Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin

0
52
FOTOGRAFÍA. MANCHESTER (REINO UNIDO), 17 DE ABRIL DE 2024. Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin. El portero del Real Madrid, Andriy Lunin, salva el penalti de Mateo Kovacic del Manchester City durante la tanda de penaltis en los cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA, el segundo partido entre el Manchester City y el Real Madrid en Manchester. Efe
FOTOGRAFÍA. MANCHESTER (REINO UNIDO), 17 DE ABRIL DE 2024. Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin. El portero del Real Madrid, Andriy Lunin, salva el penalti de Mateo Kovacic del Manchester City durante la tanda de penaltis en los cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA, el segundo partido entre el Manchester City y el Real Madrid en Manchester. Efe

Manchester (Reino Unido), miércoles 17 de abril de 2024 (Lasvocesdelpueblo y Agencias). Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin, el Real Madrid se clasificó a las semifinales de la Liga de Campeones en penaltis. Unos disparos desde los once metros en los que no había tenido acierto el resto de la temporada: tres metidos y cuatro fallados. Sin embargo, todo cambió en el Etihad. Convirtió cuatro de cinco y el guardameta Andriy Lunin extendió una noche histórica en su carrera.

  • Aún más grande| Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin

Sometido el Real Madrid en el partido, sobre todo desde el gol de Rodrygo Goes en el minuto 12. Defendiendo con los once futbolistas ante el control del Manchester City en su casa. Solo Kevin De Bruyne pudo derribar el muro formado por la buena defensa, en bloque bajo, de los de Carlo Ancelotti y por Lunin.

El ucraniano superó el récord de paradas de un portero del Real Madrid en la Liga de Campeones. Una marca que compartía con Thibaut Courtois. El belga hizo nueve en la final de la ‘Champions’ de 2021, que ganó el conjunto blanco contra el Liverpool (1-0); mientras que Lunin las igualó en la ida de octavos de final contra el RB Leipzig (0-1) en este 2024.

Y este 17 de abril se hizo aún más grande. Diez paradas durante los 90 minutos. Un número que debió ser incluso mayor, pero una gran parada en el minuto 79, arriba, a un disparo de Kevin De Bruyne no fue señalado como córner por el colegiado Daniele Orsato y no le contó la intervención a Lunin.

Sumó una más en una prórroga en la que el ritmo fue menor, con los futbolistas acusando el esfuerzo del tiempo reglamentario, mientras el tiempo corría camino a unos penaltis que acabarían definiendo todo.

  • Los malos precedentes en los penaltis| Noche histórica del Real Madrid y Andriy Lunin

Unos once metros que provocaron dudas durante la temporada en el Real Madrid. Es más, aún no ha encontrado su lanzador de confianza tras la salida de un seguro como era Karim Benzema. Algo impropio de un equipo de élite como es el conjunto blanco.

Joselu Mato, quien era el encargado habitual en sus años precedentes en Alavés y Espanyol, con el Real Madrid ha tirado tres y fallado dos. Rodrygo y Modric habían tirado uno cada uno sin éxito. Los únicos con un 100% de efectividad, uno de uno, Bellingham y Vinícius.

Un 42,9% de éxito desde el punto de penalti. Con ese porcentaje, tirando en segundo lugar y en el fondo preferido del Manchester City, llegó el Real Madrid a jugarse un puesto en las semifinales.

Pero las estadísticas están para romperlas. Eso sí, en un panorama que empezó con Modric errando el primer intento. Sin embargo, Bellingham, Lucas Vázquez, Nacho Fernández y Antonio Rüdiger no fallaron. Los tres últimos, lejos de ser tiradores habituales.

La confirmación de Lunin y el método Llopis

Cuatro penaltis anotados y dos parados. Ahí apareció Lunin para volver a mandar un mensaje y confirmarse en una temporada en la que vio como la oportunidad que tanto ansiaba se le escapaba, cuando se vio fuera del Real Madrid, pero otra lesión le volvió a abrir las puertas de la titularidad y no la soltó.

La rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda de Thibaut Courtois, figura clave del Real Madrid, el 10 de agosto trastocó los planes. El Real Madrid acudió al mercado no para darle competencia a Lunin y sí para incorporar a un guardameta titular.

Y así fue. Dos partidos para Lunin y Ancelotti apostó por Kepa Arrizabalaga. Le dio toda su confianza y relegó de nuevo al ucraniano al banquillo. Pero aún le quedaba otra bala.

Kepa sufrió una lesión muscular en el calentamiento previo a la visita del Sporting de Braga el 8 de noviembre. Salió Lunin, paró un penalti en el minuto 6, sobrevivió a las alternativas en portería tras la recuperación de Kepa y acabó ganándose el puesto, sobre todo tras un mal parido de Kepa en la Supercopa de España frente al Atlético de Madrid.

Así obtuvo la confianza que necesitaba Lunin para ser el líder indiscutible en la portería madridista.

Una categoría de titular que reforzó en el Etihad con una actuación sublime. Y que se ha ido gestando día a día en la Ciudad Deportiva de Valdebebas de la mano de Luis Llopis y su método, que colocó a Keylor Navas y Thibaut Courtois entre los mejores porteros del mundo, y que ha hecho lo propio con un Lunin que fue clave para que el Real Madrid ya piense en las semifinales de Champions contra el Bayern de Múnich.