Quien quiera honra que se la gane

Personalmente estoy de acuerdo con quienes matizan en sus alabanzas que «Es mejor tener este rey, que a cualquiera de los políticos que nos gobiernan». Desde luego, no se puede estar más en conformidad con ello, de la misma forma reconocer que fue mejor tener como jefe del Estado al general Francisco Franco bahamonde que al criminal Iósif Stalin ¡Ay! ¡Uf! Lo mismo he cometido con lo anterior un delito de apología del «franquismo».

0
61
FOTOGRAFÍA. MADRID (REINO DE ESPAÑA), 19 DE JUNIO DE 2024. Quien quiera honra que se la gane.- Décimo aniversario de la abdicación del rey padre Juan carlos I y proclamación del nuevo rey, Felipe VI de España. Sus Majestades el rey y la reina del Reino de España: don Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia (Felipe VI) y doña Letizia Ortiz Rocasolano -respectivamente-, acompañados por Sus Altezas Reales: la Princesa de Asturias y la de Gerona y heredera al trono, doña Leonor de Borbón y Ortiz; y la Infanta, doña Sofía de Borbón y Ortiz; han presidido el acto de imposición de condecoraciones de la Orden del Mérito Civil, en el que han sido condecorados 19 personas (9 mujeres y 10 hombres), en reconocimiento de su "compromiso personal y contribución social". Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)
FOTOGRAFÍA. MADRID (REINO DE ESPAÑA), 19 DE JUNIO DE 2024. Décimo aniversario de la abdicación del rey padre Juan carlos I y proclamación del nuevo rey, Felipe VI de España. Sus Majestades el rey y la reina del Reino de España: don Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia (Felipe VI) (2 i) y doña Letizia Ortiz Rocasolano (2 d) -respectivamente-, acompañados por Sus Altezas Reales: la Princesa de Asturias y la de Gerona y heredera al trono, doña Leonor de Borbón y Ortiz (i); y la Infanta, doña Sofía de Borbón y Ortiz (d); han presidido el acto de imposición de condecoraciones de la Orden del Mérito Civil, en el que han sido condecorados 19 personas (9 mujeres y 10 hombres), en reconocimiento de su "compromiso personal y contribución social". Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo)

Barcelona (Reino de España), domingo 23 de junio de 2024 (Luis Torres Píñar).- Hola de nuevo. He podido volver a escribir sin ser «visitado» por los «inquisidores del fango», esos que te enseñan a reconocer quien es el que manda en el circo. Eso sí, estoy seguro que no se debe a la libertad de expresión sino más bien a que mi anterior artículo no ha llegado a los despachos donde se examina «el barro» que enfanga la paz social comunista que añora el fascista o bien que este humilde diario digital donde se respeta la libertad de opinión, no es consultado por los censores de la democracia. ¿Por cierto, la democracia tiene censores? Dicho lo cual, refiriéndome al título del presente artículo «Quien quiera honra que se la gane» y a la vista de los fastos en conmemoración del décimo aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI y los innumerables halagos vertidos desde la prensa monárquica, Su Majestad se ha ganado la «honra», según parece.

Según dicen, durante estos diez años ha tenido que afrontar situaciones de «alto voltaje» y tomar «difíciles» determinaciones, por ejemplo, encarar la situación de su egregio padre «el emérito» que antes de ser juzgado fue —él sí— obligado a marchar de España debiendo pedir permiso para volver. Recordemos que su hijo el rey Felipe VI, le retiró incluso la asignación y sin embargo ahora en los fastos de su X aniversario, le da la mano y una sonrisa a la mujer del presidente de Gobierno de coalición comunista de España pedro Sánchez Pérez-Castejón e investigada por tráfico de influencia y corrupción, María Begoña Gómez Fernández (Begoña Gómez), mientras su padre y madre ni están ni se les espera. O aquel «simulacro» del intento de secesión por parte de los fascistas catalanes, que luego resultó no ser y casi ha tenido que pedir perdón por decir lo que dijo. Otro momento difícil, es cuando tuvo que despedir a sus hijas porque marchaban a formarse culturalmente o cuando se ha tenido que acostumbrar a ser recibido por su «coleguilla» el sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón con las manos en los bolsillos. ¿Al fin y al cabo a quién obedece la Monarquía?

En fin, yo pensaba que todo ello iba en el sueldo. Lo mismo que el limpiador de cristales afronta en una góndola una racha de viento, el policía un enfrentamiento armado, los guardias civiles en una zodiac expuestos a una narcolancha, el guardia de seguridad del metro, el ataque de unos insurrectos, el minero, el albañil, el labriego, etc. y así miles y miles de ejemplos que a diario deben afrontar situaciones delicadas y a nadie le importan porque al fin y al cabo, es su trabajo. Por no recurrir al tópico de los que han de tomar la decisión —esa sí es difícil— de reducir una comida al día cuando se acerca el final del mes. Por supuesto no pretendo responsabilizar de ello a Felipe VI, pero no vivimos los españoles unos momentos económicos, sociales y políticos, para fastos. Los españoles estamos gravemente enfermos y no de COVID 19 sino de una ruin idiotez asumida tras escuchar a los políticos y creadores de opinión. A riesgo de parecer antimonárquico, pienso que el rey Felipe VI, tras haber sido «obligado» a firmar la ley de Amnistía, por ende, a claudicar tras lo que dijo -insisto- en su discurso (3/10/2017), me pregunto si también estaba «obligado» constitucionalmente a aceptar el homenaje que se le ha brindado con cargo a los presupuestos generales por parte de las autoridades y parte de los madrileños.

Un acto de tal deshonra e infamia como es desdecirse de lo que dijo ante todos los españoles sólo puede entenderse si cabe desde la «obligación» constitucional del monarca, pero asistir a un evento donde compartir mesa y mantel con quienes te ponen en un brete, eso es voluntario y nada le obliga a aceptar. Digo yo que al menos si no puede oponerse con los hechos nada hay que le obligue con los gestos. Debiera al menos, no demostrar empatía con el sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón y sus acólitos que tan felices se muestran de conocerse. Los españoles entregados en sangre y alma si es necesario en defensa de España y de su reino también merecemos algún signo de respeto. Para mí, hubiera sido más honroso desistir de cualquier homenaje ante la situación política, económica y social que padecemos los españoles. El desvergonzado asalto de los principales órganos de control del Estado  por parte del gobierno socialcomunista, los fascistas secesionistas y criminales etarras no debe atribuirse a una buena gestión de nadie y nadie puede sentirse orgulloso y menos su majestad el rey de tan infame gestión. ¡Así que «cariñitos», los justos!

Motivos sobran, por mencionar los de la última semana con la ley de Amnistía, literalmente redactada por sus beneficiados, o que el Tribunal Constitucional no desautorice al Parlamento secesionista y fascista catalán de su propia orden sobre no autorizar el voto telemático de algunos cobardes fugados de la justicia o que el fiscal general del Estado haya —éste sí— obligado a votar a una fiscal cesada de su cargo por el Tribunal Supremo y todo para satisfacer a su amo y al fascista Carles Puigdemont Casamajó.

Personalmente estoy de acuerdo con quienes matizan en sus alabanzas que «Es mejor tener este rey, que a cualquiera de los políticos que nos gobiernan». Desde luego, no se puede estar más en conformidad con ello, de la misma forma reconocer que fue mejor tener como jefe del Estado al general Francisco Franco bahamonde que al criminal Iósif Stalin ¡Ay! ¡Uf! Lo mismo he cometido con lo anterior un delito de apología del «franquismo». Que no se me atienda cuando intento prevenir de los planes republicanos del sátrapa Pedro Sánchez Pérez-Castejón, lo puedo entender. ¿Quién soy yo? Pero la presidente del Gobierno de la comunidad de Madrid, doña Isabel Natividad Díaz Ayuso, lo viene advirtiendo casi a diario; «el sanchismo es chavismo» y nadie le hace caso ni se recoge el mensaje o hacen como si no la escucharan, pero el riesgo es real y cada día que pasa, más difícil de detener es.

Noticia de última hora: La izquierda, con pasado criminal, se solivianta por la acción del presidente del Parlamento balear al romper este, la foto de unas mujeres prostalinistas que portaban algunas «milicianas» en los ordenadores del parlamento, Gabriel Antonio Le Senne Presedo (Gabriel Le Senne). Propongo sin complejos a los parlamentarios de VOX, de todos los parlamentos españoles, portar una foto del que fue ajusticiado por las hordas criminales socialistas, comunistas y republicanas, don José Calvo Sotelo. Tan solo como recuerdo de los cientos de los asesinados por quienes hoy, pretenden dar clases de democracia. ¡Basta ya de tanto complejo! ¡Coño! En fin, hay que recordar aquella paremia que dice: «Por tú temor, no pierdas el honor». Ahí lo dejo.

Luis Torres Píñar| Quien quiera honra que se la gane.