ANC pide a los empresarios que «no tengan miedo» a la independencia y garantiza que tendrá «seguridad jurídica»

0
762

980787-72736
ANC: «Los costes de la dependencia de Cataluña son mucho más evidentes que la posible incertidumbre que genere la independencia. El empresario no tiene miedo al cambio, sabe leer una realidad permanentemente variable. Hablar de miedo es una falta de rigor. La construcción del nuevo Estado Catalán es una ventana de oportunidad para nuestras empresas. Podemos hacer un país mejor y más eficiente a través de un proceso constituyente pensado desde aquí. Garantizaremos la seguridad jurídica para reducir la incertidumbre de nuestras empresas al mínimo». Así de contundente ha dicho, Jordi Sánchez, el nuevo presidente del colectivo separatista excluyente de Cataluña, Asamblea Nacional Catalan (ANC). Sánchez aprovecha la presentación de un informe de 61 folios [PDF]sobre los «beneficios» de la secesión para la empresa para asegurar que el proceso separatista catalán «reducirá las incertidumbres al mínimo» en el sector empresarial catalán. Sánchez pidió, este jueves 4 de junio 2015, a los empresarios que no tengan «miedo» a la independencia ni el 27-S. Sánchez les ha garantizado que el proceso de «desconexión» del Estado tendrá «seguridad jurídica» en todo momento y que todos los implicados intentarán «reducir al mínimo las incertidumbres». El presidente del ANC replicaba así, durante la presentación de un informe sobre los «beneficios» de la secesión para la empresa, a la líder del Partido Popular Catalán, Alicia Sánchez Camacho, que ha instado a los empresarios a convencer a Artur pero que frene el 27-S. «Los empresarios no tienen miedo al 27-S», dijo Sánchez, atribuyendo al PPC el verdadero temor por el «pesadilla y la desazón del horizonte que se le intuye» en las elecciones.

«Yo confío en el empresariado». Así de seguro se mostró Jordi Sánchez al hablar de la vinculación que pueden acabar teniendo los empresarios catalanes con el proceso soberanista. Es por ello que el presidente del ANC ha querido tirarlos un «mensaje» claro para calmar las posibles preocupaciones que tengan: «Habrá seguridad jurídica en todo momento, reduciremos las inciertas al mínimo pero seremos irreductibles en el proceso para que los costes de la dependencia son elevadísimos», se ha comprometido.

«Está claro que el empresariado quiere seguridad jurídica. Y nuestro compromiso es que en todo momento habrá seguridad jurídica y ésta será el trabajo del legislador. Desde el ANC jugaremos para que funcione, y cuando se produzca la desconexión de la legalidad española puede haber un momento de incertidumbre pero si se han hecho bien las cosas, la legalidad catalana podrá sustituir la española sin agujeros negros, con un mínimo de incertidumbre», añadió.

Y es que Sánchez quiere así romper el discurso de «miedo» que asegura que los contrarios a la independencia atribuyen al mundo de la empresa. Concretamente, el presidente del ANC ha criticado las palabras de Sánchez Camacho, que ha pedido a los empresarios que hagan desistir al presidente de la Generalitat en su convocatoria del 27-S –fecha de las próximas elecciones autonómicas catalanas-, vinculando a esta cita y las posibles consecuencias cierto temor que preocuparía a los empresarios.

«Después del 24 de mayo, si alguien tiene miedo al 27-S, más que los empresarios, es quien dice que los empresarios tienen miedo. Porque el horizonte que se le intuye no es el mejor de los que asumía. Su pesadilla y desazón la lleva a afirmar que los empresarios tienen miedo, pero el miedo está más en el campo de los actores políticos que van a la baja que en los empresarios», sentenció Jordi Sánchez.

El impacto de la independencia en la empresa

Sánchez ha hecho estas declaraciones en el marco de la presentación que la ANC ha hecho este jueves por la mañana de un estudio con el que pretenden demostrar que una Cataluña independiente sería beneficiosa para el tejido empresarial. «La república catalana es necesaria, viable y urgente», concluye el documento, que tiene por título «Impacto de la independencia en la empresa» y con el que intentan desmontar los argumentos que apuntan a que la Cataluña independiente no podría sustentar una economía productiva mejor a la actual.

El documento plantea, a partir de las hipótesis generadas de los datos y las políticas actuales, el escenario de una Cataluña dentro del Estado y otro como país independiente. En base a estos parámetros, el informe asegura que la diferencia de modelo productivo entre Cataluña y España marca, principalmente, las políticas que afectan a las empresas, y como la gobernanza de España pasa por delante de la impulsada por Cataluña , quien acaba «perjudicado» es el modelo catalán.

Así, el estudio de la ANC asegura que con una Cataluña independiente se podría impulsar y promover una política adaptada al modelo propio y, por tanto, las empresas tendrían detrás unas medidas de impulso que ahora, según denuncia, no tiene. De este modo, se concluye que con una economía «fuerte», sin el yugo que atribuye a la financiación autonómica, y con unas infraestructuras pensadas en Cataluña y no en la visión radial desde Madrid, el panorama sería notablemente diferente y «beneficioso» para las empresas.CGpifaeXEAARaUM

Tanto es así, que el informe dice que un estado independiente «permitiría hacer políticas para favorecer el modelo productivo catalán, dispondría de más recursos» debido a la capacidad de decisión de política fiscal y económica, y «facilitaría el acceso al crédito de las empresas», dado que prevé que Cataluña tendría «una calificación crediticia de A + ». Este último dato supondría poner Cataluña a niveles de Israel o Corea del Sur actualmente, y estaría siete posiciones por encima de la calificación que tiene la Cataluña actual y cuatro por encima de la de España.

El documento también incide en cuál sería el panorama de futuro de una Cataluña todavía dentro del Estado español. Y como era previsible, la fotografía que hace es muy perjudicial. En este sentido, se prevé que el Estado «siga ahogando la empresa catalana» y maltratando fiscal y económicamente Cataluña con un sistema de financiación que consideran que exprime los catalanes.

Así, se asegura que España «apuesta por un modelo económico diferente al catalán, no cumple las inversiones y perpetúa un infrafinanciación para Cataluña que perjudica a las empresas y la red productiva».

El mito del boicot

Por último, el estudio aborda la posibilidad de que la independencia de Cataluña provocara un boicot comercial a los productos catalanes por parte del mercado español. El informe no niega la posibilidad, pero sí señala que este boicot sería «transitorio, reducido y asumible». Uno de los economistas que ha participado en el informe, José María Vázquez, ha explicado en este momento, «el boicot comercial existe hoy. La única manera de acabar será llegando a la independencia», ha concluido.

Ni el estudio ni sus economistas contemplan en ningún caso que Cataluña deje el euro ni que haya que poner aduanas y aranceles, dado que cuentan con la negociación rápida y efectiva con Europa para hacer que los catalanes no dejaran de formar parte, si menos a nivel práctico, de esta unión económica europea a través de nuevos convenios o tratados.

informe de ANC

«La Asamblea Nacional Catalana (ANC), con la voluntad de dar respuesta a las preocupaciones del empresario catalán en el momento en que Cataluña está decidiendo, de forma democrática, pacífica y cívica la construcción de un nuevo Estado independiente dentro de Europa, da a conocer su visión de cómo cree que la independencia puede afectar la empresa catalana.
Esta visión está abierta a la opinión de los empresarios mismos, ya que su voz, sobre temas fundamentales que les afectan, es fundamental a la hora de configurar la propuesta del futuro nuevo Estado», así presenta  la organización su informe económico separatista.

Según explica ANC en su informe: «En los documentos fundacionales, los valores que presiden nuestro trabajo son los de la Justicia social, la Democracia y la Libertad. Estos conceptos se entienden de la siguiente manera: 1. Justicia social. Concepto basado en la equidad, la igualdad de oportunidades y los derechos humanos. Está orientado a proteger a las personas más vulnerables y los sectores sociales más desfavorecidos para reducir o eliminar los graves problemas que sufren (explotación, abusos, carencias básicas, etc.) generados, fundamentalmente, por la desigualdad en el reparto de la riqueza. 2. Democracia. Demos (pueblo), cracia (fuerza, poder): la titularidad del poder reside en la totalidad de los miembros de una comunidad. En la práctica se concreta en un sistema de gobierno basado en el principio de la participación igualitaria de todos los miembros de la comunidad en la toma de decisiones de interés colectivo. 3. Libertad. Consiste en no estar sujeto a un poder extraño, a una autoridad arbitraria, de quien no está constreñido por una obligación, un deber, una disciplina, una condición onerosa, etc. Es decir, que no se tenga que hacer lo que otro le impone», sostiene ANC en su informe completo.

<Lasvocesdelpueblo y ACN><foto Asamblea Nacional Catalana y acn>