Puigdemont dice que va a «liderar el Procés» desde el «Consejo de Estado de la República Catalana» pero descarta un CNI separatista

0
287
FOTOGRAFÍA. ROUSSILLON (FRANCIA), 04.03.2022. El golpista huido de la Justicia y expresidente de Gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña en 2017, Carles Puigdemont Casamajò, este sábado en Canet-en-Roussillon, Francia, donde se celebra un pleno de la Asamblea de Representantes del Consejo de Estado de la República Catalana, llamado 'Consejo por la República Catalana', al que él se postula para seguir al frente de su dirección. Efe

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), sábado 5 de marzo de 2022. El golpista huido de la Justicia, presidente de JxCat y expresidente de Gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña en 2017, Carles Puigdemont Casamajò, ha revelado este sábado que sus planes para culminar el Procés separatista pasan por liderarlo desde el consejo del estado de la República Catalana creado por él y llamado con el eufemismo secesionista «Consejo por la República Catalana» (CxR) —del que ha sido reelegido presidente—, «reduciendo su dependencia» de los partidos separatistas, «incapaces» de consensuar una estrategia unitaria para destruir España.

Así lo ha dicho Puigdemont en la sesión celebrada en Canet-en-Roussillon (Francia) por la asamblea de representantes del Consejo del estado de la República Catalana, espacio parainstitucional que lidera desde Bélgica este individuo supremacista hispanófobo.

A pesar de que casi la totalidad de los 121 miembros del Consejo del Estado de la República Catalana sean de JxCat, debido a que para esta nueva etapa ERC y CUP no participaron en las elecciones a la Asamblea de Representantes del Consejo de la República Catalana (Congreso de los Diputados de esta república separatista amarilla), la sesión de hoy ha servido para reelegir a Puigdemont como presidente de este espacio, con solo el 86,44 % del apoyo (102 votos) de los 121 miembros de la Asamblea de Representantes, por encima de los 7 votos obtenidos por el candidato alternativo, Joan Ramon Gomà.

Más allá de una votación que encerraba poco misterio —todos daban por hecho una victoria aplastante de Puigdemont ante un candidato desconocido—, lo más relevante de la sesión ha sido el discurso inicial del golpista prófugo de la Justicia, que ha supuesto un tirón de orejas a ERC, su propio partido JxCat y CUP por no ponerse de acuerdo en una hoja de ruta antiespañola para destruir al Reino de España como ocurre en la actualidad en las Repúblicas separatista de Donetsk y Lugansk (Ucrania), ya reconocidas por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Tras constatar que ahora mismo no es posible la «unidad» entre los partidos separatistas, Puigdemont ha argumentado que esto no puede seguir bloqueando los avances en el Procés: «Nuestra relación con los partidos (separatistas) tiene que cambiar, porque la que hemos tenido hasta ahora no ha funcionado, y no será por falta de paciencia. Les hemos dado muchas oportunidades, pero el tiempo ya se ha acabado«.

FOTOGRAFÍA. ROUSSILLON (FRANCIA), 04.03.2022. El golpista huido de la Justicia y expresidente de Gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña en 2017, Carles Puigdemont Casamajò, este sábado en Canet-en-Roussillon, Francia, donde se celebra un pleno de la Asamblea de Representantes del Consejo de Estado de la República Catalana, llamado ‘Consejo por la República Catalana’, al que él se postula para seguir al frente de su dirección. Efe

El puchista Puigdemont ha insistido en la necesidad de «superar» el marco de «dependencia» de los partidos y ha recordado que el Consejo del estado de la República Catalana nació en 2018 a raíz de un pacto entre JxCat y ERC, pero ahora ya está en condiciones de «emanciparse», de manera que sus decisiones «no se someten» a las direcciones partidistas.

El visible malestar de Puigdemont con los partidos separatistas deriva del hecho de que, en el pacto de investidura de Pere Aragonès García, el año pasado, ERC y JxCat acordaron crear una dirección estratégica del separatismo donde poder consensuar una nueva hoja de ruta.

Sin embargo, ha lamentado, los partidos separatistas «han sido incapaces de definir una estrategia para culminar la independencia» y ni tan solo se han puesto de acuerdo para «construir un espacio unitario donde tomar las decisiones».

«El Consejo debe tomar la iniciativa, sin esperar a un consenso entre los partidos, porque ya se ha visto que no es posible en las actuales circunstancias», ha insistido.

Según Puigdemont, el Consejo del estado de la República Catalana «tiene suficiente fuerza para liderar y aplicar una propuesta que sea el resultado, no de la conciliación de las estrategias de los partidos independentistas, sino del consenso mayoritario entre los independentistas que votan a todos los partidos» separatista.

«El matiz no es menor», ha destacado Puigdemont, que ha llamado a ser «aún más activos a la hora de erradicar actitudes fratricidas que deterioran seriamente las relaciones entre independentistas».

A las puertas del quinto aniversario del golpe de estado del 1-O, ha deplorado la «división entre partidos políticos, estrategias y actores del separatismo, que ha comportado una desmovilización de la ciudadanía», y ha advertido: «Cuanta más desmovilización, menos independencia».

Han sido varias las intervenciones de representantes de la asamblea que lo han invitado a renunciar a la presidencia de JxCat para que no haya dudas de su compromiso «institucional» con el CxR.

Puigdemont ha evitado comprometerse a dejar de momento sus cargos en JxCat, aunque ha asegurado que si se da una contradicción «que sea irresoluble», tomará una decisión que «priorizará el CxR».

Una de las intervenciones que pretendían ponerle en aprietos la ha protagonizado precisamente la golpista huida del Procés, exconsejera y eurodiputada sin inmunidad parlamentaria de JxCat Clara Ponsatí Obiols, que le ha pedido posicionarse ante «las actuaciones de su partido» y del Gobierno separatista en relación con la candidatura olímpica de los Pirineos, la «represión» desde la consejería de Interior o la «ofensiva contra la inmersión lingüística».

El golpista Puigdemont ha eludido responder: «Hoy no comparezco como militante de JxCat», ha dicho el prófugo, que también ha descartado «poner en marcha un Centro Nacional de Inteligencia (CNI)» del Consejo de Estado de la República Catalana (CxR), como pedía un representante.