Putin firma una ley que permitirá movilizar a presos condenados por ciertos delitos graves

.El mandatario reiteró que «un enfrentamiento con el régimen neonazi de Kiev era inevitable». Llegó además a comparar el conflicto con una guerra civil, ya que niega a Ucrania su propia existencia

FOTOGRAFÍA. MOSCÚ (RUSIA), 04.11.2022. El presidente ruso Vladimir Putin (d) y miembros de organizaciones juveniles rusas asisten a una ceremonia en memoria a los héroes de la rebelión contra la invasión polaca del siglo XVII, Kuzmá Minin y Dmitri Pozharski, en Moscú. Efe/Epa/Grigory Sysoev/Sputnik/ Kremlin Pool. Efe

Efe.- Moscú (Rusia), viernes 4 de noviembre de 2022. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, consideró hoy importante evacuar a la población civil de zonas peligrosas en Jersón, región ucraniana en el sur anexionada recientemente por el Kremlin y firmó una ley que permitirá movilizar a presos que tienen una condena pendiente por ciertos delitos graves.

«Por supuesto, los que viven en Jersón deben ser sacados de la zona de las acciones más peligrosas, porque la población civil no debe sufrir bombardeos, ofensivas, contraofensivas y otras medidas relacionadas con operaciones militares», señaló tras depositar flores en un monumento con motivo del Día de la Unidad Nacional.

Las unidades de pontones del Distrito Militar Sur «transportan diariamente hasta 1.200 vehículos, tanto camiones como automóviles, así como más de 5.000 civiles a la orilla izquierda del río Dniéper», informó poco después el Ministerio de Defensa.

«Se recomienda encarecidamente a los ciudadanos que abandonen la margen derecha de la región y la ciudad de Jersón, ya que pronto es posible un bombardeo masivo de la capital regional», señaló hoy el vicegobernador prorruso, Kiril Stremoúsov.

Éste llegó a anunciar incluso un toque de queda las 24 horas del día en la ciudad, pero después rectificó y dijo que «no hay restricciones para los residentes» más allá del toque de queda de siete horas por la noche.

«En Jersón en este momento todo está bajo el control total de las agencias militares y policiales. Hay una lucha las 24 horas los siete días de la semana contra posibles provocaciones», afirmó.

Las autoridades títeres en Jersón ordenaron en octubre la evacuación en la región de unos 80.000 ciudadanos de la ribera derecha a la orilla izquierda del río Dniéper ante el acercamiento de las fuerzas ucranianas y hace dos semanas incluyeron a la capital provincial.

Esta semana extendieron la medida también a la margen izquierda del Dniéper para sacar de allí a hasta 70.000 personas.

Las especulaciones sobre los próximos pasos de Putin en este frente, donde Ucrania ha recuperado ya amplias zonas, se dispararon la víspera cuando Stremoúsov admitió que «lo más probable» es que las tropas rusas se marchen «a la margen izquierda», lo que supondría abandonar a su suerte a la única capital regional en manos de Rusia.

A esto se sumó que un alcalde fiel a Kiev afirmara que las tropas rusas habían abandonado tres puestos de control pegados a la ciudad, y que la bandera rusa desapareció del edificio de la administración regional, trasladada a finales de octubre a Genichesk, decenas de kilómetros más al sureste, cerca de la península de Crimea.

El diario ruso Komsomólskaya Pravda aseguró no obstante que la bandera tricolor seguía ondeando en otros edificios, como la Academia Marítima Ushakov.

¿Retirada o trampa?

El ministro ucraniano de Defensa, Oleksii Réznikov, no descartó hoy la retirada de las tropas rusas a la orilla izquierda, anunciándola como un «gesto de buena voluntad» como ya hizo cuando se replegó en primavera de las regiones de Kiev, Sumi y Chernígov.

No obstante, tampoco excluyó la posibilidad de que se trate de una operación «informativa-psicológica especial» para que Ucrania confié en una falsa retirada y caiga en la trampa.

Réznikov admitió que actualmente las lluvias dificultan las operaciones, a lo que se suma que los rusos utilizan los canales de riego de la región agrícola como trincheras.

«Pero soy optimista sobre la operación de Jersón. Sé que vamos a poner fin a esta guerra a través de la plena desocupación de todos los territorios ucranianos (…)», recalcó.

El estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) sostuvo hoy que «aún no está claro si las fuerzas rusas defenderán la ciudad de Jersón (…)».

«Hemos observado que las fuerzas rusas continúan preparando posiciones en la orilla izquierda del Dniéper, mientras continúan estableciendo líneas defensivas al noroeste de la ciudad y transportando fuerzas movilizadas adicionales allí», dijo.

Según dijo hoy Putin, 49.000 movilizados del total de 318.000 -incluyendo voluntarios- efectúan ya misiones de combate en Ucrania.

La guerra, un enfrentamiento de un solo pueblo

El mandatario reiteró que «un enfrentamiento con el régimen neonazi de Kiev era inevitable». Llegó además a comparar el conflicto con una guerra civil, ya que niega a Ucrania su propia existencia.

«Asumimos la responsabilidad de prevenir una situación mucho más difícil. Recordamos lo que sucedió en 1941, cuando, a pesar de los datos de inteligencia sobre la inevitabilidad de un ataque a la Unión Soviética, se retrasaron las medidas de defensa necesarias y a qué alto precio vencimos entonces sobre el nazismo», sostuvo.

«Sí, ahora tampoco es fácil, es difícil, también es amargo por el hecho de que la confrontación está ocurriendo dentro de un pueblo, tal como sucedió después de los levantamientos de 1917: la gente se enfrentó de nuevo» en una guerra civil, recalcó.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot