«Sistema Pitufeo», operativa con la que (CDC-PDECAT-JxCAT) de Puigdemont robaba a los catalanes

FOTOGRAFÍA. PERPIÑÁN (FRANCIA), 29.02.2020. El prófugo de la Justicia española expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, durante el acto político celebrado este sábado, 29 de febrero de 2020, en Perpiñán (Francia), ante una multitudinaria manifestación separatista de mas de 150 mil personas. Efe

Efe – El exgerente de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC)-Partido Demócrata de Cataluña (PDECAT)-Juntos por Cataluña (JxCAT) del huido golpista Carles Puigdemont Casamajò y exconsejero de Justicia del Gobierno separatista de la Comunidad autónoma de Cataluña, Germà Gordó, se ha desmarcado este viernes del presunto “blanqueo de comisiones a través de donaciones de altos cargos del partido” y ha atribuido la confesión del extesorero Daniel Osàcar a un interés por mejorar su situación penitenciaria y salvar su patrimonio. Madrid (España), sábado 14 de noviembre de 2020.

Según han informado fuentes jurídicas, Gordó ha declarado este viernes como investigado, por vía telemática, ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, en la causa que indaga si Convergencia-PDECAT-JxCAT blanqueó comisiones de empresarios mediante donaciones de altos cargos de la formación, sistema conocido como “Pitufeo”.

El exgerente de Convergencia-PDECAT-JxCAT fue citado a declarar después que el extesorero Daniel Osàcar, quien cumple condena en prisión por el “caso del Palau de la Música”, lo señalara como la persona que gestionaba el sistema de blanqueo y apuntara a que el expresidente de la Generalidad de Cataluña, Artur Mas Gavarró (Convergencia-PDECAT-JxCAT), debía estar al tanto del mismo en su condición de secretario general del partido.

Mas reaccionó a la delación negando rotundamente que hubiera dado instrucciones para financiar ilegalmente a Convergencia-PDECAT-JxCAT y, a través de la defensa del propio Gordó, envió una carta al juez en la que asume que fue él quien propuso a Osàcar como responsable de finanzas, en una decisión personal, y recalcaba que el tesorero del partido no dependía del gerente.

En su comparecencia ante el juez, Gordó ha precisado que Mas redactó esa carta “de motu proprio” y se ha aferrado a ella para desmarcarse de la gestión financiera de la extinta Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), sobre la que, ha dicho, Osàcar tenía un “control absoluto” tanto en ingresos como en contrataciones.

Según la versión del investigado, el tesorero, de 84 años, tenía que rendir cuentas únicamente ante Artur Mas Gavarró y ante el comité ejecutivo y el consejo nacional de Convergencia-PDECAT-JxCAT y, de hecho, ha recordado que el propio Mas aseguró a los medios que una orden de calado como la de implantar un sistema de “Pitufeo” solamente podía darla el secretario general.

Gordó ha apuntado que le resulta difícil entender la delación de Osàcar ante el juez y la ha atribuido a un intento de lograr un mejor trato penitenciario -el extesorero ha logrado acceder al régimen de semilibertad sin que la Fiscalía se oponga- y de salvar su patrimonio.

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 13.11.2020. El exgerente de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC)-Partido Demócrata de Cataluña (PDECAT)-Juntos por Cataluña (JxCAT) del huido golpista Carles Puigdemont Casamajò y exconsejero de Justicia Germà Gordó (i) acompañado de su abogado Cristobal Martell (d), sale de la Ciudad de la Justicia donde ha declarado como investigado, por videoconferencia, ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, en la causa que indaga si la extinta formación blanqueó comisiones ilícitas de empresarios a través de donaciones de sus altos cargos. Efe

Es más, ha afirmado que dispone de una información, cuyas fuentes no puede revelar ahora, según la cual el extesorero pidió “arreglar” su situación de alguna forma a personas que habían ocupado cargos de importancia de Convergencia-PDECAT-JxCAT y avisó de que él mismo intentaría hacerlo acudiendo a “otras instancias”.

Gordó, que ha coincidido con Osàcar en que la estructura en Convergencia-PDECAT-JxCAT era absolutamente jerárquica, se ha escudado en que desde 2004 el área financiera del partido estaba separada de la gerencia y ha subrayado que nunca supo qué altos cargos del partido hacían donaciones, algo de lo que se ha enterado en los últimos días “por la prensa”.

En ese sentido, ha explicado que su función se limitaba al control del gasto presupuestado, para lo que recibía apoyo desde el área de finanzas del partido, pero sin que tuviera ninguna vinculación con la gestión de los ingresos.

Tampoco recuerda Gordó las campañas para captar a donantes, entre los años 2008 y 2019, a las que el extesorero de CDC aludió en su declaración ante el juez, ni asistió a ninguna reunión sobre las cuentas del partido en los seis años en que estuvo de gerente.

El exconsejero de Justicia del Gobierno secesionista ha negado además con rotundidad que despachara a diario con Artur Mas, como dijo Osàcar, dado que el exsecretario general estaba muy ocupado con su cargo de jefe de la oposición, pero sí recuerda haberlo visto reunirse con el extesorero en alguna ocasión.

Y ha dicho no saber nada de la lista de altos cargos donantes del partido que reveló el extesorero, entre los que figuraban los exconsejeros Jordi Jané, Felip Puig, Irene Rigau y Pere Macias. A los tres últimos, Osàcar les exculpó del supuesto blanqueo.

La operativa de “Pitufeo” que investiga el juez, en una pieza separada del llamado caso del 3 % de supuesta financiación ilegal de Convergencia-PDECAT-JxCAT, consistiría en que altos cargos del partido donaban presuntamente dinero (generalmente 3.000 euros) a la formación y después supuestamente el partido se lo devolvía en efectivo “con conocimiento de su origen ilícito”.

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot