La prohibición de coches contaminantes en Barcelona (ZBE) sobresaturará TMB y Renfe

Lasvocesdelpueblo
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 10.12.2019. La entrada en funcionamiento el próximo 1 de enero de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en Barcelona sobresaturará la congestionada red de transporte público, en la que cinco líneas de trenes de Cercanías superan ya el 100 % de ocupación por la mañana durante las horas punta. Efe

Efe – Según cálculos de la entidad, la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en Barcelona afectará al 20 % de los vehículos que actualmente circulan por la ciudad, es decir, unos 108.000 coches y 134.000 personas, de las cuales 18.000 son conductores en hora punta que tendrán que buscar alternativas a partir del próximo mes. También la R2 Sur (Barcelona-Sant Vicenç de Calders) y la R1 (Molins de Rei-Maçanet Massanes) circulan saturadas, al 107 % y 101 % de su capacidad respectivamente, mientras que la R4 (Sant Vicenç de Calders-Manresa) y la R2 (Castelldefels-Granollers) están al 100 %. Ha propuesto, entre otras medidas, desdoblar la R3 de Cercanías, crear un nuevo túnel de FGC en el Vallès, reforzar los corredores más afectados, así como alargar y agilizar los itinerarios con carril bus hasta la estación de Sants y la Estació del Nord. Barcelona (España), 10 de diciembre de 2019. 

La entrada en funcionamiento el próximo 1 de enero de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en Barcelona sobresaturará la congestionada red de transporte público, en la que cinco líneas de trenes de Cercanías superan ya el 100 % de ocupación por la mañana durante las horas punta.

Así se desprende del estudio “Análisis de la capacidad del transporte público a los accesos de Barcelona” que ha presentado este martes en rueda de prensa el presidente del RACC, Josep Mateu, y el director técnico de la fundación RACC, Marc Figuls.

“Si no tomamos medidas urgentemente, la red de transporte público no podrá absorber la demanda en hora punta porque ya está al límite de su capacidad”, ha alertado Mateu.

Según cálculos de la entidad, la ZBE afectará al 20 % de los vehículos que actualmente circulan por la ciudad, es decir, unos 108.000 coches y 134.000 personas, de las cuales 18.000 son conductores en hora punta que tendrán que buscar alternativas a partir del próximo mes.

Sin embargo, el informe, que ha analizado 42 de las 50 líneas de trenes de Cercanías, Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) y Bus Exprés entre las 7.30 horas y las 9.30 horas, pone de relieve que el transporte público sufrirá las consecuencias.

Y es que a día de hoy, de acuerdo con el RACC, hay al menos cinco líneas de Cercanías que circulan llenas o por encima de su capacidad máxima por la mañana, en especial la R3, que conecta Puigcerdà (Girona) con L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y que suele ir al 108 % de su capacidad.

También la R2 Sur (Barcelona-Sant Vicenç de Calders) y la R1 (Molins de Rei-Maçanet Massanes) circulan saturadas, al 107 % y 101 % de su capacidad respectivamente, mientras que la R4 (Sant Vicenç de Calders-Manresa) y la R2 (Castelldefels-Granollers) están al 100 %.

A este escenario se suma la ocupación de los vagones de los FGC, que llegan a circular al 63 % de su capacidad y que, en momentos puntuales, tienen líneas que rebasan o rozan el límite.

Es el caso de las líneas de Terrassa y Sabadell, que pueden superar el 104 % y el 88 % de su aforo, respectivamente, entre las 8.30 horas y las 9.30 horas.

Analizado por corredores, el del Delta del Llobregat (102 %) y el Maresme (101 %) son los que circulan más llenos, seguidos por los del Vallès Oriental (90 %), el Baix Llobregat (77 %) y el Vallès Occidental (90 %).

En cuanto a las plazas de Bus Exprés, el 75 % suelen estar siempre ocupadas, aunque el porcentaje asciende hasta el 84 % en el caso del corredor por carretera del Maresme y baja hasta el 34 % en el del Vallès Occidental.

Por estos motivos, el RACC ha abogado por un plan de inversiones a corto plazo en transporte público que garantice el incremento de frecuencias y de capacidad para absorber la demanda extra que conllevará la ZBE.

“Estamos de acuerdo con las restricciones, pero tenemos que garantizar la movilidad de calidad de las personas”, ha sostenido Mateu, quien ha subrayado que vivimos “un momento de emergencia climática y también de emergencia de inversiones”.

Por su parte, Figuls ha propuesto, entre otras medidas, desdoblar la R3 de Cercanías, crear un nuevo túnel de FGC en el Vallès, reforzar los corredores más afectados, así como alargar y agilizar los itinerarios con carril bus hasta la estación de Sants y la Estació del Nord.

Ha apostado también por incrementar la oferta de vehículos compartidos en Barcelona y la red de aparcamientos en las estaciones, además de crear un carril de alta ocupación y bajo coste en las vías que transcurren desde el Baix Llobregat y el Maresme hasta la capital catalana.

“Estamos ante una oportunidad de cambio de hábitos y el sistema de transporte público la tiene que aprovechar”, ha zanjado.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias relevantes

Videos Hot