Soy Patricia González. Os cuento mi odisea burocrática ante un resfriado y covid 19

FOTOGRAFÍA. ALFARO (ESPAÑA), 30.08.2020. La localidad riojana de Alfaro sigue realizando durante este lunes las pruebas de PCR, donde se prevé que pasen por el punto de diagnóstico instalado el Estadio Municipal de La Molineta entre 1.200 y 1.300 personas, durante el fin de semana se han realizado un total de 3.294 pruebas PCR.- Efe 

Hola amigas y amigos. Os cuento mi odisea burocrática ante un resfriado y covid 19. Estamos todos bien y solo ha sido un susto. Que todos los males sean estos.

Viernes 21 Agosto de 2020

Voy al trabajo entre mareos y ganas de vomitar. A la hora no puedo más, voy al servicio médico de la empresa y me hace una salida para que vaya a casa.

Trabajo el sábado, domingo, y el lunes libre, pero me encuentro mal, a la tarde tenía fiebre.

Martes 25 de agosto de 2020

Continuaba con fiebre y sí o sí me tenía que quedar en casa y llamar al médico (protocolo COVID-19 trabajo). Lo que pasa es que el de la Seguridad Social es casi imposible contactar, y ahí viene el problema. El doctor del trabajo no te hace los justificantes ni partes de 2 o 3 días de reposo.

Como tenía una cita programada desde hace tres semanas para ese día por la tarde y esa sí es presencial fui, mi médico privado me hizo el justificante, podría servir para 1 día pero al verme y a mis hijos, que también estaban malos, me dijo que tenía que hacerme prueba COVID-19.

Fui al doctor de la empresa que estaba cerquita y no corresponde a la empresa hacer test y que llame al ambulatorio y use el justificante del doctor del privado porque la prueba COVID la hace la Seguridad Social. No sirve el justificante de asistencia al médico para la empresa y no se lo queda.

Eran las 18:00 horas del martes, el ambulatorio no me lo coge y llamo al 112 para adelantar. Le cuento la película, le digo los síntomas y me activa el protocolo cuarentena y que me llamarán del ambulatorio.

Me llama el ambulatorio, es una doctora de guardia, no puede hacer bajas ni nada, solo decir que si el Algidol (me auto-mediqué) me sienta bien que me lo siga tomando. Por la noche tengo fiebre, dolor de cuerpo y dolor de cabeza muy fuerte.

Pido cita a través de la aplicación, solo da la opción que te atienda telefónicamente el médico de la Seguridad Social, me da a las 9:00 horas y con la pediatra de mi hija que me da a las 12:45 horas. Y me acuesto.

Miércoles 26 de agosto de 2020

A las 10:00 horas nadie me llama y desde las 8 estoy llamando al ambulatorio y no me lo cogen. Llamo al número de Conselleria para informar de posibles contagios 900.300.555.

Me lo cogen enseguida y me dicen que siga insistiendo a los dos números que están al reverso de la tarjeta sanitaria.

Llamo y me lo coge el que corresponde a urgencias. Me echa la bronca por llamar ahí porque el teléfono no está en la mesa del ordenador y tiene que levantarse. Tengo unas palabras duras con ella y consigo que dé aviso a mi doctor.

El doctor es un sustituto de mi médico, pues lo han destinado a neumología, y al decirle mis síntomas me dice que es un resfriado común y que me lea el protocolo de Consejería. Me deja de piedra, indignada, pero yo le digo que vale, que me quite la cuarentena y me haga el justificante de reposo por si dejo de tener fiebre y ya pueda ir a trabajar al día siguiente.

Me contesta que no puede quitarme la cuarentena porque mi hija sí tiene la tos seca junto con los demás síntomas que tengo yo y tienen que hacerle la prueba del COVID-19, a mí también pero lo dice con desgana, y toda la familia permanecer en cuarentena. Me da cita para prueba para dentro de dos días (viernes).

A la hora de la cita de la aplicación (una hora después de hablar con mi doctor) sí me llama la pediatra de mi hija, que es una sustituta porque la suya está de baja. Me dice que qué barbaridad no haber llamado antes al pediatra y que mi doctor se equivoca y según protocolo de Consellería sí nos tienen que hacer prueba a las dos. La doctora es un encanto y fija cita de la prueba a la misma hora que yo.

Viernes 28 de agosto de 2020

Hacemos prueba sin problema. Hay flujo de gente para hacerla. Acceso restringido al ambulatorio y mucha gente fuera haciendo cola cabreada porque no cogen el teléfono.

Lunes 31 de agosto de 2020

Me llama la pediatra de mi hija, me dice que ha dado negativo, ella se encuentra bien, y me chiva que yo también he dado negativo.

El ambulatorio no me lo coge y si pido cita con doctor me da fecha para 2 semanas. No tengo noticias de mi doctor.

Martes 1 Septiembre de 2020 a las 14:00 horas

Nadie me llama, hablo con botiquín de mi empresa porque el médico no quiso enviarme la baja por internet y no tengo nada, me dijo que mi empresa tiene que entrar en la web de Consejería y mi empresa dice que son 70.0000 empleados y no lo hacen.

Mi marido se acerca al ambulatorio y le echan la bronca “cariñosamente” por saltarse el confinamiento. Explica la situación y dicen que ya llamará un médico. En el trabajo me dicen que hable con inspección.

Martes 1 de septiembre de 2020 a las 16:00 horas

Me llama una doctora que sustituye al sustituto porque ahora este está de baja. Me dice que he dado negativo. Le pido los partes aunque sea impresos, ella no me pone pegas y que lo recoja en el mostrador el parte de baja y parte de alta y me reincorporaría al trabajo al día siguiente.

Está con fecha del martes para incorporarme el miércoles.

Miércoles 2 de septiembre de 2020 por la mañana

Mi marido va a recoger los papeles y allí comprueba que falta el parte de alta. La chica de mostrador dice que hay que continuar con la cuarentena porque a veces hay falsos negativos.

No obstante me llamará la doctora. Llamo al botiquín y me preguntan cosas sobre el parte de baja. Está mal, han puesto resfriado común y tiene que reflejar que es por posible contagio COVID-19. También falta el parte de confirmación de la renovación.

Miércoles 2 de septiembre de 2020 por la tarde (14:00 horas)

Menos mal que sí me llama la doctora, ya estaba dada de alta pero se le había olvidado imprimirlo pero no le vale porque el sistema no deja modificar el motivo. Vuelve a repetir el alta pero no deja poner el día del alta el anterior así que tiene que ser alta un día después de la renovación así que también tiene que hacer parte de renovación, con lo cual ya no me podía incorporar el miércoles y tiene que ser el jueves.

A todo esto, el lunes me llama mi amiga, ha dado positivo en covid 19 y soy una posible contagiada. Me llama un rastreador y le digo que me tache porque me había hecho la prueba y acababa de saber que era negativo.

Espero mañana ir al trabajo sin problema

Patricia González

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot