, los mayores aumentos de población se producen en los grupos de 45 a 54 años (23.458) y de 55 a 64 años (21.664). Por el contrario, las mayores disminuciones se registran en los grupos de 35 a 44 años (‑34.347) y de 0 a 9 años (‑22.732).

El peso de las personas mayores en relación a los adultos y los jóvenes ha seguido aumentando. El índice de dependencia de las personas mayores (número de personas de 65 años y más y por cada 100 personas de 15 a 64 años) ha pasado de 28,8 a 28,9 y el índice de envejecimiento (personas mayores de 65 años por cada 100 menores de 15 años) ha pasado de 124,2 a 127,1.

Las defunciones superaron los nacimientos en todas las comarcas excepto en el Gironés (Gerona), debido a la pandemia de la covid-19.

Debido a la pandemia de la covid-19, los nacimientos han disminuido y las defunciones han aumentado. Como consecuencia, en 40 comarcas y Arán la cifra de defunciones ha sido superior a la de nacimientos.

El Barcelonés (‑8.765), el Baix Llobregat (‑2.020) y el Maresme (‑1.412) son las comarcas con un menor crecimiento natural. En cambio, los nacimientos han superado las defunciones sólo en la comarca del Gironès (380).

En 2020 el saldo migratorio con el extranjero es el componente que ha aportado crecimiento a un mayor número de comarcas .

El saldo migratorio con el extranjero ha sido positivo en Aran y en todas las comarcas excepto la Selva. La comarca del Barcelonés destaca claramente respecto a las demás, con un saldo de 27.558 personas.

Le siguen el Vallès Occidental (3.615), el Baix Llobregat (3.379) y el Maresme (1.271). Las comarcas con menor saldo migratorio con el extranjero son la Selva (-231), la Alta Ribagorça (30) y la Terra Alta (38).

El saldo migratorio interior (inmigraciones con el resto de Cataluña y el resto de España) ha sido positivo en un total de 36 comarcas y Aran. Destacan las comarcas del Bajo Penedès (2.600 personas), el Maresme (2.454) y el Vallès Oriental (2.036). Entre las 5 comarcas que registraron un saldo migratorio interior negativo destaca el Barcelonés (-30.222) por el volumen de salidas limpias hacia el resto de Cataluña.

Si se considera la totalidad de las migraciones, tanto con el resto de Cataluña y el resto de España como con el extranjero, el crecimiento migratorio ha sido positivo, en un total de 39 comarcas y en Aran, mientras que sólo el Barcelonés y el Gironés han registrado un saldo de signo negativo.

Las comarcas con mayor crecimiento migratorio total son el Vallès Occidental, debido a la inmigración, y el Maresme, el Bajo Penedès y el Vallès Oriental, por la contribución tanto de la migración interna como de la inmigración externa.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot