Requisitos y camino para conseguir la Nacionalidad Española

.El Código Civil español establece diferencias en los requisitos para obtener la nacionalidad española, exigiendo tiempos distintos a los extranjeros que dependen de su país de origen y su situación particular: Actualmente, se piden 10 años de residencia como plazo general, cinco años para refugiados, dos años para extranjeros de Latinoamérica, Portugal, Guinea Ecuatorial, Andorra o sefardíes de origen español; y un año para casos como el estar casado con un español

FOTOGRAFÍA. ESPAÑA, 07.01.2020. Detalle de varios pasaportes del Reino de España. Efe

Efe.- Madrid (España), sábado 11 de diciembre de 2021. Kamal Laaouissi Ben Doudou llegó a España desde Marruecos en 2006, tras conseguir un contrato de trabajo en una cadena de restaurantes. Una vez cumplió 10 años en el país, el plazo general que se precisa para pedir la nacionalidad española, decidió solicitarla principalmente para poder trabajar en la Unión Europea.

«Empecé a pedirla en 2017. Tardé tres años en conseguirla. De 2017 hasta 2018 mi solicitud se quedó parada en el Registro Civil» explica a Efe Kamal, para quien sería importante tener al menos información sobre el tiempo que durará el proceso «ya que nunca sabes nada».

«Pueden ser tres meses o tres años. No puedes hacer planes, no sabes lo que pasará; todo depende de cómo vaya el proceso y no va igual para todos», añade sobre los plazos, una queja compartida por muchos inmigrantes de diferentes nacionalidades.

TIEMPOS DISTINTOS SEGÚN EL PAÍS DE ORIGEN

El Código Civil español establece diferencias en los requisitos para obtener la nacionalidad española, exigiendo tiempos distintos a los extranjeros que dependen de su país de origen y su situación particular.

Actualmente, se piden 10 años de residencia como plazo general, cinco años para refugiados, dos años para extranjeros de Latinoamérica, Portugal, Guinea Ecuatorial, Andorra o sefardíes de origen español; y un año para casos como el estar casado con un español.

La queja de Kamal es compartida por muchos «el mayor problema que la gente ve ahora mismo es ese: los plazos», indica a Efe Vicente Marín, abogado especialista en derecho de extranjería.

«La ley española entiende que tenemos un especial vínculo con países latinoamericanos y de ahí que se reduzcan esos plazos», señala el letrado en referencia a la diferencia de años que se exigen entre unas nacionalidades y otras.

El proceso burocrático tampoco facilita la resolución de solicitudes a un ritmo adecuado: «Ahora mismo, en vía telemática -la recomendada desde el año 2015 por ser supuestamente más rápida- se están resolviendo las solicitudes del primer semestre del 2020. Estamos en plazos de un año y medio de espera en los procesos telemáticos; hay algunos que se han presentado por registro público que tardan más».

Marín aclaró que estas esperas se están dando dentro del Plan de Choque de 2021, establecido por el Ministerio español de Justicia para agilizar este proceso, por lo que en una situación normal se tardaría más tiempo en resolver las solicitudes.

«El Ministerio ha trabajado duro, también es cierto, por intentar arreglar esto», comenta el abogado, «pero lo cierto es que prácticamente desde el año 2012 se llevan realizando planes que no acaban de solucionar el problema».

LA NACIONALIDAD ADAPTADA A UN MUNDO GLOBALIZADO

Según el jurista del portal Parainmigrantes.info, los académicos abogan cada vez más por adaptar los conceptos de nacionalidad «con un mundo más globalizado» y los estudios políticos plantean un futuro encaminado «a una reducción de plazos más que a aumentarlos».

Una idea que dista bastante de la proposición de ley presentada en noviembre en el Congreso español por el partido de extrema derecha Vox para modificar el régimen de obtención de la nacionalidad española.

La formación plantea, entre otras consideraciones, aumentar de 10 a 15 años el tiempo necesario de residencia para solicitarla, pero manteniendo el plazo de solo dos años para los extranjeros que provengan de países latinoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o para sefardíes (judíos de origen español).

«Lo que propone Vox va un poco en contra de la idea de flexibilizar o facilitar el acceso a la ciudadanía española», señala Marín. «Aun con ello, la diferenciación en los plazos no es la principal queja de los extranjeros, sino el tiempo que tardan en obtener una resolución», añade.

Para la portavoz de la oenegé SOS Racismo, Sarahi Bolekoos, la medida de Vox es «excluyente” y «deja fuera a un montón de personas del beneficio que puede ser obtener la nacionalidad».

«Es algo preocupante porque la diferenciación en sí ya está hecha, es decir, las personas con lazos históricos con España (anteriores colonias) ya están garantizadas en el procedimiento de obtención de nacionalidad», dijo la activista.

En ese mismo sentido se expresó la analista de El Orden Mundial, Alicia García, para quien la propuesta parece «hecha para los migrantes magrebíes» y busca «reproducir una identidad de nación más excluyente».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot