Las novedades de la campaña de la Renta 2015: Desaparece la deducción por alquiler…

Lasvocesdelpueblo
Vista de una sede de la Agencia Tributaria en una imagen de archivo. Efe.

rtve – La campaña de la Renta 2015, que arranca el próximo 6 de abril y se extenderá hasta el 30 de junio, es la primera que se llevará a cabo tras la entrada en vigor de la reforma fiscal, incluye la reducción de los tipos del IRPF, una nueva deducción para familias numerosas y la eliminación parcial de la deducción por alquiler de vivienda, entre otras novedades. Barcelona, 3 de abril 2016. Fotografía: Vista de una sede de la Agencia Tributaria en una imagen de archivo. Efe.

¿Quiénes están obligados a declarar?

Los contribuyentes que hayan obtenido unos rendimientos íntegros superiores a los 22.000 euros anuales. También los que perciban menos de esa cifra, tienen más de un pagador y la suma de lo ingresado por parte del segundo y restantes excede los 1.500 euros al año.

También tiene la obligación de presentarla aquellos que, aún teniendo rentas del trabajo inferiores a esos 22.000 euros, se hayan aplicado deducciones por inversión en vivienda, por cuenta ahorro-empresa, por doble imposición internacional, así como reducciones en la base imponible por aportaciones a planes de pensiones, a mutualidades de previsión social, a planes de previsión asegurados o a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad.

¿Quiénes no lo están?

No están obligados a presentar la declaración los contribuyentes que perciban salarios inferiores a los 22.000 euros brutos anuales, siempre y cuando procedan de un solo pagador o bien si, procediendo de varios, la suma de lo ingresado por parte del segundo y restantes no excede los 1.500 euros al año.

No hay obligación de presentarla si la renta máxima anual percibida es de 12.000 euros brutos anuales, cuando los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes por orden de cuantía superen la cantidad de 1.500 euros anuales.

¿Hay que prestar atención a algo en concreto?

La Agencia Tributaria pide que se revisen todos los datos de la propuesta de declaración antes de presentarla. Entre otros, los datos personales, el domicilio fiscal o aspectos como las cuotas sindicales.

Desde el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) se recuerda a los contribuyentes que deben tener muy en cuenta las peculiaridades fiscales propias de su región, pues las comunidades autónomas pueden aprobar sus propias deducciones en determinadas materias, algunas tan importantes como el alquiler o la inversión en vivienda habitual. E incluso la posibilidad de realizar cambios en los tipos del IRPF.

Cambios en vivienda: alquiler y propiedad

– Para los arrendatarios desaparece la deducción estatal por alquiler de vivienda habitual para todos aquellos inquilinos cuyos contratos de alquiler se firmaron a partir de 2015. Los inquilinos con contratos anteriores a esa fecha pueden seguir deduciéndose el 10,05% de las cantidades satisfechas en 2015 y años sucesivos mientras mantengan el contrato de alquiler de su vivienda habitual (y siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales). La medida no afecta a las deducciones autonómicas.

– Para los arrendadores existe ya una reducción única del 60% para el rendimiento neto declarado por el arrendamiento de la vivienda (desaparece así la distinción de la rebaja en función de la edad).

– Para los propietarios que compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 mantienen el derecho a la desgravación (hasta un 15% de las cantidades invertidas con un límite de 9.040 euros) siempre que hayan deducido por dicha vivienda en 2012 o en años anteriores. Los que compraron después de esa fecha ya no tienen derecho a la deducción estatal.

Se crean algunas deducciones y otras mejoran

– Existen nuevas deducciones por familia numerosa y discapacidad, de 1.200 euros anuales por cada supuesto de deducción. La Agencia Tributaria recuerda que los contribuyentes han podido ir haciendo efectiva esa ayuda mediante un pago mensual anticipado, pero que también la pueden obtener ahora en la declaración. En ambos casos se debe incluir en la declaración de la Renta.

– El contribuyente podrá desgravarse un 50% de los primeros 150 euros donados a onegés, fundaciones o cualquier entidad acogida a dicha normativa y un 27,5% del resto de aportaciones, porcentaje que aumenta hasta el 32,5% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en cada uno de los últimos tres años. Los porcentajes señalados se incrementan en 5 puntos porcentuales si la donación se destina a las actividades prioritarias de mecenazgo aprobadas y, según señala Gestha, están exentas las ganancias patrimoniales generadas si se donan bienes.

– Se establece la supresión de la reducción sobre la base imponible por cuotas de afiliación y demás aportaciones a partidos políticos, que a partir de ahora darán derecho a una deducción del 20%, con una base máxima de 600 euros anuales.

Nuevos tipos de IRPF y ahorro

– Cambian los tipos de IRPF. Para las rentas del trabajo el tipo mínimo estatal ha bajado al 19,5% (para las rentas inferiores a 12.450 euros) y el máximo, al 46% (para las rentas que superen los 60.000 euros).

– El mínimo personal sube de 5.151 a 5.500 euros. También se han incrementado los mínimos por descendientes y ascendientes.

– Los tipos para el ahorro (y para para plusvalías, intereses y dividendos) se mueven ahora entre el 19,5% y el 23,5%.

– Se elimina la exención del pago del IRPF que se aplicaba hasta 2014 a los primeros 1.500 euros de los dividendos: los inversores deben tributar por el total de las cantidades percibidas en el ejercicio.

– Todas las ganancias y pérdidas patrimoniales, incluso las generadas en un año o menos, se integran en la base del ahorro.

– Hay que tributar por las ayudas recibidas al comprar un coche a través del plan PIVE como si fueran una ganancia patrimonial.

Se podrá desgravar menos por aportaciones a planes de pensiones

– Se reducen las desgravaciones por aportaciones a planes de pensiones. Desde 2015, solo puede reducirse la base imponible en 8.000 euros por estas aportaciones, mientras que hasta 2014 se permitía descontar 10.000 euros al año.

– En este punto también hay otras novedades, como los planes de Ahorro 5, cuyos rendimientos no tributan por IRPF –hasta un límite de inversión de 5.000 euros anuales- si se mantiene la inversión durante 5 años (el beneficio se pierde si se dispone parcial o totalmente de ellos antes de ese plazo).

– Se declaran exentas las plusvalías generadas por mayores de 65 años en casos como el de la venta de una segunda vivienda, o de unas acciones, cuando se destina a crear una renta vitalicia.

– Desaparece la reducción fiscal para los trabajadores activos mayores de 65 años.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Noticias relevantes

Videos Hot

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies