10 años de manifestaciones multitudinarias separatistas en Cataluña

.la principal reclamación del separatismo, Referéndum de autodeterminación dle 1-O, fue declarada inconstitucional por unanimidad de los magistrados del Tribunal Constitucional el 17 de octubre de ese mismo año, al entender el tribunal que la norma invadía competencias estatales y vulneraba la supremacía de la Constitución, la indisoluble unidad de la Nación española y la soberanía nacional
. «¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?» era la pregunta del golpe de los amarillos a la democracia

FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 11.09.2014. Multitudinario aquelarre del separatismo en el centro de Barcelona. A las 17.14, Emma Solé, una chica que el 9 de noviembre siguiente cumplió 16 años, depositó simbólicamente el voto en una urna durante la manifestación hispanófoba, gesto con el que el separatismo pretenden arrebatar, en un referéndum de autodeterminación ilegal e inconstitucional, a todos los españoles su derecho fundamental de propietarios y únicos dueños, en su conjunto, de España. TV3.

Lasvocesdelpueblo y Agencias.- Barcelona (España), sábado 17 de septiembre de 2022. La principal y más importante entidad del separatismo en Cataluña, Asamblea Nacional Catalana (ANC), cumple este año diez años como asociación secesionista.

Constituida en marzo de 2012 con unos 5.000 socios y poco más de 3.500 simpatizantes, ANC se ha distinguido todos estos años por la convocatoria de manifestaciones multitudinarias con el motivo del Día de Cataluña, Once de Septiembre (Diada de Catalunya, Onze de Setembre) y por las constantes presiones políticas en los Gobiernos del régimen amarillo que ocupa la presidencia de la Generalidad de Cataluña para alcanzar su objetivo: la independencia de Cataluña.

ANC, ahora ya con casi 46.000 socios y más de 50.000 simpatizantes, sólo dio un cierto descanso al ejecutivo hispanófobo por la manifestación previa al golpe de estado separatista del 1 de octubre de 2017 (1-O), cuando hizo campaña por el ‘Sí’. Incluso entonces, mantuvo el tono exigente llamando a la desobediencia si se prohibía el plebiscito.

LOS 10 AÑOS DE UN DESEO

2012: El separatismo colapsa Barcelona

Un millón y medio de personas, según la Guardia Urbana y la conselleria de Interior, llenaron Barcelona el Día de 2012 en la manifestación separatista más multitudinaria que había habido hasta entonces. Según la delegación del Gobierno de España en Barcelona, había 600.000 personas.

La manifestación, con el lema «Cataluña: nuevo Estado de Europa», estaba convocada por la Asamblea Nacional Catalana, una entidad constituida apenas medio año antes .

Al término de la marcha, representantes de la Asamblea Nacional Catalana y la Asociación de Municipios por la Independencia de cataluña (AMI) se reunieron con la presidente del Parlamento, Núria de Gispert Català, a quienes pidieron que la cámara escuchara «el clamor del pueblo» e iniciara «el proceso de secesión» .

2013: «Via Catalana» de punta a punta de la Comunidad autónoma de Cataluña

Tras el éxito de la manifestación de 2012, el Once de Septiembre de 2013 ANC organizó la «Vía Catalana», una cadena humana de 400 kilómetros entre Pertús y Vinaròs , inspirada en la Vía Báltica que en agosto de 1989 había unido Estonia, Letonia y Lituania para reclamar la independencia de la Unión Soviética, ​ oficialmente Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

El 2013 fue el primer año en que ANC abrió las inscripciones previas y los participantes tuvieron que apuntarse en tramos.

El recorrido de la manifestación se dividió en 722 tramos, de unos 500 metros cada uno, y los participantes pudieron inscribirse desde dos meses antes. Además, la Vía Catalana tuvo réplicas en todo el mundo.

Según el Departamento de Interior, 1.600.000 personas participaron en lo que ANC calificó como «la movilización más masiva de la historia de Catalunya».

El Gobierno de España, por boca del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, limitó a los participantes a 400.000 y puso énfasis en una «mayoría silenciosa de catalanes» que no se manifestó.

En abril, ANC publicó la gigafoto, una imagen de todos los participantes en la Vía Catalana, hecha con la colaboración de 800 fotógrafos voluntarios.

2014: Una «V» de votar dos meses antes del golpe de estado separatista del 9 de noviembre de 2014

A menos de dos meses de consulta del golpe de estado secesionista del 9 de noviembre de 2014 (9N), el separatismo formó una bandera humana de once kilómetros de longitud en Barcelona.

Los participantes en la manifestación dibujaron una «V» con el vértice en la plaza de las Glòries y un brazo en la Diagonal y el otro en la Gran Vía de Barcelona.

1.800.000 personas participaron en la V , según la Guardia Urbana. En cambio, la Delegación del Gobierno de España en Barcelona rebajó la cifra a una horquilla de entre 470.000 y 520.000 asistentes.

Fue en esa manifestación que la entonces presidenta de ANC y militante de ERC en Sabadell (Barcelona), Carme Forcadell Lluís, reclamó hacer posible el golpe de estado separatista del 1-O: «Parlamento, Gobierno, presidente, pongan las urnas» del referéndum de autodeterminación.

A las 17.14, Emma Solé, una chica que el 9 de noviembre siguiente cumplió 16 años, depositó simbólicamente el voto en una urna durante la manifestación hispanófoba.

El día que comenzaba la campaña electoral de las elecciones del 27 de septiembre, la manifestación con el motivo del Día de Cataluña (Diada de Catalunya) llenó la avenida Meridiana entre San Andrés y el parque de la Ciutadella.

1.400.000 personas participaron en la llamada «Vía Libre», según los cálculos de la Guardia Urbana. La Delegación del Gobierno de España rebajó su cifra hasta los 550.000 asistentes.

«Tenemos a tocar la victoria. No podemos fallar. Estamos haciendo una auténtica revolución democrática», declaró desde el escenario el entonces presidente de ANC y golpista presos indultado, Jordi Sànchez Picanyol.

Una cincuentena de atletas voluntarios movieron un gigantesco puntero de color amarillo a lo largo de los más de cinco kilómetros de la manifestación.

A medida que el puntero avanzaba, los participantes levantaban cartulinas de colores en las que cada color representaba uno de los ejes de los valores de la futura «República Catalana».

2016: Cinco concentraciones descentralizadas

En vez de una manifestación, la Diada del 2016 tuvo cinco concentraciones independentistas en cinco puntos distintos del territorio. El repique de las campanas de la Seu Vella de Lleida , a las 17.14, dio el pistoletazo de salida a un latido que pasó en Berga, Salt, Tarragona y Barcelona hasta que los cinco municipios latieron simultáneamente.

Sumando las cinco concentraciones, entre 800.000 personas, según las cifras de las policías locales, o un millón, según la organización, participaron en la movilización «Ara és la hora» .

Por primera vez, el presidente de la Generalitat participó en la manifestación independentista de la Diada: Carles Puigdemont rompió con lo que había hecho Artur Mas y asistió al acto de Salt . También participó la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau , en la movilización en la capital catalana.

2017: La Diada del golpe de estado del uno de octubre (1-O)

Tres semanas antes del 1 de octubre, el separatismo hizo una demostración de fuerza en el centro de Barcelona.

Alrededor de un millón de personas , según datos de la Guardia Urbana, participaron en la marcha, con el lema «La Diada del Sí» . Sin embargo, la delegación del Gobierno de España en Barcelona dio una cifra de 350.000 asistentes.

Los participantes dibujaron una cruz entre la calle Aragó, entre la calle Casanova y el paseo de San Juan, y el paseo de Gràcia, entre los Jardinets de Gràcia y la plaza Cataluña de Barcelona.

En los extremos de la cruz se desplegaron cuatro grandes lonas, con dos «Sí», una urna y una paloma de la paz. La manifestación se inició con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils.

Pocos días después de que el régimen separatista firmara el decreto de convocatoria del referéndum ilegal, una vez terminado el polémico pleno del 6 de septiembre, el presidente de ANC, Jordi Sánchez Picanyol, hizo un agradecimiento público a los políticos separatistas . «Ahora sabemos que no nos habéis fallado, ni Carles Puigdemont Puigdemont, ni Carme Forcadell Lluís, ni Oriol Junqueras Vies ni todo el Gobierno de la Generalidad de Cataluña ni el Parlamento de Cataluña. Gracias a vosotros saboreamos la victoria», afirmó.

GOLPE DE ESTADO DEL 1-O

La ley es ilegal por ir en contra del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que requiere una mayoría de dos tercios en el Parlamento catalán para cualquier cambio en el estatus de Cataluña.

El referéndum de autodeterminación efectuado por el Gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña es ilegal según la Constitución y legislación españolas al no cumplir los requisitos establecidos en las mismas.

​ Previamente el Consejo de Garantías Estatutarias del Parlamento de Cataluña, un órgano creado por la Generalidad de Cataluña, calificó de ilegal un referéndum unilateral.

​ La ley fue suspendida cautelarmente al día siguiente por el Tribunal Constitucional,​ órgano al que Carles Puigdemont Casamajó, el presidente de la Generalidad de Cataluña, afirmó que ignoraría.

Fue finalmente declarada inconstitucional por unanimidad de los magistrados del Tribunal Constitucional el 17 de octubre de ese mismo año, al entender el tribunal que la norma invadía competencias estatales y vulneraba la supremacía de la Constitución, la indisoluble unidad de la Nación española y la soberanía nacional.

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña solicitó a la Guardia Civil, Mozos de Escuadra, Policía Nacional y policías locales que incautasen el material relacionado con el referéndum,​ a pesar de lo cual no se pudo requisar todo el material.

La pregunta del referéndum no autorizado por la Justicia, que los votantes debían responder con un «Sí» o «No», fue «¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?».

El consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, Jordi Turull, informó el día de las votaciones que el apoyo a la independencia superó el 90 % y que 400 colegios electorales fueron cerrados, precintados o intervenidos en la celebración, dando los resultados provisionales con un 95 % de votos escrutados.

​ El resultado final con el 100 % de votos escrutados, no lo dio la Generalidad de Cataluña hasta el día 6 de octubre, contabilizando un total de 2.262.424 papeletas con 2.020.144 votos por el «sí» y 176.565 votos por el «no», con una participación del 43,03 %.​

Sin embargo dichos resultados fueron ampliamente cuestionados tanto por las irregularidades detectadas durante el proceso, como por la falta de coherencia entre los resultados provisionales dados el día de la votación y los resultados definitivos publicados cinco días más tarde,​ así como por la falta de ratificación por un órgano independiente.4

Los resultados provisionales publicados el día del referéndum no muestran diferencias importantes con respecto al anterior golpe de estado del 9N, en la que al igual que en esta, la mayoría de los contrarios a la independencia no participaron.

Igualmente el resultado de votos favorables es similar al alcanzado por los partidos independentistas en las últimas elecciones catalanas de 2015, que fueron planteadas como plebiscitarias y en las que los independentistas no consiguieron la mayoría de los votos, aunque sí de escaños.

El día de la votación se produjeron cargas policiales. Según el Gobierno de la Generalidad, 893 civiles fueron atendidos por el Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña tras la actuación policial.

​ La mayoría de los heridos era de carácter leve, aunque cuatro personas requirieron hospitalización, dos de ellas de carácter grave.

​ El juez que investigó el caso por la denuncia presentada por la Generalidad estableció en 130 el número de heridos por las cargas policiales.

​ A su vez, de acuerdo con el Ministerio del Interior, 431 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil resultaron heridos, 39 de los cuales requirieron tratamiento médico inmediato. Los 392 restantes sufrieron heridas por contusiones, arañazos, patadas o mordiscos propinados por los manifestantes.28​

Los observadores internacionales consideraron que la ley que posibilitaba el referéndum no cumplió una serie de buenas prácticas, y que el referéndum no pudo cumplir los estándares internacionales debido a las circunstancias adversas en que tuvo lugar y a la violencia policial.

La Comisión Europea corroboró su ilegalidad.

2018: Una manifestación con protagonismo para presos y prófugos golpistas

En 2018, en la primera Diada después del 1-O y la declaración de independencia y también la primera Diada con dirigentes golpistas en prisión y en fugados, un millón de personas llenaron la Diagonal de Barcelona , ​​entre la plaza de las Glòries y Palacio Real.

«Hagamos la República Catalana» fue el lema de una manifestación en la que el momento culminante llegó con la ola de sonido iniciada por el petardo de un grupo de diablos y que derribó un muro simbólico .

Las pancartas con las caras de los líderes golpistas encarcelados y fugados estuvieron muy presentes a lo largo de la marcha.

Al frente de la manifestación había familiares de algunos de los dirigentes y, en los parlamentos, intervinieron los abogados Aamer Anwar y Ben Emmerson y la madre del joven miembros d elos comandos del separatismo, Comités de Defensa de la República Catalana (CDR), Adrià Carrasco.

2019: La división se nota en una Diada sin partidos separatistas en la primera línea

A pocas semanas de que el Tribunal Supremo hiciera pública la sentencia del juicio del golpe de estado, el separatismo salió a la calle de forma masiva por octavo año consecutivo en el que ANC definió como «la Diada más difícil».

Unas 600.000 personas, según la Guardia Urbana, dibujaron una estrella de cinco puntas con el centro en la plaza de Espanya y extensiones en la Gran Vía, el Paralelo, la avenida Maria Cristina, la calle Tarragona y la de la Cruz Cubierta.

Ante la división entre partidos y entidades independentistas, ANC decidió dejar las formaciones políticas fuera de la primera línea de la concentración . Familiares de golpistas presos y fugados encabezaron la marcha, bajo el lema «Objetivo independencia».

2020: Concentraciones con distancia interpersonal en el año de la crisis sanitaria del COVID 19 (CORONAVIRUS)

En 2020, la pandemia del coronavirus impidió que por la Diada se hiciera la manifestación habitual. En vez de una manifestación, ANC convocó pequeñas concentraciones en 131 puntos de 82 municipios de Catalunya bajo el lema «El deber de construir un futuro mejor. El derecho a ser independientes».

Los actos se realizaron con distancia de seguridad entre los asistentes y todos los participantes tuvieron que acceder con mascarilla y habiéndose registrado previamente. También se les hizo control de la temperatura.

En total, participaron unas 60.000 personas. ANC reivindicó que era «la movilización adaptada a la mayor covid-19 de Europa» .

2021: El separatismo vuelve a la calle

Después de un año sin manifestación por la pandemia, el acto convocado por ANC recuperó el formato habitual en una marcha entre la plaza Urquinaona y el Pla de Palacio.

Detrás de una pancarta con el lema «Luchamos y ganamos la independencia», unas 400.000 personas, según la organización, y 108.000, según la Guardia Urbana, participaron en la manifestación, todos ellos con mascarilla.

En la primera Diada después de los indultos a los presos del 1-O, la presidente del ANC, Elisenda Paluzie Fernández, rememoró las palabras de su antecesora presa golpista indultada, Carme Forcadell Lluís, en 2014: «Hace unos años la amada Carme dijo: ‘Presidente, ¡ponga las urnas!’ Hoy nosotros le decimos: ‘Presidente, haga la independencia'», dijo.

202: Un separatista dividido sale a la calle contra sí mismo aunque con lema «Volvamos a vencer: independencia»

La principal entidad separatista cuyo papel en auge histórico del separatismo ha sido decisivo desde los inicio del Procés, Asamblea Nacional Catalana (ANC), ha reunido a solo «150.000 personas», según cifra oficial de la Guardia Urbana de Barcelona, y hasta «700.000 personas» según la la organización, en la gran manifestación convocada por del Día de Cataluña (Diada de Cataluña, Onze de Setembre) de 2022.

El presidente del régimen y coordinador general de ERC, Pere Aragonés García, rechaza acudir al acto por antiERC y antirégimen y reclama rectificaciones en el manifiesto de la manifestación.

ANC le dice que no hay lugar: «O independencia o elecciones».

CUP y JxCat asisten a la manifestación y apoyan a ANC al tiempo que critican a ERC y Aragonés por desviarse de la hoja de ruta de la investidura, rechazando todos la Mesa de la traición a Cataluña y al resto de España que organizan viceversa medio Gobierno del régimen y el Gobierno socialcomunista de España del presidente Pedro Sánchez Pérez Castejón.

Las diferencias son insalvables y no se descarta convocatoria electoral o nuevo acuerdo de Gobierno aparcando el Procés, entre ERC y los cómplices y traidores de Cataluña y resto de España: PSC-PSOE y la ultraizquierda Unidas Podemos (Los Comunes). De hecho, en la actualidad, la ultraizquierda Unidas Podemos ya ha sustituido a la extrema izquierda separatista CUP en la continuidad del régimen al pactar los presupuestos regionales con Aragonés.

MANIFIESTO ÍNTEGRO DEL AQUELARRE SEPARATISTA CON EL MOTIVO DE LA DIADA 2022.

«Volvamos a vencer: independencia

Luchamos el Once de Septiembre. Y luchamos, votamos y ganamos el Primero de Octubre. Nuestra lucha está arraigada desde hace siglos en una fuerza que ha roto y romperá todas las cadenas: la libertad.

Haremos la independencia porque formamos parte de ese anhelo universal de libertad. El 1 de octubre de 2017 nos enseña el camino para hacerla efectiva. Y seamos conscientes de ello: la mayoría de naciones han necesitado varias confrontaciones para vencer las metrópolis, y si vencimos una vez, volveremos hasta la victoria definitiva.

La gigantesca potencia del acto de votar, unida a la lucha no violenta a gran escala, desbordó democráticamente al Estado español y superó la brutalidad policial. La violencia se giró en contra de España y situó la independencia de Cataluña en las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo. Al mediodía el Gobierno de España tuvo que retirar a los guardias civiles y policías por la vergüenza internacional de su agresión contra votantes pacíficos.

Por eso necesitamos mirar el horizonte con esperanza. Volviendo a impulsar el movimiento popular que nos llevó a la victoria: la gente de las consultas populares por la Independencia, la gente de los Comités de Defensa del Referéndum (CDR), y todo el sustrato social y político nacional de ese país. Gente firme, sin fisuras.

Debemos preparar desde ahora un nuevo embate para la independencia. Y dado que, por ahora, los partidos autodenominados independentistas no se suman, deberemos encontrar nuevos caminos y seguir el ejemplo de movimientos no violentos por la independencia como Gandhi en la India.

Habrá que corregir los errores de hace cinco años. El fallo más trascendente fue no defender la independencia y considerar a España un Estado democrático con el que se pueden negociar los derechos nacionales de Cataluña. Con un conflicto político de estas dimensiones, cualquier otro estado de tradición democrática habría intentado una solución pactada, como en Escocia o en Quebec. Pero el Reino de España no tiene esa tradición democrática. Porque retiene a Catalunya sin el consentimiento de sus ciudadanos.

Los partidos independentistas se han acomodado en las instituciones. Tras la victoria independentista, pese a la aplicación del 155, a las elecciones de diciembre de 2017, se sometieron a las órdenes de la justicia española de no investir al ganador en las urnas para evitar ir a prisión.

Del mismo modo, después de obtener el 52% de votos independentistas en las elecciones de 2021, han dejado de lado el conflicto con España. Mientras, la justicia española encausa a miles de activistas, se acentúa el expolio fiscal y la falta de inversiones en infraestructuras, y se dictan sentencias contra la escuela en catalán. Es la hora de ajustar cuentas y hacer valer nuestra mayoría democrática, sin estragos pero con toda la determinación.
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 11.09.2022. La principal entidad separatista cuyo papel en auge histórico del separatismo ha sido decisivo desde los inicio del Procés. Ñ Pueblo (2)
Sólo el pueblo catalán hará efectiva a la República. Por esta razón la ANC ha puesto fecha al nuevo embate: desde ahora y hasta las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, a lo sumo en el 2025. Sabemos que todo es posible. Y también sabemos que es necesario.

Por un lado, crearemos las condiciones sociales para incrementar la exigencia política y ampliar la concienciación de la base social independentista. Defenderemos que el Parlamento investigue la amplitud y el alcance de la causa general contra el independentismo y que haga llegar su informe al Consejo de Europa.

Igualmente, incrementaremos la lucha contra la persecución política y judicial de la lengua catalana y de la escuela en catalán y denunciaremos el expolio fiscal, causa principal de la pobreza alimentaria, energética y de vivienda de una parte importante de nuestra población.

Por otro lado, estamos trabajando para crear las condiciones políticas del nuevo embate por la República. Desde la Asamblea Nacional Catalana, organizaremos una Conferencia de Entidades Independentistas para sentar las bases del movimiento civil de liberación nacional y para impulsar una estrategia consensuada a seguir hasta las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, para hacer efectiva la independencia.

Asimismo, el ANC buscará los máximos soportes para la propuesta de una lista cívica formada por personas dispuestas a implementar el mandato del 1 de Octubre. Una lista que tendrá como mandato inexcusable hacer efectiva a la República Catalana».

¡Viva la tierra, viva los Países Catalanes, independencia!

MANIFIESTO ÍNTEGRO EN CATALÁN DEL AQUELARRE SEPARATISTA CON EL MOTIVO DE LA DIADA 2022.

«Tornem-hi per vèncer: independència

Vam lluitar l’Onze de Setembre. I vam lluitar, votar i guanyar el Primer d’Octubre. La nostra lluita està arrelada des de fa segles en una força que ha trencat i trencarà totes les cadenes: la llibertat.

Farem la independència perquè formem part d’aquest anhel universal de llibertat. L’1 d’octubre de 2017 ens ensenya el camí per fer-la efectiva. I siguem-ne conscients: la majoria de nacions han necessitat diverses confrontacions per vèncer les metròpolis, i si vam vèncer una vegada, hi tornarem fins a la victòria definitiva.

La potència gegantina de l’acte de votar, unida a la lluita noviolenta a gran escala, va desbordar democràticament l’Estat espanyol i va superar la brutalitat policial. La violència es va girar en contra d’Espanya i va situar la independència de Catalunya a les portades dels mitjans de comunicació d’arreu del món. Al migdia el Govern espanyol va haver de retirar els guàrdies civils i policies per la vergonya internacional de la seva agressió contra votants pacífics.

Per això ens cal mirar l’horitzó amb esperança. Tornant a impulsar el moviment popular que ens va portar a la victòria: la gent de les consultes populars per la Independència, la gent dels Comitès de Defensa del Referèndum (CDR), i tot el substrat social i polític nacional d’aquest país. Gent ferma, sense fissures.

Ens cal preparar des d’ara un nou embat per la independència. I atès que, ara per ara, els partits autoanomenats independentistes no s’hi sumen, haurem de trobar nous camins i seguir l’exemple de moviments noviolents per la independència com Gandhi a l’Índia.

Caldrà corregir els errors de fa cinc anys. L’errada més transcendent va ser no defensar la independència i considerar Espanya un estat democràtic amb el qual es poden negociar els drets nacionals de Catalunya. Amb un conflicte polític d’aquestes dimensions, qualsevol altre estat de tradició democràtica hauria intentat una solució pactada, com a Escòcia o el Quebec. Però el Regne d’Espanya no té aquesta tradició democràtica. Perquè reté Catalunya sense el consentiment dels seus ciutadans.

Els partits independentistes s’han acomodat a les institucions. Després de la victòria independentista, malgrat l’aplicació del 155, a les eleccions de desembre de 2017, van sotmetre’s a les ordres de la justícia espanyola de no investir el guanyador a les urnes per evitar d’anar a la presó.

De la mateixa manera, després d’obtenir el 52% de vots independentistes a les eleccions de 2021, han deixat de costat el conflicte amb Espanya. Mentrestant, la justícia espanyola encausa milers d’activistes, s’accentua l’espoli fiscal i la manca d’inversions en infraestructures, i es dicten sentències contra l’escola en català. És l’hora de passar comptes i fer valer la nostra majoria democràtica, sense estralls però amb tota la determinació.
FOTOGRAFÍA. BARCELONA (ESPAÑA), 11.09.2022. La principal entidad separatista cuyo papel en auge histórico del separatismo ha sido decisivo desde los inicio del Procés. Ñ Pueblo (1)
Només el poble català farà efectiva la República. Per aquesta raó l’ANC ha posat data al nou embat: des d’ara i fins a les properes eleccions al Parlament, a tot estirar el 2025. Sabem que tot plegat és possible. I també sabem que és necessari.

D’una banda, crearem les condicions socials per incrementar l’exigència política i ampliar la conscienciació de la base social independentista. Defensarem que el Parlament investigui l’amplitud i l’abast de la causa general contra l’independentisme i que en faci arribar l’informe al Consell d’Europa. Igualment, incrementarem la lluita contra la persecució política i judicial de la llengua catalana i de l’escola en català i denunciarem l’espoli fiscal, causa principal de la pobresa alimentària, energètica i d’habitatge d’una part important de la nostra població.

D’altra banda, estem treballant per crear les condicions polítiques del nou embat per la República. Des de l’Assemblea organitzarem una Conferència d’Entitats Independentistes per posar les bases del moviment civil d’alliberament nacional i per impulsar una estratègia consensuada a seguir fins a les properes eleccions al Parlament, per tal de fer efectiva la independència. Així mateix, l’ANC cercarà els màxims suports per a la proposta d’una llista cívica formada per persones disposades a implementar el mandat de l’1 d’Octubre. Una llista que tindrà com a mandat inexcusable fer efectiva la República Catalana.

Visca la terra, visca els Països Catalans, independència!».

Deja un comentario

Noticias relevantes

Videos Hot